Empresa dedicada a industrializar piedras preciosas se va decepcionada porque no se definió la zona industrial

Hans Koser, uruguayo (a pesar de su nombre y apellido aclara), es representante de la empresa  Urumine (Uruguay Minería), llegó a Salto años atrás con la idea de instalar una industria para trabajar las piedras preciosas (ya no se les llama más “semi”) que hay tantas en Salto como en Artigas, en la proyectada zona industrial municipal, pero lamentablemente después de tres años de intentar forjar las condiciones para definir esta zona, de una inversión de 400 mil dólares, como parte de los tres millones de dólares invertidos en el país (también tienen instalaciones en Artigas, Río Negro y Montevideo) no ha tenido apoyo y hoy la empresa que representa ha decidido emigrar.
Koser mantuvo el diálogo que reproducimos a continuación en sus tramos centrales.
- ¿ Desde cuándo están en Salto?
Llegamos a Salto hace tres años con la idea de construir algo en lo que se denominaba el polígono industrial o el polígono agroindustrial (parque agroindustrial de Salto), algo que ofrece los servicios y garantías necesarias a una empresa para ayudarla a ahorrar lo más posible a la hora de encarar un emprendimiento industrial.
La idea era abrir en esa zona, vinimos motivados por el Ministerio de Industria (MIEM), la Intendencia de Salto de entonces, como la cosa (definiciones en relación a la zona industrial), se demoraba, optamos por instalarnos acá donde estamos, en Avda. Rodó casi Garibaldi,  dijimos compramos algo acá, nos instalamos un poco con la planta hasta que salga el proyecto de zona industrial en sí.
El proyecto se ha demorado. Al final del gobierno de Fonticiella hubo un llamado a licitación al cual nos presentamos, junto con otra empresa que gira en el ramo de consultoría. El Ministerio de Industria tenía todo armado, pero hasta el día de hoy no hay definición sobre la zona industrial.
– ¿El proyecto supone exoneraciones y bonificaciones fiscales?
– No exactamente. Lo que supone una zona industrial es saneamiento para las industrias, energía adecuada, agua y todos los servicios esenciales. Aparte de eso, a nivel nacional existen exenciones para las industrias que se encuentren de estas zonas industriales. No hay muchas zonas en el país.
– ¿Llegaron atraídos por esa posibilidad que se les ofrecía…?
– Sí, por esa posibilidad y teniendo la ventaja de que la materia prima nuestra , está en el área. Artigas, Salto y Paysandú es la zona donde está la materia  prima para nosotros que son las piedras preciosas…
– ¿Preciosa o “semi” preciosas?
– Son preciosas. No existe más el término de “semi” preciosas. En la industria mundial se maneja el término de piedras preciosas. Aparte cuando uno ve el producto final, por ejemplo del ágata, es una piedra preciosa. No le quita ni le agrega nada, sólo la muestra. Cuando uno la ve en la tierra o debajo del río no dice nada, pero cuando se la trabaja se comprueba que es preciosa, pero aparte de eso, esa terminología de “semi preciosa” que daba una categoría de segunda a esta piedras, ya no se usa. Las piedras son preciosas o no lo son.
– ¿Qué es lo que ha fallado entonces para que Uds. (los inversores) decidan irse de Salto ?
– No hemos tenido el apoyo que esperábamos, aparte toda gestión de este tipo en el país tiene “trancas” porque Artigas se siente “dueña” de la piedra y cualquier iniciativa, nosotros hemos hecho gestiones incluso con ediles de Salto y nos encontramos conque ellos lo decían directamente “eso es de Artigas”, aunque en Artigas tampoco se haga nada en cuanto a industrialización y bueno, no hay chance…
– ¿No hay chance en cuanto a qué…?
– No hay chance en cuanto a la transformación de la piedra. Los inversionistas que trabajan con nosotros y que por otra parte tienen inversiones prácticamente en todo el mundo, lo que ven es que el gobierno nacional habla mucho de “transformaciones”, de transformar la industria nacional, pero en realidad esta transformación no existe hasta el momento de hoy en ninguno de los rubros. Si bien el cárnico es el que más tiene valor agregado,  el resto, hasta la lana se va en vellones, es decir “en bruto”, porque no se la hila, ni hay  una industria textil fuertemente exportadora. Es que a nadie le sirve producir sin condiciones óptimas de producción que le permita competir en el mercado exterior.
– Koser señaló a EL PUEBLO, que hoy se está desmantelando el taller de corte y proceso. La gente que se entrenó sigue trabajando con nosotros en talleres que tenemos en Artigas, por ejemplo y la maquinaria que estaba en Salto se irá parte a Río Negro, donde existe otro de la misma empresa y las instalaciones físicas en principio quedarían, pero con la posibilidad de vender la propiedad. En tanto los campos de extracción de las piedras, tanto en Artigas, como en el límite de Salto,  seguirán siendo explotados por la empresa. Quizás un día se logrará que los salteños se interesen. Acá pedimos que se hiciera cursos para entrenar gente y no nos respondieron. Uds. Tienen piedras por todos lados, pero no hay una “cultura de la piedra” para saber que se puede dar el trabajo primario a esa piedra para transformarla luego en una obra de arte, eso sí ya por parte de un artista.
– La idea inicialmente era extraer la piedra acá, producirla, es decir hacerle la primera industriallización acá y hacer la terminación fina en China. Entonces la idea era producir acá, y seguir con las terminaciones en China, pero hasta ahora no ha sido posible.
– Acá pedimos incluso que se hicieran cursos para enseñarle a la gente qué es la piedra, incluso para enseñarle a buscar las piedras, para que sepan qué es lo deben buscar. En Montevideo teníamos bastante gente dedicada a esto, que es lo que había. Acá no se hizo. En Artigas se hizo, pero la gente es reacia a quedarse en Artigas,  los que se prepararon no quedaron en Artigas y los demás ni siquiera terminaron los cursos. En cuanto a la empresa, tiene yacimientos en todas partes del mundo, porque se dedica a esto. A los inversores les encanta venir a Salto porque realmente tiene recursos naturales, pero hasta el momento no hemos podido hallar las condiciones adecuadas para instalarnos, manifestó el entrevistado.

