En la semana previa a la finalización de la zafra 2016, el indicador termina ubicándose nuevamente al alza en US$ 1158

Mercado lanero; a nivel local hay poca fluidez de negocios

En la última semana ABARES publicó su informe cuatrimestral con proyecciones de los principales commodities producidos en su país para la zafra 2017/18.
Para dicho período estima un crecimiento de su economía del 2.8%, luego de que en la zafra que está finalizando la próxima semana creciera 1.8%. Respecto a la lana se estima: un incremento del stock en la zafra 2017/18 alcanzando las 76.6 millones de cabezas (por mejores condiciones climáticas en 2016 y en la primera mitad del 2017); un aumento de la producción de lana en 4% para ubicarse en 353.000 toneladas (por aumento kilo vellón lana y mayor cantidad de ovinos esquilados); una suba del IME en un 3% para alcanzar 1445, lo cual ubicaría al IME en US$ en 1054 (suponiendo el tipo de cambio en US$/A$ 0.73).
En la semana previa a la finalización de la zafra 2016/17 (julio 2016 a junio 2017), el indicador termina ubicándose nuevamente al alza en US$ 1158, con una de las menores ofertas de vellones Merino en 8 años.
El tipo de cambio disminuyó en comparación a la semana pasada. La próxima semana se estiman 36.993 fardos.
Exportaciones Australia: (período julio a abril 2017 – últimos datos publicados por AWEX)
El 90% de las exportaciones son de lana sucia, el 3% lavada y el 7% carbonizada.
En la nueva zafra que se inició el pasado mes de julio, China continúa liderando el destino de las exportaciones de Australia con un 74.4% mientras que India permanece en segundo lugar con un 6.4%, Italia pasa a ocupar el tercer lugar con un 4.5% y Korea en cuarto lugar con un 4.4%, siguiéndole Egipto con un 0.9% y Taiwan con un 0.8%.
El país que tuvo el mayor incremento en las exportaciones es China mientras que Malasia lidera el ranking de los países con bajas en las compras.
MERCADO LOCAL
Mercado interno continúa con poca fluidez de negocios; se realizan negocios de lana fina en el lomo grifa verde, para los cuales algunos operadores determinan los precios en función de una escala de precios según micronaje y otros sólo en función del micronaje final, con valores similares a los informados las últimas semanas.