En el reino de la confusión

No hay quien permanezca al margen del embrujo del Mundial. Solo basta apelar a los medios de comunicación, para admitir a este fútbol globalizado. En Salto naturalmente, surte incluso un afecto más pronunciado a partir de Suárez-Cavani. A su vez lo que acontece en el campo de juego, en materia de decisiones arbitrales, va escribiendo capítulos, matizados entre certezas e incertidumbres. Desde estos lares “naranjeros” lo que pasa allá, no pasa de largo aquí, aflorando más de una razón recortada o más de una polémica encendida.
Al cabo del partido Colombia-Inglaterra (octavos de finales), el DT argentino José Néstor Peckerman, que orienta a la selección cafetera, elevó el grito al cielo,”porque en materia de reglamento, esto es parte de una gran confusión”. El DT enfatizó en dos aspectos: los penales que se conceden o no. Las infracciones que se sancionan o no. Cierto es que la dualidad de criterios está planteada, y sobre una misma situación, varían los enfoques de quienes deben resolver.
En Salto, fútbol doméstico, no estamos al margen de esas entonaciones, sobre todo con las benditas (o malditas), “manos en el área”. Intenciones o no intenciones.
El rol del juez y la letra fría de la nueva enmienda introducida: el brazo despegado del cuerpo y la pelota impactando….es penal. Pero sucede que no faltan jueces que acentúan el hecho de la “intencionalidad”. ¿Y entonces?….¿Cuál es el norte?
Al fin de cuentas, la confusión es real, tangible. Penoso es que el fútbol a veces pasa a recalar más en el reglamento, que en el propio contenido del juego. A la opción de jugar la van arrinconando. Casi un acto de malsana crueldad. Lo es.
ELEAZAR JOSÉ SILVA-







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...