En cuatro años de aplicación de la ley, 38 mil mujeres han abortado y la tendencia es que siga creciendo un 25% anual

El diputado suplente del Partido Nacional Carlos Lafigliola, visitó esta semana nuestra ciudad a los efectos de brindar una charla sobre “La defensa de la vida en Uruguay y en América. Despierta Uruguay – Despierta América”, al cumplirse cuatro años de la ley con el nuevo régimen que permite el aborto.

- ¿Qué balance hace a cuatro años de haberse aprobado el nuevo régimen legal sobre el aborto en nuestro país?
– Un balance totalmente negativo. En primer lugar, y por eso estamos también de visita por Salto, venimos a poner blanco sobre negro sobre todas las cosas que se dijeron previo a la aprobación de la ley, los argumentos que se dieron y lo que está pasando en la realidad. Y en segundo lugar, elegimos a Salto este año porque queremos respaldar el 20161020_183206valiente accionar de los médicos que en su totalidad presentaron objeción de conciencia, siendo coherentes con su vocación y el juramento hipocrático que hicieron como profesionales de la medicina para salvar vidas.

- ¿Cuáles son esas diferencias que usted aduce hay entre lo que se dijo durante la discusión de la ley y lo que pasó luego?
– Bueno, los mismos que nos hace pensar que estamos ante resultados muy malos para nuestro país. En primer lugar, porque dijeron que una ley de este tipo se hacía con la intención que se eliminaran las miles de muertes maternas que estaban habiendo por abortos clandestinos. Siempre dijimos que no entendíamos de dónde sacaban ese número de que en Uruguay habían más de 30 mil abortos anuales, nunca pudimos obtener esa información porque al ser clandestinos, era muy difícil que pudieran poner una información con veracidad, lo repitieron tantas veces que terminó entrando como cierto esa cifra en la sociedad uruguaya, y pegado a eso decían que como había tanta cantidad de abortos, había miles de mujeres que morían por año por esa causa.
Previo a la aprobación de esa ley siempre pedimos a los ministros de Salud de turno que nos pasara los informes oficiales de las causas de muertes maternas. Y toda causa tiene que ser certificada por un médico forense, y esta causa de muerte por aborto da una cifra de una o dos mujeres por año. Es decir, durante muchos años se infló una cifra.
En segundo lugar, hablaban que cuando se legalizara el aborto, tenderían a disminuir. Lo que está pasando con la aplicación de la ley muestra justamente lo contrario. En números, en el primer año, que fue en el 2013, fueron 6.787 abortos. En el segundo año fueron 8.487 abortos, tercer año fueron 10.509 los abortos practicados y para este año ya se está proyectando por los datos que ya hay, que serán más de 13 mil los abortos que se practicarán. Esto es lo que decíamos porque es lo que ha ocurrido en el mundo.
Toda la ley tiene un aspecto educativo, un aspecto disuasivo y un aspecto punitivo. Lo que empieza a pasar en la sociedad, es que si hay ley, aquello que era malo ya no lo es tanto, y con el correr de los años se comienza a pensar que si está aprobado por ley, debe ser bueno. Entonces, eso empieza a permear. Y lo que ha pasado en el mundo es que en cada lugar que se aprobó una ley de este tipo, el número de abortos creció. Y es lo que está pasando en Uruguay, hoy estamos hablando que en 4 años de aplicación de la ley, ha habido 38 mil mujeres que han pasado por esta terrible experiencia del aborto. Hay 38 mil mujeres que van a tener, seguramente, secuelas físicas pero sobre todo psicológicas. Y lo que está arriba de la mesa, que no lo quieren mencionar del otro lado, es que después de la aplicación de esta ley, hay 38 mil vidas que fueron cegadas de bebés en los vientres maternos.

- Desde la otra posición se dice que hablar de la ley del aborto es hacer un reduccionismo porque en realidad se trata de una ley mucho más abarcativa y que el aborto es solo un capítulo de la misma, donde se ha logrado convencer a algunas madres a no practicarse el aborto…
– Bueno, justamente ese dato no es así. El dato formal que tenemos del informe que nos pasó el MSP, dice que se creó un equipo multidisciplinario por ley, por el que consiguieron el voto número 50 en la Cámara de Diputados, el diputado Iván Posada. Y ese equipo multidisciplinario, se dijo en lo previo que iba a asesorar sobre este tema, dando alternativas, etcétera. Nosotros dijimos que iba a ser muy difícil que se pudiera instalar un equipo formado por un psicólogo, un ginecólogo y un asistente social, teniendo en cuenta los problemas de salud que tiene el país, y cuanto más nos metamos en el interior del país había más dificultades de que pudiera formarse. En la realidad, han tenido serias dificultades para formar el equipo.
Entonces, en los pocos lugares que se logró formar el equipo multidisciplinario, el resultado es horrible, más del 95% decidió seguir adelante con el aborto. Es decir, a esta altura y con estos datos, lo que estamos viendo claramente es que estamos frente a equipos multidisciplinarios que en realidad no están generando alternativas o puertas de salida sino que lo que están haciendo, en definitiva, es direccionar a la mujer para que aborte, de otra forma no se entiende que el número de mujeres que ha decidido seguir adelante con el aborto fuese tan grande.

