En la vida universitaria, el desafio de adaptarse a Salto

Estudiante de Facultad de Derecho – Notariado. Natacha Batovski no tuvo inconvenientes porque conocía Salto y tenía familiares.

Natacha Batovski es estudiante de escribanía oriunda de Paysandú, la que luego de radicarse en Salto en el 2010, y a punto de finalizar su carrera, ya se considera una salteña más. De la siguiente manera dialogó con EL PUEBLO.
¿Desde hace cuánto tiempo vive en Salto?
Estoy en Salto desde el 2010, cuando ingresé a Facultad de Derecho en lo que era la Regional Norte con 19 años; si bien soy de Paysandú, ya conocía la ciudad desde chica, porque siempre tuve familiares en Salto, por lo cual no puedo hablar de que haya sido un cambio rotundo ni que tuve que pasar por un proceso complicado de adaptación; por lo tanto considero que me radiqué cuando me vine a estudiar, obviamente, yendo y viniendo de la casa de mis padres, a la que voy cada vez que puedo. Por otra parte, me ayudó mucho el tener a mi novio en Salto, también estudiante de derecho, lo cual no deja de ser un respaldo importante.
¿Por lo tanto se considera una salteña más?
Sí, ya me considero una salteña más, porque estoy totalmente radicada aquí; con los años uno va haciendo vínculos, teniendo amigos, conocidos, y acostumbrándose al medio, además son unos cuantos años que pasamos en la Universidad, y eso cuenta también a la adaptación al lugar.
¿Qué año de su carrera cursa en la actualidad?
Éste año comienzo con la Clínica Notarial; desde que ingresé a Facultad opté por seguir escribanía la cual me encuentro finalizando afortunadamente; siempre me incliné más, me entusiasmó más, la parte de notariado.
¿Por qué eligió Salto y no Montevideo?
En primer lugar por la proximidad; al tener decidido qué estudiar y ver que podía estar a una hora y algo de mi casa, y como le comenté, al conocer la ciudad y tener familiares, además de lo económico, que pesa y mucho, opté por Salto.
¿Es beneficiaria de algún tipo de beca?
Sí. Desde que entré a Facultad en 2010, tramité la beca en el Fondo de Solidaridad, la cual me otorgaron, y la de Bienestar Universitario, la cual pertenece a la Facultad, pero es distinta e independiente de la del Fondo de Solidaridad. Por el Fondo recibo la beca en dinero; en cuanto a la beca de Bienestar Universitario, abarca lo que es el comedor de la Facultad, el que funciona de lunes a viernes al mediodía y de noche, y los sábados solamente al mediodía; y también los descuentos en pasajes.
¿Cuántos estudiantes aproximadamente son beneficiarios de las becas?
Bienestar Universitario otorga tres tipos de becas; actualmente, los que están inscriptos en el comedor, son más o menos unos 180 o 200 estudiantes; luego están los que tienen los descuentos en pasajes, y los que acceden a la beca económica, y aquellos que poseen las tres, cuyas cifras la verdad desconozco. Claro está, que si el estudiante es salteño, no le dan la beca de pasajes por razones obvias, o la de comedor, aunque depende del caso de cada uno. Por otra parte está la beca económica del Fondo de Solidaridad, que si bien no sé cuántos son específicamente, le puedo asegurar que son unos cuantos.
¿Qué requisitos se piden para acceder a la beca económica?
En cuanto a documentación y papeleo, en las dos becas es más o menos lo mismo al momento de solicitarla, bastantes, teniendo siempre en cuenta la situación socio económica del núcleo familiar.; después se va renovando año a año, y ya es más simple.
Para renovarla, se exige un 50% de aprobación de las materias anuales, tomándose el período de febrero a diciembre. Por ejemplo, en Derecho, que son 5 materias anuales, tenemos que salvar 3 materias.
¿Considera que Salto mantiene alguna carencia en su calidad de “ciudad universitaria”?
En cuanto a la carrera que curso, por suerte está completa y no tenemos que ir a Montevideo como pasa con otras; ahora, al respecto de la capacidad edilicia, considero que hacen falta más salones de clases, por la cantidad de estudiantes que ha ido aumentando. También creo que haría falta, por el mismo motivo, más hogares estudiantiles del Estado o la Intendencia, también con un sistema de becas, lo cual sería muy beneficioso para los estudiante de otros lugares.

