En las políticas públicas hay que tener cuidado con las consecuencias, dijo el ex Ministro de Economía

En las políticas públicas hay que tener cuidado con las consecuencias, si le quita la asignación familiar a una familia quizás el resultado no es que salga a buscar empleo, capaz sea que salga a delinquir más”
Álvaro García es economista y letrista de murgas. Fue ministro de Economía en el gobierno de Tabaré Vázquez cuando Danilo Astori renunció para encarar las pasadas elecciones internas. Estuvo en nuestra ciudad y visitó la Redacción de EL PUEBLO, donde hablamos de los desafíos de un eventual próximo gobierno del Frente Amplio.

En las políticas públicas hay que tener cuidado con las consecuencias, si le quita la asignación familiar a una familia quizás el resultado no es que salga a buscar empleo, capaz sea que salga a delinquir más”. Álvaro García es economista y letrista de murgas. Fue ministro de Economía en el gobierno de Tabaré Vázquez cuando Danilo Astori renunció para encarar las pasadas elecciones internas. Estuvo en nuestra ciudad y visitó la Redacción de EL PUEBLO, donde hablamos de los desafíos de un eventual próximo gobierno del Frente Amplio.

¿Cuáles son los próximos años que nos espera a los uruguayos en materia económica en caso que el FA vuelva a ganar las elecciones?

– Para proyectar la pregunta que me hace debo remitirme a lo que dice el programa del FA. Yo participé en la comisión de programa del FA, fui redactor de buena parte de ella, así que diría que básicamente tiene dos partes. La primera parte tiene que ver con la macroeconomía, los equilibrios macroeconómicos, la reafirmación de las políticas llevadas adelante con la flexibilidad del caso, por supuesto. No es lo mismo, estamos en un país distinto, el Uruguay del 2014 y 2015 es totalmente diferente al Uruguay del 2005, un Uruguay que salía de la crisis con una serie de vulnerabilidades muy importantes, y deudas gravísimas, vulnerabilidades sociales fuertísimas, 2 de cada 3 niños bajo la línea de pobreza en aquel momento, a veces cuesta repetirlo porque es increíble. Aquel país era distinto, hoy en día es otra situación. Pasamos de 4 mil dólares de Producto Bruto Interno (PBI) per cápita a 16 mil dólares del PBI per cápita, eso ya nos coloca diferente en el concierto mundial.

En segundo lugar, el programa plantea otra área que tiene que ver con los pasos a dar en políticas públicas para avanzar aún más en la transformación productiva del país. El objetivo final es incorporar la mayor cantidad de valor agregado dentro de la economía nacional que podamos.

- ¿Para generar fuentes de trabajo?

– Claro, pero ojo, estamos con un desempleo del 6%, ese desempleo es un desempleo casi estructural, puede llegar a plantearse una restricción al crecimiento por falta de capital humano. En algunos casos ya está pasando, empresas que han venido y tienen dificultad para contratar una cantidad equis de gente porque no encuentran personal capacitado.

- Hay productores que responsabilizan de esa situación al MIDES por los beneficios que otorga y la gente para no perderlos, no busca trabajo.

– Está bien, pero eso sucedió al principio. Le dije que 2 de cada 3 niños estaban bajo la línea de pobreza, no había otro remedio en este país que hacer un Plan de Emergencia porque era una situación coyuntural por la crisis, se había exacerbado esa manera y había que aprovechar toda esa gente que había caído bajo la línea de pobreza por la crisis, gente con determinados hábitos de trabajo que necesitaba que se le tirara una mano para rescatar que no pasara lo que pasa en otros casos, como existen grandes enclaves en Uruguay de décadas y con tres, cuatro o cinco generaciones en los cuales la gente está prácticamente marginada del resto de la sociedad. Y ahí sí es donde hay problemas de hábitos de trabajo.

- La oposición se queja que el Estado lo que debería haber hecho era enseñarle a pescar en vez de darle el pescado servido.

– Mire, esa es una definición absolutamente simplista de la realidad, porque con un 6% de desempleo no es lo que sucede hoy en día.

