En adelante los juicios penales serán orales y públicos y se eliminará la prisión preventiva

El senado votará el martes el Código del Proceso Penal y quedará en desuso la figura de prisión preventiva.
El Senado votará el martes modificaciones en el Código del Proceso Penal (CPP), uno de los reclamos más importantes del sistema judicial.
El nuevo CPP establece que los juicios penales pasarán a ser orales, públicos y serán los fiscales quienes tendrán la responsabilidad de coordinar y dirigir las indagatorias. Luego, será el juez el que, en base a la opinión del fiscal y del defensor, resuelva el caso. Hoy el juez dirige la investigación y además resuelve, lo que constituye, según los actores judiciales, una paradoja.
Otra novedad que plantea el proyecto es que el procesado permanecerá en libertad hasta el momento de la sentencia, por lo cual solo a excepción de delitos graves, quedará en desuso la figura de la prisión preventiva.
Además, plantea la creación de cargos de jueces que tendrán a su cargo los expedientes hasta el procesamiento y otros que asumirán competencia para el dictado de la condena. Hoy el mismo juez dicta sentencia y hace el seguimiento de la ejecución de la condena.
En la última visita a la estancia de Anchorena, el 26 de julio, los ministros de la Suprema Corte de Justicia le pidieron al presidente José Mujica que aprobara el CPP en esta legislatura, porque de lo contrario debería presentarse el proyecto en la próxima legislatura.
El actual CPP generó críticas de parte de todo el sistema judicial. Uno de los pronunciamientos más duros fue el del fiscal de Corte, Jorge Díaz.
“Nuestro proceso penal no respeta los derechos de los ciudadanos”, dijo Díaz en junio, durante la apertura de un seminario sobre la nueva ley del CPP, dirigido a jerarcas policiales y magistrados.
“Nuestro proceso penal es una herida abierta en la democracia uruguaya, como decía Gelsi Bidart (especialista en derecho procesal). El proceso es un fracaso estrepitoso”, advirtió.
Díaz consideró además que el CPP  “no cumple con los estándares mínimos de Derechos Humanos” que se deben cumplir, y señaló que el proceso inquisitivo actual “fracasó también en eficacia”. n

El senado votará el martes el Código del Proceso Penal y quedará en desuso la figura de prisión preventiva.

El Senado votará el martes modificaciones en el Código del Proceso Penal (CPP), uno de los reclamos más importantes del sistema judicial.

El nuevo CPP establece que los juicios penales pasarán a ser orales, públicos y serán los fiscales quienes tendrán la responsabilidad de coordinar y dirigir las indagatorias. Luego, será el juez el que, en base a la opinión del fiscal y del defensor, resuelva el caso. Hoy el juez dirige la investigación y además resuelve, lo que constituye, según los actores judiciales, una paradoja.

Otra novedad que plantea el proyecto es que el procesado permanecerá en libertad hasta el momento de la sentencia, por lo cual solo a excepción de delitos graves, quedará en desuso la figura de la prisión preventiva.

Además, plantea la creación de cargos de jueces que tendrán a su cargo los expedientes hasta el procesamiento y otros que asumirán competencia para el dictado de la condena. Hoy el mismo juez dicta sentencia y hace el seguimiento de la ejecución de la condena.

En la última visita a la estancia de Anchorena, el 26 de julio, los ministros de la Suprema Corte de Justicia le pidieron al presidente José Mujica que aprobara el CPP en esta legislatura, porque de lo contrario debería presentarse el proyecto en la próxima legislatura.

El actual CPP generó críticas de parte de todo el sistema judicial. Uno de los pronunciamientos más duros fue el del fiscal de Corte, Jorge Díaz.

“Nuestro proceso penal no respeta los derechos de los ciudadanos”, dijo Díaz en junio, durante la apertura de un seminario sobre la nueva ley del CPP, dirigido a jerarcas policiales y magistrados.

“Nuestro proceso penal es una herida abierta en la democracia uruguaya, como decía Gelsi Bidart (especialista en derecho procesal). El proceso es un fracaso estrepitoso”, advirtió.

Díaz consideró además que el CPP  “no cumple con los estándares mínimos de Derechos Humanos” que se deben cumplir, y señaló que el proceso inquisitivo actual “fracasó también en eficacia”.