FOTO INFORME ESTUDIANTE DE NOTARIADO

 

Llegó desde la ruralidad de Rivera. “Te tenés que adaptar para sobrevivir…”

“¡Quería el té de mamá!” dijo Soledad, remarcando cuánto necesitaba del cuidado de su familia en los pequeños detalles.
“La primera semana no sabés lo que me costó (adaptarme a Salto), pero después te tenés que adaptar para sobrevivir, ya sea para cocinarte, o sociabilizar, porque sino te van a dar ganas de irte”, comenzó diciendo una de las jóvenes que EL PUEBLO encontró desayunando en el Hogar Estudiantil Departamental el pasado viernes próximo a las nueve de la mañana.
Soledad Laforcada (21 años), es oriunda de Rivera, de Paraje Ataques (Ruta 27), en el interior profundo del departamento fronterizo con Brasil. Estudia tercer año en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República y es también el tercer año que vive en el Hogar Estudiantil de Artigas y Piedras.
Proviene de la zona rural, pero mientras cursó el liceo en la ciudad de Rivera, sus padres se fueron con ella a la ciudad para acompañarla en su continuidad educativa y cuando se mudó al hogar de Salto para estudiar en la Facultad, ellos se volvieron al campo de nuevo.
“Lo más difícil fue estar lejos de la familia, desde tener que ir al médico sola, cocinarte sola, todo eso se hace más difícil. Ahora por ejemplo, estaba mal de la garganta y mamá lloraba porque no podía estar conmigo para atenderme, me decía andá al médico a consultar, hacete un té. Y yo acá todavía no me hice un té de limón porque no sé hacerlo. O sea, sé que lleva limón y agua caliente, pero quería ponerle miel y esas otras cosas que mamá le pone. ¡Quería el té de mamá! Es que uno a veces siente que, con que mamá te haga un té, ya te sentís mejor”, dijo entre risas pero resaltando a la vez la necesidad del cuidado de la familia hasta en los pequeños detalles.
Mientras Soledad contaba su historia de vida, interrumpió la conversación, una compañera del hogar que se arrimó a saludarla -¿cómo estás Sol, cómo seguís de tu gripe?- le dijo y mientras Soledad le respondió y comentó sobre la presencia de EL PUEBLO en el Hogar Departamental, se sumó a la charla.
“No sabés cómo me cuidan las gurisas del cuarto, si me ven media resfriada ya me están diciendo -¿cómo te levantaste hoy?, ¡no te desabrigues!- o cosas así. Te pasa algo o necesitas algo y siempre hay alguien preocupándose, los funcionarios también, se preocupan si te ven mal y están pendientes”, comentó la estudiante de Rivera sobre el apoyo humano que recibe en la residencia.
VE A SU FAMILIA SOLO EN LAS VACACIONES
Al consultarle a Soledad sobre la frecuencia con la que se va a Rivera a ver a su familia, contestó “cada nunca” y comenzó a reírse. “Ahora creo que me voy a tener que ir en turismo porque cierra el hogar. Solo me voy por algún caso de fuerza mayor. Cuando arrancan las clases tengo bien en claro que no me voy hasta las vacaciones, porque es muy lejos, sale muy caro el pasaje. Mi familia vino solo el primer año a visitarme porque estaban mejor económicamente y ahora que no tenemos conducción, es más difícil todavía”.
La joven comentó que se sustenta en nuestra ciudad con la beca del Fondo de Solidaridad y la beca de comedor (almuerzo y cena). Reconoció también que si no hubiera conseguido lugar en el hogar estudiantil no habría podido venir a estudiar porque allí la cuota “es barata” (2 U.R) y “tenés todo”.
PROBLEMAS DE INTEGRACIÓN
Soledad comentó las dificultades que atraviesa la población de otros departamentos a la hora de integrarse con sus compañeros de facultad. “En la clase generalmente los de Salto se juntan con los de Salto y se ayudan entre ellos que tienen familiares o conocidos que cursaron y tienen todos los materiales o libros y los del interior quedan más al margen. Ahora que estamos en tercero como que estamos más integrados pero un poco se ve esa división igual”.
La joven quiso enviar un mensaje a otros estudiantes que se encuentren en una situación similar a la suya, “yo les diría que traten de sociabilizar, que no se queden, porque a mi me pasó cuando llegué que quedé trancada en el cuarto y después de una semana me dije, ¡no, yo tengo que salir adelante, necesito comer y cocinarme! Así que empecé a hablar con las otras gurisas y les dije -yo no sé cocinar y necesito aprender o yo lavo los platos, no importa- La idea era salir adelante, por ahí a otros les pasa lo mismo, que les cuesta sociabilizar, pero hay que sacar conversación y así te vas incorporando al grupo. Incluso los domingos que son horribles acá en el hogar porque muchos se van con su familia y uno se tiene que quedar, se vuelven feos, pero en ese día que es el peor es cuando hay que agarrar más libros y ponerse a estudiar o si te sentís mal tenés que buscar una compañía para charlar o irte a la plaza igual, pero no podés ponerte a pensar en que te querés ir”, puntualizó.
UNA VEZ SE PERDIÓ EN LA COSTA
Sobre su experiencia en la ciudad, reconoció que es “miedosa” y que en una oportunidad se perdió en la costanera. “Yo soy re miedosa, tengo miedo de andar sola por calles que no son conocidas. Una vez me pasó en el primer año que estuve acá que me perdí y tuve que llamar al director del hogar. Yo me fui con una amiga a la otra plaza y seguimos caminando porque pensamos que el hogar quedaba para ese lado pero nos perdimos y llegamos a la costa. Yo no conocía la costa y no tenía idea dónde estábamos y tuvimos que llamar al director para que nos orientara y nos dijera qué hacer”, comentó.
“VALE LA PENA”
A Soledad le va muy bien en los estudios, este año pasó a tercero y se quedó solo con una materia de segundo que espera poder aprobarla en el próximo período de exámenes para continuar el año sin previas. Su novio es un compañero de clase y adujo que para su futuro no tiene problema en quedarse en Salto o irse a otro lugar mientras haya trabajo.
Recordó su llegada a este departamento para estudiar con gran ilusión derecho y dijo “el primer año veía a las gurisas que estaban cursando cuarto y pensaba ¿cómo me va a costar?, pero ahora ya estoy en la mitad de la carrera y creo que está pasando súper rápido, así que vale la pena”, concluyó.

