Enero de estrenos en Salto con “Jumanji: en la selva”, “La rueda de la maravilla” de Woody Allen y “El gran showman” de Hugh Jackman

JUMANJI 2
Lo ideal hubiese sido poder ver en esta secuela a Robin Williams y a los demás actores que hicieron un clásico de la primer Jumanji (1995), pero pasaron más de 22 años y Williams falleció.
De todas formas, los productores de esta nueva entrega le encontraron la vuelta argumental y armaron un buen grupo de actores y amigos donde se nota la chispa y la química entre ellos.jumanji
Siempre nos quedó la duda de cómo era vivir (o sobrevivir) en las tierras inhóspitas de Jumanji, como debió hacer Alan Parrish (Williams) a la edad de 12 años. Hubo una serie animada bastante rudimentaria que trató de contestarnos esa pregunta, pero era demasiado infantil y pesada, que no tuvo éxito.
22 años después, vuelve Jumanji, adaptado a estos tiempos modernos, donde cuatro adolescentes se introducen en esta nueva aventura, ahora a partir de un videojuego que sirve como un portal a través del espacio-tiempo que da respuesta a aquella pregunta.
Absorbidos por el mundo de Jumanji, un juego que no se puede abandonar hasta que acaba la partida, los jóvenes se enfrentarán a rinocerontes, mambas negras y una infinita variedad de trampas de la selva, entre otros desafíos.
En este juego, el tímido Spencer (Alex Wolff) será un conquistador musculoso (Dwayne Johnson), el deportista Fridge (Ser’Darius Blain) será un diminuto Einstein (Kevin Hart), la chica de moda Bethany (Madison Iseman) será un profesor sabelotodo (Jack Black), y la torpe Martha (Morgan Turner) se convertirá en una guerrera amazona (Karen Gillan). Juntos tendrán que jugar para volver al planeta Tierra y seguir con sus vidas.
LA RUEDA DE LA MARAVILLA
Según recuerda la periodista de La Nación, Paula Vázquez, en el comienzo de “Annie Hall”, Alvy Singer -uno de los La-rueda-de-la-maravillatantos álter ego de Woody Allen- comparte algunos recuerdos de su temprana infancia. «Mi analista dice que exagero, pero les juro que crecí bajo la montaña rusa de Coney Island, en Brooklyn. Tal vez ello fue lo que provocó que tuviera una personalidad tan nerviosa». La voz en off, con ese inconfundible acento neoyorquino, se imprime sobre la imagen de un niño pelirrojo que intenta tomar la sopa mientras el plato, y la casa entera, se sacuden al ritmo del parque de diversiones.
Pasaron cincuenta años desde el estreno de aquella película y hacía tiempo que Allen no filmaba una historia tan autobiográfica.
En “La rueda de la maravilla” también hay un niño pelirrojo que vive en un parque de diversiones, también estamos en los años 50 en pleno Brooklyn, y también el mundo de los adultos resulta un compendio de fracasos, mezquindades y fabulaciones.
Aquí el narrador es Mickey (Justin Timberlake ), un bañero con aspiraciones de dramaturgo que sueña con ser Eugene O’Neill y enamora a la frustrada Ginny, ex actriz y mal casada camarera, que pena sus frustraciones en ese verano de ensueño en el que realidad y representación han perdido sus límites.
EL GRAN SHOWMAN
P.T. Barnum, creador del espectáculo que a la postre generó el circo “Ringling Bros. and Barnum & Bailey”, no fue un mago, pero a ojos del actor Hugh Jackman, sí lo parecía, para quien además fue una persona tocado por algo especial, el gran showmanadelantado a su época, como Steve Jobs. Tenía, además, un entusiasmo y una voluntad inquebrantable. “El gran showman” es un musical biográfico sobre P.T. Barnum, que tuvo un costo de producción de 84 millones de dólares, se estrenó ayer en Salto y ya está nominada a tres Globos de Oro en las categorías de mejor musical, mejor actor y mejor canción original por el tema “This is me”.
SINOPSIS. Barnum (Jackman), hijo de un padre pobre, es un soñador que no se contenta con el mundo que tiene frente a sí. Tras llevar una vida con empleos miserables junto con su esposa (Michelle Williams), decide engañar a un banco e invertir en un espectáculo muy lejano al teatro pomposo del Nueva York del siglo XIX.
Así arma un show inédito con individuos especiales que la sociedad veía como malditos, tipo una mujer barbuda, un enano, una albina, alguien con hipertricosis (conocido también como el síndrome del hombre lobo).
Esta película es una buena oportunidad para ver al ex Wolverine en un tipo de papel que hasta entonces solo se animaba a hacer en el teatro, aunque ya mostró la hilacha como buen cantante en “Los miserables” (2012).







El tiempo

Ediciones anteriores

abril 2018
L M X J V S D
« mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

  • Otras Noticias...