PERFIL DE ÁLVARO GARCÍA: Separado. Tiene dos hijos. Es del signo de Virgo. De chiquito quería ser pintor de paredes. Es hincha de Racing Club de Montevideo. ¿Una asignatura pendiente?  Muchas, por suerte.  ¿Una comida?  Un buen churrasco.  ¿Un libro?  Amor en los tiempos del cólera, de García Márquez.  ¿Una película?  Los sospechosos de siempre.  ¿Un hobby?  El fútbol.  ¿Qué le gusta de la gente?  Cuando se entusiasma.  ¿Qué no le gusta de la gente?  Cuando prioriza cosas menores pudiendo priorizar cosas más grandes para generar grandes cosas colectivas.

PERFIL DE ÁLVARO GARCÍA: Separado. Tiene dos hijos. Es del signo de Virgo. De chiquito quería ser pintor de paredes. Es hincha de Racing Club de Montevideo. ¿Una asignatura pendiente? Muchas, por suerte. ¿Una comida? Un buen churrasco. ¿Un libro? Amor en los tiempos del cólera, de García Márquez. ¿Una película? Los sospechosos de siempre. ¿Un hobby? El fútbol. ¿Qué le gusta de la gente? Cuando se entusiasma. ¿Qué no le gusta de la gente? Cuando prioriza cosas menores pudiendo priorizar cosas más grandes para generar grandes cosas colectivas.

Entonces, en aquel momento se acusó al Plan de Emergencia de asistencialista, y dijeron “de esto no se va a salir más”, y se salió con otros planes de trabajo como “Uruguay Trabaja” y otros programas. Ahora, lo que sigue existiendo y van a seguir existiendo son las asignaciones familiares.

- El empleo y el desempleo se miden en base a lo que es la Población Económicamente Activa (PEA), o sea, la gente que busca empleo. La gente que no busca empleo no se incluye dentro de la PEA, por tanto tampoco figurará como desempleada. Así que la gente que está bajo los beneficios del MIDES están por fuera de la medición del desempleo…

– Porque no buscan empleo.

– Exacto, ahora, si se les retirara los beneficios del MIDES los obligaría a buscar trabajo y ahí la cifra del desempleo se dispararía para arriba.

Sí, sí, pero capaz que la consecuencia no sea esa. En las políticas públicas hay que tener mucho cuidado con las consecuencias que hay, capaz que se le quita una asignación familiar a una familia y el resultado no es que salga a buscar empleo, capaz que el resultado es que salga a delinquir más todavía. Entonces ahí hay problemas, eso es delicado, no es fácil. Pero lo que está pasando, y usted tiene toda la razón, es que esa masa de gente que antes no declaraba que querían trabajar, hoy está empezando a decir que quiere trabajar porque está aumentando -y eso creo que es un factor muy positivo- la cantidad que manifiesta que quiere tener un empleo. Pese a lo que le decía, el 6.3% es el nivel de desocupación actual, es casi un desempleo estructural.

Uno de los factores que puede haber de ayudar a que Uruguay no tenga las restricciones al empleo es esa, que gente que hoy manifiesta que quiere trabajar, empiece a hacerlo y pueda incorporarse. Otra es la inmigración, ya sea de uruguayos que ha cambiado el flujo histórico de décadas que los uruguayos se iban más de los que volvían…

- También digamos que eso se debe en gran parte a que están siendo expulsados de España, por ejemplo, debido a la crisis internacional.

– Bueno, podrá ser por muchísimas causas, pero el hecho es que vuelven. España habrá hecho las cosas como las hizo, pero nosotros somos responsables por lo que hicimos nosotros.

- ¿Y cómo resuelve entonces Uruguay el caso de los uruguayos que están volviendo?

– Y tiene que tratar de establecer los mejores mecanismos para resolverlo. Ahí hay dificultades también porque hay gente que viene con muchísimos años, con un determinado status de vida. No le estoy diciendo que sea fácil…

- Hay problemas con una franja de edad que va de los 40 a los 60 años que por reestructura de la empresa o comercio, quedan sin empleo y no pueden completar una causal jubilatoria. Incluso el propio Estado cuando hace llamados para empleo tiene como requisito tener hasta 35 años de edad. Es otro de los problemas que deberá encarar un próximo gobierno.

