«En Bella Unión no pasa por poner un tacho de basura cada dos metros»

Por más de 20 días al frente de la alcaldía de Bella Unión se encuentra el contador público Luis Carlos Fernández, suplente de Luis López que se encuentra con licencia. Este corresponsal conversó con Fernández, quien comenzó señalando sobre su labor: «Yo le decía a mis compañeros que el primer día me daban ganas de salir corriendo, pero con el transcurrir de las horas, vamos agarrando un poco más la mano del manejo del municipio. Desde que asumí que hace una semana procedí a recorrer gran parte de la jurisdicción. Hay mucho para hacer pero lamentablemente no contamos con la maquinaria necesaria».
MÁQUINAS OBSOLETAS
El gran drama de Bella Unión, el parque de maquinarias que posee el municipio data del gobierno militar que gobernó hasta 1985. Nos dijo: «El parque de maquinarias del municipio es un parque totalmente obsoleto. En la mayoría de las ocasiones sale a trabajar y en la esquina ya algo se rompe. De esa forma es muy difícil poder hacer un trabajo como uno quisiera. Es imposible pretender hacer un trabajo ordenado, con cierta metodología de comenzar por tal calle, por tal barrio y terminar en tal otro».
«TENGO DISCONFORMIDAD CON NUESTRA GENTE»
El alcalde suplente nada se guardó. Fue tajante al señalar: «Tengo disconformidad con nuestra gente. No soy nadie para estar retando ya que se sabe, somos todos grandes, pero le pido a la población de Bella Unión que colabore. Hay basureros por todos lados. Por un lado tenemos escasez de herramientas y por otro el vecino que no colabora, la verdad que así es muy difícil que la ciudad cambie de aspecto.
Es inconcebible que personal del municipio limpie un basurero clandestino hoy y al otro día ya hay montañas de basuras en ese mismo lugar. Igual situación se da en los alrededores de la ciudad.
En lugares verdes, donde creció el pasto, ya estacionan y ahí mismo arrojan basura. Es imposible poder trabajar de esta manera. Esta limpieza continua demanda mucho trabajo y máxime sin contar con recursos».
SOLO UN CAMIÓN EN SERVICIO
la jurisdicción de Bella Unión comprende una superficie de 500 kilómetros cuadrados. Sin embargo solo hay un camión funcionando. Fernández nos dijo: «Tenemos poco personal ya que muchos están de licencia, pero por otro lado de cinco camiones recolectores de basura, hoy tenemos solo uno funcionando. Tuvimos que acudir a dos vecinos que tienen camión volcadora para que nos dieran una mano».
APLICAR LAS ORDENANZAS
Las normas existen, el tema radica en que no se aplican. Luis Carlos para puntualizar: «Estamos convencidos junto a los concejales de que hay que comenzar a aplicar las normas, los reglamentos. Existen reglamentaciones claras, donde especifica cuáles son las obligaciones del municipio y las del vecino. Las reglamentaciones al vecino nunca se aplicaron. Yo soy un convencido de que hay que comenzar a aplicar la reglamentación para todo y para todos. Para todo hay reglamentación. Por ejemplo, el tema de los animales sueltos en la vía pública, el tema de la basura, el vecino que limpia su predio o hace una obra y saca el escombro a su vereda, terrenos baldíos con espesa maleza. Al asumir, al rato recibí el reclamo de tres vecinos, quienes denunciaban que al lado de sus casa había una casa abandonada, con pastizales y presencia de ratas y ratones».
INVITA A INVOLUCRARSE
Fue más lejos al expresar: «Gran parte de responsabilidad le cabe a nuestra población. Todos somos culpables. Si hay un vecino que está tirando basura y lo estás viendo, tenemos que ser capaces de ir y decirle: mirá, no hagas eso. O sino llamar al municipio y decir que fulano está haciendo tal cosa. Tenemos que denunciar. Y nosotros como municipio tenemos que sí o sí empezar a aplicar la reglamentación. Es la regla de juego. Existe una reglamentación que estipula una multa para el que tira basura en espacios públicos. El tema es que nunca se aplicó la multa a nadie. Vamos a perseguir a los carretilleros. Un vecino contrata a un carretillero para que le tire la basura, pero el carretillero hace 200 metros y arroja esa basura en un baldío, por lo que vamos a perseguir a esos mal vecinos carretilleros.
Vamos a perseguir al carretillero y al vecino que contrató los servicios para que le tiraran la basura. Los carretilleros podrán enojarse conmigo pero es una realidad. Porque los bellaunionenses tenemos que vivir en la mugre. Acá pasa por un tema cultural. En Bella Unión no pasa por poner un tacho de basura cada dos metros, porque la gente te tira la basura en el medio de los dos tachos. El tema no pasa por llenar la ciudad con tachos de basura. Es un tema de cultura de los habitantes de la ciudad».
TRABAJAR CON LOS NIÑOS
Agregó: «Al ser un tema cultural, a una persona mayor, adulta, no vamos a cambiar su estilo de vida, pero sí podemos dedicar tiempo a un niño, enseñándole sobre dónde arrojar la basura. Si al niño se le enseña que no se arrojan residuos a la calle, el niño va asimilando y le transmite al padre.
Al mayor no lo vamos a cambiar. Es común ir por la ruta y observar cómo una persona baja el vidrio del automóvil y arroja la botellita de plástico, o puede ser un papel o una bolsa de nylon.
A los mayores nos cuesta cambiar las costumbres de toda una vida, pero si empezamos a trabajar con los niños, pienso que dentro de 20 años, la mentalidad va a ser otra.
Por tanto, hoy lo que nos queda y no hay otra solución, es aplicar las normas, las reglamentaciones existentes en cuanto a multas».