“En Salto la mayoría son atletas; pero no son jugadores de fútbol”

 El mediodía de Roberto Mezza en EL PUEBLO

-No se te ve tanto en el fútbol los domingos.
“Es que salvo algún partido especial, es cierto, no voy”.
-¿No es prioridad?
“No. La prioridad es la familia. Estar con los míos. Pero además, no me atrae”.
-¿Qué no te atrae?
“El fútbol que se ve en Salto. Aunque en mi caso, esto no viene de ahora. Fíjense en la estadística de Deportivo Artigas en 1991, los últimos partidos. Cuatro, cinco y seis goles cada 90 minutos. Por eso al año siguiente, la mayoría no nos jugó. Ese Deportivo era un equipazo. Ese fútbol me gustaba. Pero lo cierto es que en los últimos tiempos, muchas cosas fueron cambiando”.
-¿Por ejemplo?
“En Salto, la mayoría son atletas, pero no son jugadores de fútbol. Por eso es que a veces cuesta reconocer un plan de juego. Se corre y se corre, ¿de acuerdo?… ¿pero cuál es la idea? Partiendo de esa base, hay cosas que no me gustan. Y como no me gustan, no voy”.
-Te cuesta entender.
“No entiendo cómo se puede atacar con dos jugadores. Porque se dice: los demás llegan y se suman. Pero uno se pregunta: ¿cómo llegan?, ¿todos saben llegar? Pero además, aquí parece que si no hay pelotazo, no hay partido. Se le bombea una pelota al tipo que está solo y no tendrá manera de ganarle a una superioridad numérica de los que defienden. Por eso, es que hay pocos goles”.
Pasó los 50 años. Y tantos años, con el gol siempre. Codo con codo.
La historia no desmentirá nunca aquel vicio ejecutor de ROBERTO MEZZA contra los palos rivales. Vocación a fuego.
En los equipos que jugó en el medio. En las selecciones. En Progreso de Montevideo en la segunda mitad de la década de los 80. Ahora, esta condición de Director Técnico. Es el mando de Peñarol, “al que hay que sacarlo de la “C” y ese es el fin”.
El mediodía de la víspera con Roberto en EL PUEBLO, no es solo la mira en oro y negro. Es el fútbol que va y que viene. Por toda la cancha. Con el ayer que aletea y el presente que suele llamar. Ahí anda llamando. Siente esa ocurrencia.
“OTRAS QUE NO CONDUCEN A NADA”
“A veces uno se sorprende en esto del fútbol salteño, porque cada vez tenemos menos delanteros de punta o quienes juegan por las bandas, para que el desborde surja. En Ferro yo jugaba con el “Pantera” Pintos y el “Yita” Lechini. Volaban los dos, y aparecían espacios siempre. Ellos, bien por la raya. O sea, todo se simplificaba. Uno lo que ve ahora, es la ausencia de variantes o insistir con otras que no conducen a nada. ¿Cuántos partidos son vistosos para los ojos de la gente, si los errores cada vez dominan más?”
-¿Por qué sos el Director Técnico de Peñarol?
“Toda mi familia fue teniendo que ver en el tiempo con Peñarol. Mi tío abuelo, Alcides Pérez, mis tíos. De chico, el fútbol pasaba a través de lo que uno veía en Ferro, Peñarol y Parque Solari, los clubes del barrio. Orestes Rolfo me pidió sumarme y aquí estoy”.
-¿Hacés lo que podés o lo que podés termina siendo válido?
“Practicamos martes, miércoles y jueves. Los miércoles, siempre fútbol. Tenemos la cancha y eso es lo bueno. Pero tampoco podemos exigir tanto”.
-¿Tanto?
“Hay jugadores en la “C” que superan los 30 años, muchos de ellos con trabajos a veces rudos y es un hecho que en la divisional los estímulos económicos no existen. Entonces, a la exigencia uno tiene que medirla”.
-Lo básico: vencer.
“Es un campeonato corto, por lo tanto que el equipo tenga la mayor eficacia posible y ganar. En el caso nuestro, de 9 puntos, tenemos 6. Eso importa. Meternos en la segunda rueda y después jugarnos el resto. En la “C” no se puede hablar de procesos o de planificaciones. Ser prácticos y buscar vencer, para sumar. Estamos en esa línea”.
-Y seguro que tenés algún molde táctico a mano.
“Trato de insistir con el 4-3-3. Aunque si el rival se maneja con cuatro volantes, tengo que bajar uno, porque entonces me ganan en la posesión de la pelota”.
-Ascender a Peñarol.
“Ese es el fin”.
-Por ahora venís bien, si de cuestiones anímicas con Peñarol se trata.
“Es cierto. Por ahora vengo bien”.
-Y si algo no te llegase a gustar y no es modificable, ¿qué haces?
“Me voy. No lo pienso dos veces”.
-Pegas el portazo.
“No quedará otra. Me pasó en Deportivo Artigas en el 2004. Cuando algo me parece que no es justo ni está bien, sé lo que tengo que hacer”.
-¿Qué no te bancas?
“La injusticia. Pero también la ausencia de voluntad para intentar lo mejor. Si no hay voluntad no cuenten conmigo. Esto es así o así. No queda otra”.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

