En alerta por la presencia de ofidios, el MSP emitió varias recomendaciones ante el caso de sufrir alguna mordedura

En alerta por la presencia de ofidios, el MSP emitió varias recomendaciones ante el caso de sufrir alguna mordedura

Que se debe hacer en caso de mordeduras

Ante las altas temperaturas, el verano es la época en que suele darse la presencia de ofidios que ocasionan mordeduras y en época de camping se sugiere tomar precauciones a los campamentistas así como a la población en general.
Por este motivo y ante la alerta por la posibilidad de la presencia de ofidios en la región, desde el Ministerio de Salud Pública se emitieron algunas recomendaciones ante el caso de sufrir alguna mordedura.
En este sentido, cabe señalar que se considera accidente ofídico u ofidismo al evento causado por la producción de una serie de manifestaciones clínicas de características y magnitud variable causado por el contacto súbito entre un ofidio que produce la mordedura y un receptor de ésta, animal o humano. Se trata de un evento de notificación obligatoria del grupo A, que debe ser notificado dentro de las primeras 24 horas al CIAT y Departamento de Vigilancia en Salud.
CUATRO ESPECIES PELIGROSASofidios
En Uruguay existen cuatro especies de ofidios peligrosos para el ser humano: crucera (Bothropsalternatus), yara (Bothropspubescens), cascabel (Crotalusdurissusterrificus) y coral (Micrurusaltirostris). Desde que se ha vuelto obligatoria la notificación de los accidentes por mordedura de ofidios en nuestro país, solamente se han registrado eventos vinculados a las especies crucera y yara.
¿QUÉ HACER ANTE UNA MORDEDURA?
Según se informa desde el MSP, primeramente se debe retirar el calzado, prendas u otros objetos (pulseras, anillos) que compriman la zona.
Quienes estén cerca de la persona afectada deben tranquilizar al paciente diciéndole que existe suero antiofídico y que en Uruguay las distancias permiten aplicarlo a tiempo.
De ser posible, se debe lavar la zona con agua y jabón y mantener la zona de la mordedura en posición de descanso.
En caso de que la persona accidentada lo requiera, puede beber agua (no otra cosa) y debe ser trasladala inmediatamente al centro asistencial más próximo.
¿QUÉ NO HACER EN CASO DE MORDEDURAS?
No se deben realizar aplicaciones sobre la herida (queroseno, barro, alcohol, etc.), realizar incisión, succión o cauterización en el punto de inoculación, tampoco se deben realizar torniquetes o ligaduras de la zona afectada ni colocar hielo local.
PREVENCIÓN
Para prevenir pasar por una situación de estas características, se recomienda evitar atravesar áreas riesgosas o poco conocidas (bañados, esteros, chircales, serranías, pedregales, arrozales, cañaverales). Evitar introducir la mano en cuevas, nidos de aves, debajo de piedras y en huecos de árboles. No dormir en el suelo en zonas de riesgo, así como tampoco colocar carpas en sitios altos, secos y limpios. Utilizar botas altas que cubran el tobillo y la pierna.
En el caso que se vea una serpiente, la persona no se debe acercar y evitar los movimientos bruscos, no intentar agarrar la serpiente aunque parezca estar muerta.
Mantener el pasto corto alrededor del hogar, libre de malezas y de la leña apilada.
Evitar la acumulación de basura y exterminar los roedores (principal alimento de los ofidios) en viviendas y galpones.
EN DERREDOR DE LA CIUDAD
Por nuestra parte debemos agregar que en torno a la ciudad de Salto, existen algunos puntos que se consideran particularmente peligrosos de constituir “habitat” de víboras venenosas. Entre estos lugares señalamos a la de colonia El Chircal, entre La Gaviota y Termas del Daymán, donde existen ejemplares de yaras, que frecuentemente pueden verse muertas sobre la ruta.
Más aún el año anterior en un establecimiento que se dedica prioritariamente a la cría de valiosos caballos, ocho de estos ejemplares murieron debido a la picadura de víboras, nos afirmó una fuente consultada.
El tema, nos agregó, “ es que la sequía fue grande, prácticamente no había pasto y los caballos se arrimaban a la zona de pajonales a comer las hojas de los árboles, circunstancia en que eran mordidos…”, se dijo a EL PUEBLO.
Otro lugar particularmente peligroso es en la zona de Villa Maguey, donde existen pajonales y terrenos “sucios” de malezas entre los que suelen hallarse las yararás, casi única especie de víboras venenosas existente en nuestros alrededor.
La existencia mayor de las yararás se verificó en el departamento años atrás, cuando aún estaban en funcionamiento los cañaverales de “El Espinillar”, donde más de un operario zafral de este ingenio resultó mordido o “picado”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...