INFORME - Soledad Laforcada

 

Estéfani (21 años, de Paysandú). Hay días que “dan ganas de largar todo e irte, pero después (…) te das cuenta que vale la pena continuar avanzando”

Estéfani Silva (21 años) es de Paysandú y estudia Licenciatura en Ciencias Sociales. Cuenta con el apoyo de la beca del Fondo de Solidaridad y vive en el Hogar Departamental de Piedras y Artigas.
“Cuando llegué acá, todo fue una experiencia nueva, porque tenés un millón de dudas y tenés que arreglarte a comenzar a vivir sin tus padres, y convivir con gente que no conocés. Acá en el hogar compartimos el dormitorio con otras chiquilinas, que cuando llegás no sabés quiénes son y con el tiempo recién te vas adaptando a todo eso”, comenzó diciendo sobre su experiencia como estudiante universitaria.
Estefani remarcó lo positivo de vivir en un hogar, por el hecho de compartir experiencias similares de lejanía y adaptación. “Acá te encontrás con personas de todos lados que de una forma y otra están pasando lo mismo que vos, que extrañan, que no pueden adaptarse, que no pueden irse a ver a su familia y eso nos lleva a apoyarnos mucho entre nosotros”, agregó.
“En mi caso me voy cada quince días, y por eso no me costó tanto, además soy más independiente. Pero también me pasó de tener días que extrañás pila, o la carrera misma te pone dificultades y te sentís muy agobiada con las presiones que te preguntás si estás donde querés estar, que te entran un montón de inseguridades y te dan ganas de largar todo e irte. Pero después, bajás la pelota al piso y te das cuenta que vale la pena continuar avanzando por uno mismo para en un futuro decir estoy orgullosa de lo que hice y esto es por mí y mi familia que tanto me apoya”, comentó la joven sanducera, quien en esos momentos difíciles trata siempre de estar en compañía, de amigos y familiares.
ALEJANDRO COMENZARÁ A TRABAJAR ESTE AÑO PORQUE NO CUENTA CON LA BECA
Alejandro de los Santos (21 años) estudia agronomía y este es su cuarto año en el Hogar Departamental. “Para mi, el hogar fue lo mejor que me pasó porque es re accesible y además encontrás gente que siempre te quiere ayudar, nunca estás solo, siempre hay alguien y se preocupan si te ven mal. Además, acá tenés todo, hasta internet”, dijo el estudiante.
“Creo que para el varón también es difícil adaptarse, a mi el primer año también me costó, hasta juntarte con otros y mantener una charla con gente que no conocés, pero después te acostumbrás”, comentó el joven.
Alejandro este año no cuenta con el apoyo de la beca de Bienestar Universitario ni la beca del comedor, por esto tiene previsto este año comenzar a trabajar para poder mantenerse en Salto, más allá del apoyo que le pueda brindar su familia.
Entre las actividades que realiza además de estudiar, dijo que suele reunirse con amigos para salir a bailar o pasear por la plaza y remarcó “las comidas” que hacen una vez al mes en el hogar.
“Nosotros para ir a los bailes en la costa se nos hace muy difícil, porque entre entrada y taxi nos sale muy caro entonces lo que hacemos es irnos a las peñas de la universidad, o a veces nos vamos con un grupo del hogar a la plaza. Además, acá (en el hogar) una vez por mes se hace una comida entre todos, el director, los funcionarios y todos los del hogar y a veces traen algún grupo para cantar y pasamos re lindo”, comentó.