Hans Koser, uruguayo (a pesar de su nombre y apellido aclara), es representante de la empresa  Urumine (Uruguay Minería), llegó a Salto años atrás con la idea de instalar una industria para trabajar las piedras preciosas (ya no se les llama más “semi”) que hay tantas en Salto como en Artigas, en la proyectada zona industrial municipal, pero lamentablemente después de tres años de intentar forjar las condiciones para definir esta zona, de una inversión de 400 mil dólares, como parte de los tres millones de dólares invertidos en el país (también tienen instalaciones en Artigas, Río Negro y Montevideo) no ha tenido apoyo y hoy la empresa que representa ha decidido emigrar.

Koser mantuvo el diálogo que reproducimos a continuación en sus tramos centrales.

– ¿ Desde cuándo están en Salto?

Llegamos a Salto hace tres años con la idea de construir algo en lo que se denominaba el polígono industrial o el polígono agroindustrial (parque agroindustrial de Salto), algo que ofrece los servicios y garantías necesarias a una empresa para ayudarla a ahorrar lo más posible a la hora de encarar un emprendimiento industrial.

La idea era abrir en esa zona, vinimos motivados por el Ministerio de Industria (MIEM), la Intendencia de Salto de entonces, como la cosa (definiciones en relación a la zona industrial), se demoraba, optamos por instalarnos acá donde estamos, en Avda. Rodó casi Garibaldi,  dijimos compramos algo acá, nos instalamos un poco con la planta hasta que salga el proyecto de zona industrial en sí.

El proyecto se ha demorado. Al final del gobierno de Fonticiella hubo un llamado a licitación al cual nos presentamos, junto con otra empresa que gira en el ramo de consultoría. El Ministerio de Industria tenía todo armado, pero hasta el día de hoy no hay definición sobre la zona industrial.

– ¿El proyecto supone exoneraciones y bonificaciones fiscales?

