“En Uruguay es bastante complicado trabajar solo de escritor”

Diego Moraes es un escritor salteño que más allá de su joven edad, ya ha escrito o coescrito historias que pasaron por la televisión en el popular programa “Voces Anónimas”, así como también en su libro “Bestiario del Salto Oriental”.
Recientemente presentó en su ciudad natal el libro “Figari, el masón”.

- Tu último libro, “Figari, el masón”, que fue presentado recientemente en Salto, si bien es una edición nueva, es un trabajo del año 2008. ¿Se trata de un relanzamiento de la obra?
– Si, la primera edición es del 2008, se publicó por Editorial Arca. La historia es así, la Gran Logia organiza anualmente una serie de concursos literarios, con el objetivo de difundir la trayectoria que han tenido diferentes personalidades vinculadas con la masonería uruguaya en la cultura del país.
Entonces, todos los años se organiza un concurso sobre una personalidad diferente.

Perfil de:  Diego Moraes Soltero. Es del signo de Piscis. De chiquito quería ser buzo, "hasta ahora tengo ganas de hacer algún curso de buceo". Es hincha de Peñarol, "a full".   ¿Una asignatura pendiente? Conocer un poco más el mundo, me gusta mucho viajar.  ¿Una comida? El budín de coco que hace mi abuela. ¿Un libro? Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll.  ¿Una película? "Pi" de Darren Aronofsky.   ¿Un hobby? Jugar al fútbol 5 con los amigos.  ¿Qué música escucha? Particularmente me gustan las letras del rock en español.  ¿Qué le gusta de la gente? La variedad, conocer gente nueva.  ¿Qué no le gusta de la gente? La intolerancia.

Perfil de:
Diego Moraes
Soltero. Es del signo de Piscis. De chiquito quería ser buzo, “hasta ahora tengo ganas de hacer algún curso de buceo”. Es hincha de Peñarol, “a full”.
¿Una asignatura pendiente? Conocer un poco más el mundo, me gusta mucho viajar.
¿Una comida? El budín de coco que hace mi abuela. ¿Un libro? Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll.
¿Una película? “Pi” de Darren Aronofsky.
¿Un hobby? Jugar al fútbol 5 con los amigos.
¿Qué música escucha? Particularmente me gustan las letras del rock en español.
¿Qué le gusta de la gente? La variedad, conocer gente nueva.
¿Qué no le gusta de la gente? La intolerancia.

El primero que se hizo fue sobre Garibaldi en el 2007. Se trata de concursos abiertos, se podía presentar cualquiera.
Yo me presenté a la segunda edición que fue éste, sobre Figari. Gané el concurso y estaba adentro de las bases que el ensayo ganador se publicaba, y se publicó a través de Arca.

- ¿Por qué ha tenido mayor trascendencia esta nueva edición?
– Ese ya es un tema más de negocios editoriales.
Editorial Arca hizo una tirada bastante reducida, no tuvo buena distribución, tampoco tuvo muy buena prensa, y ese libro se agotó bastante rápido y durante pila de tiempo fue un libro que no se conseguía.
Pasó que ahora, la Gran Logia cambió el acuerdo original que tenía con Arca y ahora lo tiene con una nueva editorial, que es Ediciones B, que empieza a publicar los nuevos ensayos ganadores, porque esos certámenes se siguen haciendo, y reedita a su vez algunos trabajos anteriores que estaban agotados.
En el marco de ese acuerdo, fue que se reedita este trabajo, que bueno, lo traté como un relanzamiento porque si bien es una reedición del libro, aproveché para hacerle un montón de agregados, modificaciones, correcciones y demás. Como además no lo había ido a presentar a Salto, me pareció una buena idea aprovechar el relanzamiento para hacerlo directamente allá.