Una de las anécdotas que compartió le sucedió cuando se tomó un ómnibus y pensó que se había perdido. “A mi me pasó de haberme tomado un ómnibus, el línea 2, que sabía que pasaba cerca del hogar, pero cuando quise acordar agarró para el lado del zoológico y entonces me dije ¡yo no me bajo hasta que vuelva al mismo lugar!, pero al final me orienté y me bajé en el correo”, recordó entre risas.
EL APOYO A QUIENES SUFREN LA DISTANCIA
En la mesa donde EL PUEBLO estuvo conversando con los estudiantes del Hogar Estudiantil Departamental, ubicado en Piedras y Artigas, también se encontraba Jazmín Saracchi.
Mientras los jóvenes tomaban mate y desayunaban, Jazmín, fue la única que dijo no haber sufrido el cambio de ciudad al venir de Paysandú a estudiar a Salto.
La estudiante de tercer año de trabajo social en la UdelaR, aseguró que no tuvo problemas en adaptarse y fue más bien el soporte para varias compañeras que sentían más la distancia.

INFORME estudiantes

 

Carolina Carrasco – estudiante de Agronomía que llegó desde Durazno. “El esfuerzo vale la pena”

Carolina Carrasco tiene 22 años, es oriunda de Durazno y está cursando terce año de la Facultad de Agronomía. “Estuve en Montevideo cursando facultad pero como mi carrera continúa en la ciudad de Salto decidí venirme… otro motivo que me llevó a radicarme en la ciudad de Salto es que aquí es más tranquilo… la vida es diferente.. la razón principal es poder culminar mi carrera” nos dice.
-¿Cómo se ha dado esta primera etapa desde su llegada a Salto?
-“Esta primera etapa ha sido complicada ya que Salto se encuentra bastante lejos de Durazno, no me puedo ir seguido y extraño un poco, pero la vida acá como ya decia es mucho más tranquila que en Montevideo, me siento muy conforme…la gente es muy amable y sobre todo estoy muy contenta con la facultad ya que era lo que reamlente esperaba”.
-¿Dónde está residiendo?
-“Estoy alquilando una casa con una amiga que también vino de Montevideo conmigo… ella es oriunda de Sarandí del Yí”.
-¿Cómo es la convivencia?
-Excelente… ya que somos mejores amigas y nos llevamos más que bien. Nos apoyamos en todo y siempre le damos para adelante, cuando estamos mal por alguna situación siempre estamos para apoyarnos.
-¿Qué fue lo que más le costó?
-“Conocer las calles… al principio me pasaba perdiendo… también me costó adaptarme al calor, sobre todo para buscar trabajo. Quería acceder a una actividad laboral antes de empezar las clases, para poder organizar mejor los horarios”.
-¿Qué está cursando?
-”Estoy estudiando segundo año de Agronomía, era para estar más adelantada pero en Montevideo había comenzado la carrera de Contador Puúblico y no me gustó, entonces decidi cambiarme y ahora sí estoy haciendo lo que realmente me gusta.
Podría hacer materias de tercer año también pero prefiero ir lento y seguro.
-¿Qué particularidades son comunes en Salto y Durazno?
“Tanto en Durazno como en Salto la gente es muy amable”.
-Le gustaría radicarse definitivamente aquí?
-“Eso aún no lo sé, tengo que ver en dónde está mejor el trabajo cuando me reciba. Pero me gustaría vivir aquí”.
-¿Cuántas veces viajó a su ciudad desde que se vino?
-“Solamente una vez. Me estoy planificando para poder ir en Turismo, porque la verdad es que estoy extrañando”.
-¿Y qué pensamiento comparte desde su experiencia como estudiante foránea?
“Hay que tratar que es para nuestro bien lo que estamos haciendo… que es para alcanzar nuestras metas… es lo que siempre pienso.
El esfuerzo siempre vale la pena, después obtenemos la recompensa”.