– No exactamente. Lo que supone una zona industrial es saneamiento para las industrias, energía adecuada, agua y todos los servicios esenciales. Aparte de eso, a nivel nacional existen exenciones para las industrias que se encuentren de estas zonas industriales. No hay muchas zonas en el país.

– ¿Llegaron atraídos por esa posibilidad que se les ofrecía…?

– Sí, por esa posibilidad y teniendo la ventaja de que la materia prima nuestra , está en el área. Artigas, Salto y Paysandú es la zona donde está la materia  prima para nosotros que son las piedras preciosas…

– ¿Preciosa o “semi” preciosas?

– Son preciosas. No existe más el término de “semi” preciosas. En la industria mundial se maneja el término de piedras preciosas. Aparte cuando uno ve el producto final, por ejemplo del ágata, es una piedra preciosa. No le quita ni le agrega nada, sólo la muestra. Cuando uno la ve en la tierra o debajo del río no dice nada, pero cuando se la trabaja se comprueba que es preciosa, pero aparte de eso, esa terminología de “semi preciosa” que daba una categoría de segunda a esta piedras, ya no se usa. Las piedras son preciosas o no lo son.

– ¿Qué es lo que ha fallado entonces para que Uds. (los inversores) decidan irse de Salto ?

– No hemos tenido el apoyo que esperábamos, aparte toda gestión de este tipo en el país tiene “trancas” porque Artigas se siente “dueña” de la piedra y cualquier iniciativa, nosotros hemos hecho gestiones incluso con ediles de Salto y nos encontramos conque ellos lo decían directamente “eso es de Artigas”, aunque en Artigas tampoco se haga nada en cuanto a industrialización y bueno, no hay chance…

– ¿No hay chance en cuanto a qué…?

– No hay chance en cuanto a la transformación de la piedra. Los inversionistas que trabajan con nosotros y que por otra parte tienen inversiones prácticamente en todo el mundo, lo que ven es que el gobierno nacional habla mucho de “transformaciones”, de transformar la industria nacional, pero en realidad esta transformación no existe hasta el momento de hoy en ninguno de los rubros. Si bien el cárnico es el que más tiene valor agregado,  el resto, hasta la lana se va en vellones, es decir “en bruto”, porque no se la hila, ni hay  una industria textil fuertemente exportadora. Es que a nadie le sirve producir sin condiciones óptimas de producción que le permita competir en el mercado exterior.

– Koser señaló a EL PUEBLO, que hoy se está desmantelando el taller de corte y proceso. La gente que se entrenó sigue trabajando con nosotros en talleres que tenemos en Artigas, por ejemplo y la maquinaria que estaba en Salto se irá parte a Río Negro, donde existe otro de la misma empresa y las instalaciones físicas en principio quedarían, pero con la posibilidad de vender la propiedad. En tanto los campos de extracción de las piedras, tanto en Artigas, como en el límite de Salto,  seguirán siendo explotados por la empresa. Quizás un día se logrará que los salteños se interesen. Acá pedimos que se hiciera cursos para entrenar gente y no nos respondieron. Uds. Tienen piedras por todos lados, pero no hay una “cultura de la piedra” para saber que se puede dar el trabajo primario a esa piedra para transformarla luego en una obra de arte, eso sí ya por parte de un artista.

– La idea inicialmente era extraer la piedra acá, producirla, es decir hacerle la primera industriallización acá y hacer la terminación fina en China. Entonces la idea era producir acá, y seguir con las terminaciones en China, pero hasta ahora no ha sido posible.

– Acá pedimos incluso que se hicieran cursos para enseñarle a la gente qué es la piedra, incluso para enseñarle a buscar las piedras, para que sepan qué es lo deben buscar. En Montevideo teníamos bastante gente dedicada a esto, que es lo que había. Acá no se hizo. En Artigas se hizo, pero la gente es reacia a quedarse en Artigas,  los que se prepararon no quedaron en Artigas y los demás ni siquiera terminaron los cursos. En cuanto a la empresa, tiene yacimientos en todas partes del mundo, porque se dedica a esto. A los inversores les encanta venir a Salto porque realmente tiene recursos naturales, pero hasta el momento no hemos podido hallar las condiciones adecuadas para instalarnos, manifestó el entrevistado.