Empezaron las previas a los partidos de Uruguay que convocan reuniones con gastos extras en comidas

No los tenemos previstos, contamos el dinero que tenemos todos los días para pagar las cuentas y parar la olla, pero cuando hay partido no tomamos en cuenta qué es lo que tenemos que gastar porque con la excusa de que cuando juega Uruguay corren tres millones, corren las agujas y corre el corazón, también corre el bolsillo y si tenemos lo hacemos sonar.
Ayer jugó Uruguay y más allá del resultado del partido, lo que también juega en estas oportunidades son nuestras pasiones. Por eso la previa ya pasó a ser deporte nacional y si bien para esto, muchos quisieran salir antes de tiempo del trabajo o realizaron actividades que les permitieran tener las cosas previstas a la hora de que se diera el pitazo inicial, como para estar cómodos en sus casas, hacerse un alto en la tarea y gastar unos pesos para estar cómodo frente al televisor, fue una actividad como la que hace tiempo nadie hacía por estos lares.
Al menos con la pasión que se le mete a la Selección cada vez que juega, donde todos nos envolvemos en una sola bandera y vamos con el optimismo de querer vencer siempre incluso sabiendo de las posibles dificultades con las que contemos.
Este tipo de cosas se vuelven oportunidades positivas para saber dónde estamos parados y nos ayudan a pensar mejor. Para todo esto, antes de comenzar a encender la pantalla chica lo que hicimos fue ir al kiosco, al supermercado o al minimarket de la esquina, para encontrarnos con los productos que precisamos para tener una buena previa.
En ese marco, en nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer algunos precios que ayer tuvimos que averiguar para buscar la manera de disfrutar mejor.
LA COMIDA ANTES
Por tal motivo, salimos a comprar la clásica pizza con muzzarella que siempre acompaña, o las papas chips, con galletitas, tortas saladas o empanadas, que acompañaron los refrescos o la bien ponderada cerveza fría que acompaña cada instancia.
Pero cuando juega Uruguay, nos juntamos y gastamos lo que haríamos si estuviéramos en el estadio, viendo el juego en vivo y en directo.
Vamos al lugar que nos gusta y compramos la pizza con muzzarella, y gastamos unos 290 pesos en promedio si pedimos la pizza por metro y unos 180 pesos si solamente pedimos la rueda con muzzarella. También podemos comernos un chivito y abonar entre 220 y 380 pesos.
Pero guardamos un poco para comprar los refrescos y en ese caso, compramos en 90 pesos una coca cola familiar para compartir con quienes nos rodearon. Y en cuanto a las cervezas, los precios varían entre 67 y 95 pesos.
Aunque hay gustos más cortos si la idea no es llenarnos el estómago sino degustar apenas algo mientras miramos el partido, que ya de por sí nos pone los pelos de punta. Entonces compramos con 70 pesos un paquete de papas Lays, con 90 pesos una bandeja de sandwiches, con 110 pesos una plancha, o con 85 pesos una hamburguesa completa.
Tras esto, compramos un helado de medio litro a 140 pesos o nos comemos unas galletitas dulces a 55 pesos el paquete y disfrutamos del partido, pero sobre todo de uno como el de ayer, donde por primera vez ganamos en la altura y con el magro equipo que tenemos, pudimos conseguir tres puntos vitales que los precisaremos mucho para llegar a Rusia.

Los Números:

290 pesos pizza muzzarella
90 pesos refresco familiar
380 pesos chivito
95 pesos litro de cerveza
140 pesos helado de medio litro







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...