caro carrasco001

 

Viene de Fray Bentos y estudia Profesorado de Matemática. Gemina Mateu Arias: “Hay que disfrutar cada etapa”

Nació en la ciudad de Young (Río Negro) y a los doce años se mudó con familia a la ciudad de Fray Bentos. Hoy estudia en Salto Profesorado de Matemática en el CERP y confiesa que se ha adaptado muy bien al ritmo de nuestra ciudad. Gemina Mateu Arias tiene 20 años y está convencida que es la etapa en que los jóvenes deben centrarse en el estudio y disfrutar a pleno de la vida.
-¿Cómo fueron sus primeros tiempos en Salto?
-”Pienso que los cambios siempre son dificiles y cuesta adaptarse. Siempre estuve en familia y el irse a vivir lejos de eso cuesta. En mi caso vivi en residencia los dos primeros años y es lindo cuando encontras gente que está en la misma situación, arrancando una nueva etapa y poco a poco se hacen compañeras de vida. Los días entre semana cuando tenes clases, cosas por estudiar y demás la vas llevando como quien dice, pero esos fines de semana de los primero años que me tocaba quedarme cuando todas en la residencia se iban eran terribles. Siempre encontraba algo por hacer pero, comer sola los domingos o no tener con quien charlar puede ser bastante pesado a la hora de seguir el camino.
- ¿Cuáles fueron las diferencias más marcadas entre una ciudad y otra?
-”Sin dudas que las distancias son muy diferentes en fray bentos haces todo caminando, obvio que algunos lugares quedan más lejos pero por ejemplo en mi ciudad hay un solo ómnibus que hace un recorrido y lo usa muy poca gente, acá hay varias lineas de ómnibus que van todas a distintos lados y siempre llenas. No tenia costumbre a ver cosas como esas. Salto es muy grande y como en ciudades grandes hay varios matices de gente pero sin dudas que estaba acostumbrada a una calidez de conocer bastante gente en mi ciudad a la cual a ve es por más que no conocia pasas por la vereda saludas y te saludan. En cambio acá mejor no hacerlo si no queres quedar como un loco”.
-¿Desde cuándo pertenece al grupo de Interact?
-”Desde los 15 años formé parte de Interact Club Fray Bentos. Tuve la suerte y orgullo de ser presidente también y sin dudas fue de las cosas más lindas que me paso poder formar parte de la familia rotaria”.
-¿Y cómo fue el contacto con los jóvenes rotarios salteños?
-”En varias oportunidades Interact club Fray Bentos e Interact Club Salto se juntaron, por campamentos, compañerismos entre otras cosas de ahi que conoci a varios chicos de acá de Salto y algunos de Rotaract. Y bueno más o menos sabiendo cuando me venia que iba a tener que dejar mi club de origen y ya tenia edad para formar parte de rotaract fue así que pregunte o avisé que me venía y me recibieron muy bien todos”.
-Luego de un tiempo de vivir aquí ¿Qué balance hace?
-”Soy de esas personas que nunca se pone a pensar todo lo que ha conseguido o logrado. Pero creo que como balance, es positivo es el querer y animarse, tener el apoyo de mi familia, de la gente que me rodea y me quiere y sobre todo mucha ganas de salir adelante estudiando para tener un mejor futuro”,
-¿Qué les diría a los chicos que se están preparando para viajar a otro departamento a estudiar?
-”Que disfruten de cada etapa. Yo considero que deben disfrutar a su familia que la tienen todos los dias y que también a arrancar la nueva etapa también la disfruten, que se enfoquen en estudiar para poder recibirse sin perder el tiempo. Y que disfruten la vida”.

