El Uruguay distante y partido; la ilusión terminó hundida….

Aunque las palabras maquillen la realidad

El 2 a 0 de Francia. La eliminación de Uruguay. Las manos vacías. Y un dolor tangible a la luz de ese registro final ante los galos, que desploma la ilusión celeste. El hecho es que frente a situaciones como estas, no podrían dejar de acudir determinadas palabras para en alguna medida, maquillar la realidad. O disminuir el efecto del dolor. O la bronca, por ese no ser, en un partido de Cuartos de Finales que puede depositar a una selección entre los cuatro mejores del mundo.
Pero lo cierto es que Uruguay fue un equipo distante, partido, con tan solo UNA SITUACIÓN DE GOL en noventa minutos de fútbol (el frentazo de Martín Cáceres en el primer tiempo). Francia ejerció su mando técnico y sicológico ante un rival que esta vez falto a la cita. Las imágenes de la TV reflejaron esa situación de hecho.
LA RAZÓN DE UNA AUSENCIA
No se trata de una cuestión de “salteñismo” o de adhesión a ultranza respecto a Edinson Cavani. Pero no hay dudas que fue una ausencia señalable, casi determinante. Suárez sin socio y sitiado, pero además Stuani, tan solo una sombra de la opción que pretendió el Maestro.
Como uno más en el banco de relevos, sin la celeste en el pecho, blandiendo en su fuero íntimo, la impotencia de no poder alistar, mientras en la cancha el sentido estratégico se expuso a naufragio, más allá de esta señorial Francia.
NUNCA COMO ESTA VEZ
El golpe de cabeza de Varane en el primer tiempo, sin que nadie lo bloqueara y en el segundo, el remate de Griezman y las manos de Fernando Muslera sin resistencia esta vez. Manos heridas y la desolación del arquero, con Uruguay sintiendo el impacto. Pareció ser un segundo gol letal. Y lo fue. Los celestes fueron y rebotaron.
Ni un solo remate libre en 90′ de juego. Tampoco remates de media distancia. Al margen la influencia de Godín y Giménez en el espacio del segundo piso. Francia resultó eficaz defendiendo y de sabia producción en los planos individuales y colectivos. Todos factores que sumaron a cuenta de los galos victoriosos.
En tanto, Uruguay, nunca como esta vez de tantos años a esta parte, entonó un himno de campeón. Se invocó esa chance. Se tradujo un plan de la mente y volcado a la práctica. Cuatro victorias consecutivas, hasta el ayer que dolió. Porqué dolió. Ese ayer, de la ilusión hundida. Ese ayer, del Uruguay distante. Del Uruguay partido. Inexorablemente.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...