En el 2012 el Instituto Nacional de Semillas hará presentación estratégica para los próximos 5 años

Adecuándose al crecimiento del sector agrícola

8El Presidente del Instituto Nacional de Semillas (INASE), Ing. Agr. Pedro Queheille, fue entrevistado por Martín Olaverry, con el propósito de hacer un balance acerca del año que culminó recientemente, manifestando que el Instituto trabajó mucho y muy bien. Tuvieron nuevamente un incremento en la actividad de todas las áreas del Instituto Nacional de Semillas.

Se ha incrementado de alguna manera el área de certificación -señaló. El año pasado, hubo en el área de certificación de semillas botánicas más de 40.000 hás. bajo la órbita del Instituto Nacional de Semillas, ya sea acreditadas o certificadas directamente por el INASE. Se mejoró muchísimo y se incrementó el trabajo en lo que tiene que ver con el control y fiscalización del comercio de semillas. Se mejoró en la información, en los datos estadísticos que la institución está presentando en la página web de INASE.

A nivel de laboratorio, lo más importante del año pasado fue el inicio de las actividades del laboratorio de análisis de técnicas moleculares, que entendemos que es algo realmente importante y brindará un servicio muy bueno en lo que respecta a detección de organismos genéticamente modificados a nivel de semillas y también en la identificación de variedades. Eso es de gran importancia y va a acelerar los procesos para el registro de protección, cuando se presentan nuevos materiales para la protección.

La otra pata a nivel de los laboratorios, también empezó a funcionar un laboratorio de análisis virológico para lo que tiene que ver con los materiales de propagación vegetativa. Estamos acelerando los resultados para lograr los procesos de certificación en estos materiales.

Así que, en términos generales, diría que el Instituto trabajó bien. Hubo que incrementar el personal técnico a nivel de la institución para poder abarcar todas estas actividades.

Otra actividad que se cumplió también –por suerte sin ningún tipo de inconvenientes- fue el control que se lleva a cabo por parte del Instituto de las multiplicaciones, contrastación de materiales con eventos regulados, que la misión del Instituto en este caso es hacer un seguimiento de estos materiales para que se cumplan todas las normas de control de bioseguridad que están establecidas.

Hemos terminado un año 2011 de buena manera, por suerte con incremento de trabajo y pienso que brindando una serie de servicios que se vienen adecuando a lo que es la realidad del sector agrícola en el país en este momento.

¿Cómo se viene trabajando en lo que pueden llegar a ser futuros eventos aprobados? Recordemos que en 2011 hubo grandes avances tanto en lo que es soja como en el maíz. Pero con respecto a otros cultivos, ¿cómo se viene trabajando en cuanto a esto?

En el caso del arroz no hay ninguna presentación, porque además el sector arrocero hoy está en una posición bastante firme en lo que tiene que ver con ese tema y no hay nada arriba de la mesa en este momento.

A nivel de otros materiales, de otras especies, desde INASE, lo que hacemos fundamentalmente es evaluar los materiales que traen, que se presentan, y que son aprobados por el gabinete de bioseguridad. Una vez aprobados esos materiales –o a veces se puede hacer también en forma paralela- el INASE hace la evaluación correspondiente de esos materiales para poder inscribirlos en el registro nacional de cultivares y poder comercializar –quienes importen- las especies en el mercado uruguayo.

El año pasado viajó una delegación uruguaya a Chicago a hacer una presentación para proyectar a Uruguay como país posible para lo que es la producción de semilla de contrastación. Sabido es también esta producción ya se está realizando por parte de algunas empresas aquí en Uruguay. En cuanto a esto, ¿cómo se visualiza el futuro?, ¿qué perspectivas puede haber para este tipo de producción concreta?

Esa es una apuesta. Lo que se hizo en Chicago fue aprovechar un congreso internacional de semillas para hacer una presentación como país que da garantías y seguridad a empresas que quieran venir a multiplicar semillas en contrastación. Eso fue una apuesta, se hizo una muy buena presentación que fue muy bien recibida. En ese momento había mucha gente de distintos países del mundo escuchando la misma. Habrá que esperar a ver si logramos prender la inquietud a nivel de los empresarios que allí estaban para ver si se arriman  a nuestro país a contactarse y ver si se generó realmente el interés para que nuevas empresas se arrimen al país a producir a semillas de contrastación. Apostamos a esto porque, sin dudas, es una actividad que genera ingresos al país y empieza a transformarlo en país exportador de semillas, que hasta la fecha lo somos en forma ocasional. Hay años en que se pueden ver exportaciones más o menos interesantes y hay otros años donde prácticamente no se exporta nada de semilla, es muy variable. Apostamos a ver si podemos consolidar que Uruguay se transforme en un país exportador de semillas, y la producción de semillas de contrastación puede ser una alternativa válida para concretar esa aspiración.

Con respecto a esto, teniendo en cuenta estos factores que veníamos manejando, ¿cuáles son las perspectivas que se deberían esperar desde INASE para este año 2012?

Este año 2012 vamos a iniciarlo con la presentación a nivel público de una planificación estratégica a cinco años en la que se estuvo trabajando en 2011. Seguramente la haremos en el mes de marzo para poder hacer que el Instituto Nacional de Semillas se adecue a lo que es la realidad del sector agrícola. O sea, el crecimiento que ha tenido el sector agrícola, el movimiento de semillas, la producción nacional de semillas. La importación de semillas ha crecido mucho en estos últimos años y nosotros entendemos que el Instituto tiene que dar respuestas más que buenas a esta actualidad.

Desde la junta directiva se entendió que era fundamental entrar en una planificación estratégica a cinco años; se está planificando el Instituto para los años 2012 a 2016 y creo que esa es la apuesta con la cual iniciamos el año 2012. Por supuesto que esto va a seguir acompañado y apunta casualmente la planificación a que la inserción del Instituto en el sector semillerista sea mejor, o sea, que podamos darle más calidad a los servicios que hoy estamos prestando y seguir creciendo en todas las áreas en las que estamos trabajando.