geminainforme001

 

Alquila una habitación cerca del centro. Luego de un año sin hacer nada optó por venirse y hacer Ciencias Sociales

Cecilia es de Paysandú y tiene 23 años. Vive en Salto hace dos porque se vino a estudiar. Primero fue a Montevideo a hacer la carrera de Licenciado en Comunicaciones, pero después optó por las Ciencias Sociales. Luego de un traspié “personal” regresó a su casa y allí estuvo un año “sin hacer nada”.
Una vez esto, decidió volver a empezar y decidió estudiar abogacía. Pero ahora no quería irse tan lejos y decidió venirse a Salto. Alquila la habitación de una casa de familia, donde vive con la dueña de casa que es una jubilada de la educación y vive cerca del centro.
“El hecho de estar sola me ayuda a poder empezar de nuevo, lejos de las amistades que tenía y de la gente que conocí antes. Por eso también elegí vivir en una casa de familia y no en una pensión porque tampoco quiero distraerme mucho de los estudios”, dijo.
Ya conocía Salto porque como la mayoría de los sanduceros, alguna vez tuvo que haber venido, pero no había estado más que algunas horas. Igual, dice que le gusta la ciudad y su entorno, que tiene compañeros que ha hecho en la Universidad por estos días y que se siente cómoda, al menos ahora. Verá cómo sigue su historia durante el año.
Se define como una persona “tímida”, no quiere fotos ni abundar en detalles sobre todo porque no “quiere que la dueña de la casa tenga problemas por alquilarme el cuarto”, pero sí dice que “estudiar es algo que le ha hecho bien a su vida”. Y destaca que si pudiera elegir de nuevo la carrera por la que optó, lo haría por la que está haciendo ahora.
APOYO
Consultada por EL PUEBLO para este informe, Cecilia dijo que recibe una encomienda semanal de parte de su familia con alimentos y elementos personales para su higiene. Pero que también le asisten económicamente con un total de unos 15.000 pesos mensuales. “Me pago unos 8.000 pesos la habitación, donde puedo usar el baño, la cocina y el resto de la casa, y con ese dinero tengo cubierto luz y agua, además del cable que no pago aunque tampoco miro mucha televisión”, dijo.
Señaló que al principio le fue un poco difícil conseguir una casa donde alojarse porque “todo el mundo te alquila compartido con otro, te cobran muy caro y en muchos casos eran casas lejos de la Facultad, sin embargo, esta en la que estoy yo es cerca y tiene sus ventajas. Yo vine en enero a Salto, hacía muchísimo calor ese día y me habían dado una lista de direcciones y empecé a visitar, fui a cuatro lugares y este había sido el tercero. Y al final a los pocos días concreté porque me pareció el mejor lugar”.
Dijo que en esas cosas Salto “es muy parecido a Montevideo, porque uno cuando tiene que irse de la ciudad en la que vive para estudiar, tiene que pasar por todo esto, solo que allá pagás cualquier dinero por casas que a veces no están en las mejores condiciones, muchas veces están en muy malas condiciones, pero acá como que es distinto, se puede hablar con la gente y siempre llegas a un acuerdo”.
Destacó además la cercanía que tiene Salto con Paysandú y que todos somos del interior. “A mi me gusta Salto porque está cerca de mi casa, es una hora y media o dos a lo sumo y ya estoy en casa, además acá hay muchísima gente de Paysandú que te la cruzas todos los días, a veces parece que estoy allá. Es una ciudad limpia, tiene lugares lindos para pasear y es bastante tranquila, igual tiene mucho movimiento si la comparás con otros lugares del interior y hay muchos robos también. Pero dentro de todo no es algo que no puedas andar por la calle, me parece a mi”, dijo.
Y señaló además que “el hecho de que todos seamos del interior y sobre todo de esta zona, hace que tengamos casi todos las mismas costumbres y por eso nos entendemos bastante y eso está bueno”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...