- En el título de la charla que dará en nuestra ciudad realiza una doble aclamación, cuando dice “¡Despierta Uruguay! ¡Despierta América!”, ¿a qué se refiere?
– No es la primera vez que denunciamos públicamente que detrás de estas políticas que se aplicaron en Uruguay hay organizaciones internacionales donde se habla del “Nuevo Orden Mundial”. Se han desclasificado documentos en los Estados Unidos que ya desde los años 70 se hablaba claramente que una forma de tener controlados a los países en desarrollo era controlando la natalidad. Es decir, este modelo que el gobierno de Mujica tuvo como punta de lanza de la ley del aborto, pero que ha tenido otras leyes, se está queriendo implementar en toda América. El año pasado asumió como Secretario General de la OEA Luis Almagro, nuestro compatriota, quien dijo en el discurso inaugural que él iba a implementar el modelo uruguayo en toda América. Ese modelo uruguayo tiene, entre otras cosas, la ley de aborto.
Nosotros hacemos esta denuncia desde el testimonio de Uruguay en los países donde nos invitan a hablar, contamos lo que nos pasa y ayudamos a que abran los ojos en esos países para que no se aprueben leyes de este tipo, donde se usa una terminología marketinera. Por ejemplo, en ningún lugar se habla de la ley del aborto, empiezan hablando de la ley de salud sexual y reproductiva, después la cambian a ley de interrupción voluntaria del embarazo, pero en ningún lugar hablan de aborto.
Esto es el modelo que se pretende trasladar a toda América.
Entonces, cuando damos estas charlas diciendo “¡Despierta Uruguay! ¡Despierta América!”, en primer lugar exhortamos a nuestros compatriotas a que más allá que se aprobó una ley, no bajemos los brazos, tenemos que estar atentos y controlar cómo se está aplicando, tenemos que generar alternativas…

- Respecto a eso, antes de la aprobación de la ley se realizaban abortos clandestinos que podían afectar la salud de la madre, ante esto, ¿qué alternativa plantea en caso de derogarse esta ley –que supongo que es lo que usted pretende- para atender la problemática de los abortos clandestinos?
– Tenemos como norte que una ley de este tipo algún día pueda caer, ni qué hablar. Pero lo que decíamos antes es que la ley de aborto que existía y que viene del año 38, no era buena, pero todo lo que se estaba planeando y la que se terminó aprobando era peor.
Decíamos que si desde el Estado se quería seguir protegiendo y defendiendo la vida y los derechos humanos, no podía haber nada que permitiese atentar contra la vida que se estaba gestando en el vientre materno. Entonces, tiene que seguir habiendo una ley penal donde el bien a cuidar siga siendo la vida en el vientre materno.
¿Qué se hace con las clínicas abortivas? Acorralarlas. Siempre dijimos en todos lados que hay muchos males en la sociedad, pero porque los haya, ¿vamos a buscarle la vuelta y permitirlo con algunas salvedades? No. Si hay alguna clínica abortiva que sabemos que está atentando contra la vida del bebé y de la mamá también, porque le dejan secuelas, hay que acorralarlas. El Ministerio del Interior, así como descubre otras cosas tiene que descubrir esto. Si alguien tiene información, que la pase, porque algunos dicen, “todos sabemos dónde están las clínicas abortivas”. Siempre dije lo mismo, yo no sé pero si tenemos un dato dámelo que yo lo denuncio. Y alguna vez hicimos eso, nos pasaron algún dato y lo denunciamos, porque hay gente que no se anima a denunciar.

- ¿Pero cuál es la alternativa que ustedes ofrecen a la mujer embarazada?
– La alternativa es no dar al aborto como solución y darle alternativas reales. ¿De qué mujer se habló siempre a la hora de querer legalizar el aborto? De esa mujer que se encontraba vulnerable socialmente, de la que estaba en graves dificultades, que quizás estaba en hogares monoparentales. Bueno, la mirada compasiva del Estado que la contenga, que la ayude, que le dé una puerta de salida. O sea que la única puerta que le da el Estado hoy, y eso es lo que provoca esta ley, es abortar. No, el Estado tiene que dar la otra mirada.

- ¿Hay que invertir en educación sexual?
– Sí, claro, una educación sexual integral y ordenada, no alguno de estos engendros que se quisieron llevar adelante y que el propio CODICEN los cortó.
Tiene que haber educación, prevención, pero también tiene que haber después que llegó el embarazo puertas de salida y caminos de esperanza para esa mamá y para ese bebé, porque además, Uruguay es un país envejecido con una tasa de natalidad que decrece con graves problemas de la seguridad social, lo que tiene que hacer, en todo caso, es promover la natalidad, no abrir puertas para que se eliminen vidas.
Eso que debería hacer el Estado y que no está haciendo, hoy lo hacen instituciones privadas, ONGs que no reciben un peso del Estado, como “Madrinas por la Vida” o el Centro de Promoción por la Dignidad Humana, donde se presentan chicas que piensan es abortar y en estas instituciones le dan la contención, el apoyo, le enseñan un oficio, y en esos casos, el número se invierte, ya no es un 95% que aborta sino que al revés, es casi un 99% que decide tener al bebé.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...