“Los propios jugadores vendían el espectáculo”

“Uno anda en la calle y siempre el fútbol es un tema para hablarlo, o analizarlo. Siempre se coincide en que ha bajado el nivel individual, la categoría técnica incluso. En los años 80 por ejemplo, uno se topaba con Salto Uruguay y Deportivo Artigas, tenían flor de equipo cualquiera de los dos. De un lado y del otro. Pero además, a esos jugadores la gente los conocía, sabía de quienes se trataba. Entonces, los propios jugadores vendían el espectáculo. La sola presencia de ello, generaba la atracción. Y eso no me digan que no ha cambiado. Pregunto si en el medio, hay jugadores que se asemejen a Julio Luccini, al “Toto” Suárez, al “Mocho” León, al “Piti” Falcioni o ese Cerro al que enfrentamos en el año 90, con Argüello, el “Pato” Ocampo, Bicker, Albarenque, Repetti… Con Deportivo le ganamos 3 a 2 sobre el final, pero porque Deportivo Artigas mandaba fútbol por todos lados. Después de enfrentar a Cerro, varios jugadores de los dos equipos terminamos compartiendo parte de la noche en un carrito. Siempre digo que en el fútbol se perdió el valor humano. Ahora se buscan afuera de una cancha para pelearse a trompadas. Nosotros compartíamos y sentíamos al fútbol de otra manera”.

“Dirigen porque saben”

“Hice el curso de Director Técnico, porque me interesaba aprender algo más. Por ejemplo de Sicología, Biología, Psicomotricidad. Pero no porque tenga un gran convencimiento en un curso. Aquí en Salto hay quienes no fueron técnicos recibidos en su momento, pero dirigen porque saben. Ahí están los casos de Ramón Rivas y el “Gringo” Cavani. Y claro que el hecho de haber sido jugador, no deja de ser importante. Uno pasa a conocer las mañas, porque uno las tuvo. Comentaba que hay injusticias que no banco, pero tampoco el hecho de estar dando explicación por un cambio o que te miren con cara fea ante una decisión o que te puteen.  Eso ya. No quiero, ni me gusta y tampoco estoy dispuesto. Prefiero quedarme con lo otro del fútbol. Los afectos de tantos años o el reencuentro que nunca falta. Nos pasa con aquel plantel de Deportivo Artigas. Nos juntamos todos, dos veces por año, pero siempre estamos en comunicación. Cuando a alguno le pasa algo o necesitamos una mano, ahí está el grupo que responde. Al “Negro” Racedo (Hébert, el DT de Deportivo Artigas en aquellos años 90), se le quemó la casa  y la ayuda no faltó. O sea, no nos junta solo una cena de camaradería, nos junta también, la solidaridad. Siempre rescato del fútbol tantas amistades y un hermano de la vida, como el “Gringo” Cavani”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...