– Me pregunto, ¿cuánta gente es realmente hoy en día la que está en esa situación? En alguno de esos grupos, sea en el del 6.3% de desempleo o de los que no buscan empleo, por ahí debe estar…

- O también puede estar dentro del subempleo, como es el caso de retirados policiales o militares que ingresan a empresas de seguridad con bajos sueldos.

– Sí, ahí las empresas de seguridad también podrían pagar un poquito más y mejorar a su gente, ¿no? Por eso, una de las políticas que se estableció a partir de 2005 fueron los Consejos de Salarios, para que no existiera ese tipo de cuestiones. De hecho, los Consejos de Salarios aumentaron los salarios de tal manera que fueron uno de los principales tractores para la mejora del poder adquisitivo de la gente.

- La precandidata presidencial Constanza Moreira criticó al gobierno por no tener una política de desarrollo y de infraestructura.

– Primero, 10 años del país creciendo al 6% de promedio anual hay un ritmo necesario de infraestructura que con el déficit de infraestructura que tenía este país implica que aún habiendo construido los últimos años valores de infraestructura muy superiores a los que se hacía antes, hay rezagos. O sea, no estamos en un país que está estancado, estamos en un país que está creciendo. Por ejemplo, el tema de la energía. En los 15 años anteriores, de 1990 al 2005 el país no invirtió un solo peso en generación eléctrica. Un país que va a crecer es imposible que no esté todo tiempo pensando en hacer crecer su matriz energética. Hoy en día Uruguay tiene una política de energía que es una política de Estado, y ahí creo que Tirios y Troyanos, gobierno y oposición, están contestes porque hubo algunas reuniones al principio del gobierno de Mujica que así lo avalaron, pero además la política ha sido desde la Dirección de Energía fuertemente en el sentido de tener una visión a largo plazo, y se planifica, se sabe cuáles van a ser las necesidades con ese crecimiento económico para sostenerlo, no hemos tenido dificultades de energía por ejemplo…

- Perdón, han habido cortes de luz en todo el país.

– Cortes de luz puede haber habido por múltiples razones, pero a lo que me refiero es que nadie ha dejado de trabajar o de llevar adelante un emprendimiento o de establecerse en determinado lugar porque haya habido problemas de energía, como si pasa en otros lugares del mundo.

- Si el Frente Amplio se ajusta a un único programa de gobierno, que ambos precandidatos presidenciales se han comprometido a cumplir en caso de ser gobierno, ¿entonces da lo mismo que el presidente sea Tabaré Vázquez o Constanza Moreira?

– Bueno, las improntas de los presidentes son distintas. No ha sido lo mismo la impronta del presidente Mujica que la impronta del presidente Tabaré Vázquez. Son características diferentes, creo que ni siquiera necesito poner ejemplos. O sea que de hecho no es lo mismo una personalidad que otra. Lo que sí es lo mismo es que el FA es una coalición que siempre ha ido atrás de un programa de gobierno único, y eso es irrefutable. El programa de gobierno obviamente es un programa que tiene grandes titulares, después de eso hay que ir bajando al piso pero los grandes titulares son carreteras que no te permiten salir de esa carretera, dentro de esa carretera podés ir por un carril o por otro, pero dentro de esa gran orientación que es el programa.

- ¿Y usted prefiere a Tabaré Vázquez para que vaya por esa carretera?

– Yo prefiero a Tabaré Vázquez sinceramente porque Tabaré Vázquez tiene amplísima experiencia de gobierno, ha sido un presidente sumamente exitoso, hoy en día estamos arriba de 600 mil ceibalitas…

- Desde esa óptica Constanza Moreira nunca ha sido presidenta como para poder comparar…

– No, si, muy bien, no la juzgo para nada. Yo le hablo de por qué me parece que Tabaré Vázquez dentro del FA y afuera del FA es la mejor persona para dirigir este período que viene de gobierno.