En Montevideo aplicarán una multa de $ 1.660 a quienes no levanten la caca de su perro

La Intendencia de Montevideo (IMM) comenzará este fin de semana una campaña por la tenencia responsable de animales en la ciudad, que comprende la advertencia y luego fiscalización por no usar correa o bozal en el caso que corresponda, por no retirar los residuos o por invadir espacios de plazas y parques destinados a juegos infantiles, se informó a Subrayado. Las multas por infringir esas disposiciones van desde $ 1.661 a $ 4.153.
El control comenzará en los municipios B (Centro, Ciudad Vieja, Cordón) y CH (Pocitos, Punta Carretas, Buceo), desde donde la comuna recibe la mayor cantidad de denuncias o quejas sobre perros que andan sueltos en plazas o parques, o porque sus dueños no levantan los desechos. Luego, la fiscalización se extenderá a otros barrios de la ciudad, donde los municipios identifiquen los lugares conflictivos. Según datos estimados por la Comisión Nacional de Zoonosis, en Montevideo hay unos 600 mil perros, y 9 de cada 10 de los que habitualmente están en la calle, tienen dueño.
Según explicó El Observador el prosecretario de la Intendencia, Christian di Candia, luego de un periodo de 10 días de enseñanza y comunicación, se comenzará a aplicar las multas correspondientes. La normativa departamental establece que “la permanencia de perros en los espacios públicos” solo se permite bajo ciertas condiciones, que son “retirar los residuos o materias”; emplear collar o bozal; y hacerlo en los lugares “reservados para la permanencia y paseo de animales domésticos”.
Las multas por infringir las disposiciones de la tenecia responsable de perros en el espacio público van desde $ 1.661 a $ 4.153
La multa más leve por contravenir estas disposiciones es de 2 unidades reajustables ($ 1.661), y es la que rige para las personas que no recojan la caca de sus perros, que se ha vuelto moneda corriente en las veredas de algunos barrios. Por llevar el perro en la vía pública sin usar un collar, o para quienes adiestren sus animales en “plazas, parques, playas o cualquier otro lugar de uso público, no habilitado a tales efectos”, la multa asciende a 3 unidades reajustables, unos $2.492.
La pena máxima está dada para quien ingrese con su perro a lugares reservados para juegos infantiles tanto en parques como en paseos, y va de 3 a 5 unidades reajustables.
Veredas y rambla
Entre semana, explicó Di Candia, el control se enfocará en la vereda como espacio público; luego, los fines de semana, se hará hincapié en parques, ramblas y plazas. Para ello la Intendencia dispondrá de 15 equipos de dos operadores ambientales cada uno.
“La idea es hacer un operativo de shock fuerte y a partir de noviembre habrá una inspección menor pero constante”, afirmó el prosecretario de la IMM. Cada cierto tiempo se realizarán además operativos sorpresa.
Durante la primera etapa, que tendrá como objetivo la comunicación de las acciones y de la normativa, los inspectores entregarán bolsas para que los vecinos retiren los residuos.
Di Candia advirtió sin embargo que no está en los planes de la comuna poner dispensadores de bolsas -una estrategia ciudadana que se ha replicado en algunos barrios- ya que se apunta a que los ciudadanos se hagan responsables de las acciones de sus mascotas.