- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“En la oposición hay gente que piensa que va a ganar por inercia… porque nos va a caer el triunfo en las manos como la fruta madura que cae del árbol”

Gonzalo Mujica tiene una larga historia de militancia antes, durante y después de la dictadura, y durante los últimos períodos legislativos fue diputado electo por el Frente Amplio, siempre con una visión crítica de la interna partidaria con responsabilidades de gobierno. Recientemente dejó su banca en el Parlamento tras votar la conformación de algunas comisiones investigadoras que según él, terminarán en denuncias penales y que el gobierno pretendía ocultar. Hoy desde el llano se encuentra en otra tarea, la que comparte con los lectores de EL PUEBLO.
- Una vez que entregó su banca al Parlamento comenzó a recorrer el país, ¿con qué objeto?
– El sentido de esta recorrida es encontrarnos con la gente y charlar un poco sobre la necesidad de que haya un

Perfil de Gonzalo Mujica Divorciado, con dos hijos (Marcela y Joaquín). Es del signo de Géminis. De chiquito quería ser médico. Es hincha de Peñarol. ¿Una asignatura pendiente? La medicina. ¿Una comida? Pescado. ¿Un libro? “Ser y tiempo” de Martin Heidegger. ¿Una película? Regreso sin gloria. ¿Un hobby? Caminar. ¿Qué música escucha? Blues. ¿Qué le gusta de la gente? Observarla y escucharla. ¿Qué no le gusta de la gente? La ignorancia y la falta de respeto. [1]

Perfil de Gonzalo Mujica
Divorciado, con dos hijos (Marcela y Joaquín). Es del signo de Géminis. De chiquito quería ser médico. Es hincha de Peñarol.
¿Una asignatura pendiente? La medicina. ¿Una comida? Pescado. ¿Un libro? “Ser y tiempo” de Martin Heidegger. ¿Una película? Regreso sin gloria. ¿Un hobby? Caminar. ¿Qué música escucha? Blues. ¿Qué le gusta de la gente? Observarla y escucharla. ¿Qué no le gusta de la gente? La ignorancia y la falta de respeto.