- Coincidió en el tiempo con otro libro que salió hace poco donde también se resalta la figura de Figari pero como abogado, del expresidente Sanguinetti.
– Sí. En realidad la figura de Figari está teniendo ahora como un relanzamiento.
Fijate que cuando publiqué mi ensayo en 2008, por ejemplo, no existía el Museo Figari, y hoy existe.
Vas al museo y no solo podés ver todas las pinturas de Figari sino que también tenés ahí todos los libros que publicó y un relato en imágenes y en texto de toda su trayectoria. Ahora existe también el premio Figari como para premiar a personalidades destacadas en el mundo de las artes plásticas.
El libro de Sanguinetti se llama “El doctor Figari”, que es un libro pionero en eso, en explorar otras facetas de la vida de Figari más allá de la pintura, que es lo que todo el mundo reconoce.

- Que es lo que se estudia desde las escuelas, sus clásicas pinturas del carnaval…
– Es como la imagen que la gente tiene en la cabeza sobre Figari. Si uno piensa en Figari es como que inmediatamente se lo asocia con el mundo de las artes plásticas, que es cierto, porque obviamente Figari fue un pintor destacado, pero en realidad Figari se dedicó a la pintura en los últimos diez años de su vida y como una distracción después de haber dejado toda una actividad vinculada con la filosofía, con la política, con el Derecho, con el periodismo también, de hecho, fundó un par de diarios de discusión de las ideas del Partido Colorado, al que él estaba vinculado.

Todo ese pasado, por diferentes motivos, que nunca vamos a saber muy bien cuál fue la razón, pero supongo que tiene que ver con esa especie de enfrentamiento que él tuvo con el viejo Batlle, nunca se llegó a destacar mucho la personalidad de Figari.
Y la gente se quedó entonces con eso, con las pinturas de negros, de bailes, de candombes, y ahora de a poquito, se está como tratando de revisar un poco ese pasado.
Recuerdo cuando hicimos la presentación de la primera edición en el Ateneo en Montevideo, donde dije que me llamaba la atención haber atravesado toda una educación secundaria y terciaria vinculada con las letras, y nunca nadie me habló una sola palabra de la obra de Figari, y eso no cambió hasta ahora. Si vas a los planes curriculares, si se nombra a Figari es solamente por su vinculación al mundo de las artes plásticas, o sea, no se conoce el pensamiento de Figari, siendo que el hombre tiene una cantidad infernal de libros.
De hecho, el libro “Arte, estética, ideal”, que es su libro de filosofía más conocido, es considerado por muchos el libro de filosofía más importante de la historia del Uruguay y cuando se publicó en su primera edición, fue en Francia, fue un bum en Europa, y en Uruguay pasó desapercibido.

- Más allá de la convocatoria a concurso en 2008 para escribir de Figari, ¿ya estabas atrapado desde antes por la personalidad de Figari?
– Si, si, ya lo venía leyendo, Figari me interesaba por el lado de la teoría del arte que él tiene, que es un planteamiento bastante interesante porque Figari tiene un desarrollo que vincula al arte con la técnica, que es algo bastante novedoso para la época.
Hoy de pronto hay algunos planteamientos que tratan de vincular esos aspectos pero en su momento, el mundo del arte y el mundo de la ciencia eran como campos totalmente separados, y Figari hace un planteo que trata de vincular a ambos, de cómo el desarrollo de los valores estéticos están vinculados con los valores éticos y filosóficos. Como me interesaba ese lado de Figari, ya lo venía leyendo con bastante intensidad.
En el medio de ese proceso, me enteré que Figari era masón, y escarbando un poco en el pensamiento masónico, empezando a leer y a interesarme también por esas cosas, surgieron a la luz vínculos y relaciones que para entender el pensamiento de Figari me parece bien interesante. Así que sí, yo había empezado a leer sobre Figari por otro lado, la vinculación con la obra de la masonería vino un poco después…

- Tienes unos cuantos trabajos literarios que tienen que ver con diversos temas, como por ejemplo, educación, crítica, filosofía. Sin embargo, la gente te asocia más con los relatos fantásticos, mitológicos, misterios. ¿Cómo te definirías como escritor?
– Lo que tienen esos temas es que fácilmente encasillan a los autores, no habla solo de mi caso personal. Los autores que generalmente se dedican a escribir ficción sobre relatos de misterio, sobrenaturales, leyendas urbanas, supersticiones, tienen la particularidad de que como son temas muy populares, enganchan mucho a la gente y encasillan a los autores.
Este trabajo, en realidad, el cambio más grande que tiene respecto a los otros libros, además de la temática, tiene que ver también con el género textual. O sea, los otros trabajos son de narrativa y este es un ensayo, y a mí personalmente el ensayo es un género que me gusta muchísimo. Si tuviera que definirme, tal vez me defina más como un ensayista que como un narrador.

- ¿Trabajas solo de escritor?
– No, no, tengo otro trabajo. En Uruguay es bastante complicado trabajar solo de escritor. Será por un tema de mercado, de proyección personal porque acá las cosas llevan mucho tiempo para consolidarte. Tengo otro trabajo hace pila de tiempo.
Ahora puntualmente estoy trabajando en AGESIC, que es una dependencia estatal de Presidencia relacionada con el mundo del gobierno digital. Yo trabajo concretamente en el área de comunicación institucional de AGESIC.

- ¿Ya estás pensando en el próximo libro?
– Si, ahora estoy trabajando en otro proyecto con Ediciones B y espero poder sacarlo en los próximos meses, es un libro de ensayos de pequeñas biografías de esoteristas del Río de la Plata. Es decir, de personalidades que se han dedicado al desarrollo de diferentes campos del esoterismo tanto en Montevideo como en Buenos Aires.
Es otro campo de estudio que está prácticamente virgen en Uruguay. En Argentina hay alguna cosa, pero también con bastante timidez.
Con este proyecto estoy bastante metido porque tenemos intenciones de presentarlo en la Feria del Libro, que va a ser por octubre, así que ya estoy como en los últimos plazos de entrega de los textos para empezar ya con toda la parte de corrección, diseño, impresión y todo eso.
También estoy trabajando con la gente de “Voces Anónimas” en un nuevo libro que va a salir con el ciclo televisivo, pero eso está un poco lento porque en realidad no tenemos una fecha confirmada de la salida del programa. Normalmente el canal te avisa quince días antes de salir (risas).

- ¿Vos elegís el tema para escribir o el tema te elige a vos?
– Pah, ¿viste cómo funcionan estas cosas? Una lectura te va llevando a otra, es como una cadena de eslabones.
Siempre que vas a un libro, te lleva a otro, y un tema te lleva a otro también.
En este caso puntual, con la temática del esoterismo, podría llegar a decirte que es un tema que surgió un poco espontáneamente, no era algo que yo hubiese pensado hace un tiempo tener el interés de investigar.
Pero bueno, surgió la posibilidad de estudiar el esoterismo masónico y surgió este libro sobre Figari, y luego investigando voluntariamente un poco más sobre eso, ahora me embarco en un proyecto de escribir sobre otros esoteristas del Río de la Plata. O sea, hay como un juego de doble vía. Es decir, los temas aparecen en la medida que vas profundizando.

- Ese libro con el que sueñas escribir, ¿ya lo escribiste o aún está por llegar?
– (Se ríe) No lo sé, no tengo idea. Siempre trato que el libro nuevo que salga sea mejor que el anterior, o por lo menos esa es la expectativa cuando te ponés a escribir.
De todos modos aclaro que no tengo ningún afán de trascendencia ni nada por el estilo.
Mi interés al escribir estos trabajos no es para ser recordado en el futuro, solo es una manifestación un poco natural de mi vocación y de las cosas que me gustan hacer, trato más de disfrutar del proceso de las cosas que van surgiendo en el presente que pensar en una trascendencia futura.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...