cambio de gobierno en 2019, pero que ese cambio tenga soluciones a varios problemas nacionales que son muy importantes. Eso es lo central. Hay una serie de políticas públicas que deben ser acordadas previamente entre los partidos. No estoy hablando de un solo programa para todos, estoy hablando que en el programa de cada uno se pongan algunos temas en común, porque además el próximo gobierno probablemente no tenga mayoría parlamentaria. Por lo tanto, para poder llevar adelante cierta política pública va a necesitar tener el respaldo de otros partidos, y me parece muy importante que ese respaldo se pueda comprometer antes del período electoral y ante la ciudadanía.
- ¿Estos acuerdos programáticos tienen que darse en la órbita de la oposición o también puede participar de los mismos el Frente Amplio?
– Si el FA se quiere incluir en cualquiera de ellos, bienvenido sea…
- Le pregunto porque también existe la posibilidad que el FA vuelva a ganar las elecciones…
– Claro, puede pasar, sin duda. Lo que veo es que el FA no quiere discutir acuerdos programáticos internos, porque en todos los temas nacionales, donde vayan a una discusión interna sobre qué quieren hacer, muy probablemente se divida. Entonces, sustituyen esa discusión discutiendo qué hacer para ganar las elecciones en 2019, porque el objetivo que los une es mantenerse en el gobierno.
Hace unas horas venimos de incorporar en la zona de frontera con Brasil la temática de la política de fronteras, y encontramos interés en varios partidos de la oposición de acordar una política de fronteras en común. Estuvimos conversando en el IMAE que se inauguró pese a la oposición del gobierno, sobre la necesidad de implementar políticas en relación a la vecina Concordia. Se estaba hablando de un puente peatonal, se está hablando de permitir la navegación mediante esclusas a lo largo del río Uruguay hacia el norte. Estas cosas que si bien son políticas que atañen a un departamento o a una zona del país, para llevarse adelante requieren amplios acuerdos políticos.
- Usted unió dos temas, políticas de frontera y salud. Pero de nada servirá trabajar sobre la construcción de un puente vecinal y quedar a 5 minutos del centro de ambas ciudades si en el paso de frontera trancan a la ambulancia con un paciente grave, hay que trabajar también en esa burocracia…
– Ni qué hablar, tampoco digo que el puente vecinal resuelva todo. Lo que digo es que es un tipo de política que puede involucrar a todos los partidos aunque en otras políticas no estén todos de acuerdo. Y para esto se necesitan acuerdos nacionales fuertes porque si no los Cancilleres negocian desde posiciones de debilidad, y sobre eso ya hemos visto a nuestro Canciller negociando sin respaldo de su propia fuerza política, y por lo tanto, se le va a complicar mucho cuando quiera avanzar en cualquier tema. De todas maneras, son ejemplos de la necesidad de que los partidos puedan discutir a priori sobre estos temas que planteo.
- ¿Cuáles serían los lineamientos generales de los temas que plantea discutir?
– Básicamente en política exterior hay que hacer una revisión profunda del tema MERCOSUR, y hay que hacer un planteo formal en el seno del MERCOSUR de que las condiciones actuales no le sirve a Uruguay e incluso poner plazos perentorios para que se rediseñe el acuerdo de modo que nos permita ganar zonas de autonomía para poder buscar la mejor inserción mundial que nos convenga.
En materia de educación, hay que ir a un cambio profundo en todo lo que es la matrícula, el plan de estudios a nivel de Primaria y Secundaria, una currícula común de 3 a 18 años. Hay que lograr una autonomía mucho mayor de los centros educativos y un arraigo definitivo de los docentes en cada centro para que puedan estructurarse planes de mediano y largo plazo en cada lugar.
En el plano de la seguridad, hay que ir a una política de tolerancia cero con el micro delito; es decir, no con el delito de las grandes bandas sino con el delito de los que entran a una casa a sacar una computadora, como el que le tironean una cartera a una mujer por la calle, del que roba una bicicleta, que hoy por hoy la policía cuando se lo denuncia lo registra y no lo investiga, no lo persigue, es el delito que más inseguridad genera, y es el delito que debería ser eje de todo el despliegue policial a lo largo y ancho del país.
Aparecen además nuevas modalidades delictivas, como el abigeato con cambio de caravanas, que es distinto del abigeato al que estábamos acostumbrados del carneo a campo del ganado robado. Esto es el traslado de bolsas con caravanas de un departamento a otro para caravanear ganado robado con caravanas legítimas de un hacendado que está en el negocio y vendérselos a un frigorífico siendo ganado robado pero vendido legalmente. Este tipo nuevo de abigeato tiene una doble problemática, porque no solamente afecta al productor al que le roban el ganado, sino que además, afecta al principal elemento de competitividad en el mercado mundial de las carnes uruguayas que es la trazabilidad, porque donde se sepa que la trazabilidad no es confiable porque las caravanas se roban y se cambian, adiós trazabilidad. Este tipo de delito es gravísimo, y sobre eso no hay nada hecho y no hay nada planificado. Y podríamos seguir en distintas áreas, pero a la pregunta de por dónde van a ir las propuestas programáticas, creo que estos son ejemplos posibles.
- Usted dijo en una entrevista en diario El País, antes de renunciar a su banca, que la oposición está jugada no a ganar sino a que el gobierno pierda.
– Estoy absolutamente convencido que en la oposición hay gente que piensa que va a ganar por inercia…
- ¿En base a denuncias?
– O en base a que vienen tan desgastados que al final vamos a terminar ganando porque nos va a caer el triunfo en las manos como especie de fruta madura que se cae del árbol. Así no. Hay que ganar proponiéndose ganar, y generar una alternativa creíble para la opinión pública. Y la alternativa creíble se construye, entre otras cosas, edificando puentes programáticos entre los partidos que le den a la opinión pública la seguridad de que hay ciertos compromisos que se van a cumplir. De lo contrario me parece que entramos en una discusión muy vacía, y en esos casos quienes apuestan a la inercia se pueden llegar a encontrar con la sorpresa de que la inercia haga ganar nuevamente al FA.
- ¿El país necesita de un recambio de ideas o también de líderes? Le pregunto porque vuelve a figurar José Mujica como posible candidato presidencial.
– Pepe todavía no se sacó de su propia lista, me parece que él está pensando todavía en la posibilidad de candidatearse, lo vengo diciendo hace tiempo…
- Él se iba a ir del Parlamento en abril del año pasado…
– Sí, hace mucho que se estaban por ir todos, pero el único que se fue fui yo…
- Y también Agassi.
– Es cierto, Agassi también se fue el año pasado. Todos vienen diciendo hace años que se van el mes que viene, pero todos encuentran siempre alguna razón para quedarse. Pero más allá de eso, yendo al tema de las candidaturas, lo que el país necesita es una renovación de propuestas políticas, no es tan importante qué edad tenga el candidato, porque un candidato joven que apoye un programa viejo, no va a cambiar nada. Y un candidato mayor de 80 años que se comprometa con un programa al cambio, va a cambiar el país. Tampoco importa si el candidato es varón o mujer, como si eso fuera un tema que transforma todo. Si es una mujer comprometida con el mismo programa del FA de hace 30 años, no va a cambiar nada. Acá la discusión debe ser sobre la propuesta política. La pregunta es, decime qué vas a hacer con Uruguay, no decime qué edad tenés o a qué sexo pertenecés, porque de esa manera se desvirtúa el debate político.
- ¿La lucha de toda una vida se puede resumir en 6 minutos? Ese fue el tiempo que se tomó en su última intervención al renunciar a su banca.
– No los conté, pero bueno, intenté resumir dos preguntas básicas y decir dos cosas esenciales, por qué me voy y a qué me voy. Y dije que me iba porque el FA se ha anquilosado y el país está trancado, y no hay interés en discutir cambios en el programa porque esa discusión divide al FA, por lo tanto se arriesga a perder y el objetivo es ganar a cualquier costo. Después dije que hubo un cambio en la ética de la izquierda, hablé de una lumpenización de la ética de la izquierda. Dije que cuando se empieza a argumentar con que lo que yo hago está mal pero también lo hicieron los otros, se cae en una lumpenización de la ética. Finalmente dije que me iba también para hacer esto que estoy haciendo ahora, para recorrer el país presentándole a la población la posibilidad de interpelar al sistema político a partir de propuestas políticas concretas.
- ¿Pero por qué entregó su banca? Podría hacer esto mismo manteniéndola.
– Yo considero que la banca pertenecen a los partidos, y me quedé unos meses después de irme del FA para votar las investigadoras, que eran las que tenían que salir porque si no, no teníamos lo que estamos teniendo ahora, información, y lo que va a haber luego de todo esto, que van a presentarse unas cuantas denuncias penales.
El FA estaba muy enojado porque quería contar con un voto de yeso, y sobre todo estaban enojados porque me quedé a votar las investigadoras, porque si me hubiera quedado a votar cualquier otra cosa, no les hubiera molestado tanto. Cuando una persona se retira de un lema hacia otro, o se retira de un lema y queda independiente, debe entregar la banca porque la banca la gana en la elección los partidos. Las bancas se ganan en la cancha y no en la liga.