- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Enfermedades respiratorias

Con el Dr. Ricardo Scaparoni. Médico Pediatra

Muchas veces en esta época del año, comienzan los niños con algún tipo de afecciones, dado que cambian las estaciones.
Pero además, debemos tener en cuenta que pronto llegan temperaturas muy bajas, donde tendremos que extremar los cuidados para tratar de protegerlos y si aparece un problema respiratorio, intentar eliminarlo con un buen tratamiento.
Dialogamos con el Dr. Ricardo Scaparoni, quien hoy nos acompaña, quien nos manifestó que los cuidados siempre hay que tenerlos. Pero deben ser mayores aún en aquellos niños que cuentan con el primer mes de vida y por supuesto, durante los meses siguientes, por la mayor disposición a adquirir algún tipo de virus.

Dr. Ricardo Scaparoni y sus nietos Lautaro y Felipe [1]

Dr. Ricardo Scaparoni y sus nietos Lautaro y Felipe

“Luego del año, el niño va adquiriendo mejores defensas en el organismo” nos explica.
“Cuando el niño comienza con problemas respiratorios, son fundamentalmente de la parte bronquial y pulmonar.
¿Cómo podemos diferenciarlas?
Puede afectarlo entre otras bronquitis o bronco espasmo, dentro de las más comunes.
Bronquitis: es la inflamación bronquial de los grandes, medianos o pequeños bronquios.
Broncoespasmo: es cuando el bronquio se obstruye, pudiendo existir una hiperreactividad del bronquio.
Eso quiere decir que hace que este se contraiga y se cierre la luz del bronquio, disminuyendo la cantidad de aire, al respirar.
Por ese motivo, es que necesita medicación, para que abra la musculatura del bronquio.
En el lactante, el bronco espasmo, es lo que se le llama bronquiolitis. Por eso se le llama: El asma del lactante.
Y en el niño mayor, se le llama asma.
¿Podemos decir que broncoespasmo, es el comienzo del asma?
En el niño bebé, dijimos que es una bronquiolitis.
Cuando el niño es más grande, es broncoespasmo. Lo que produce la enfermedad de asma.
En cuanto a la diferencia, hablando de lo pulmonar, se encuentra por un lado el bronquio, rodeado de tejido. Y muchas veces, si se afecta este, se produce la neumonía pulmonar (nombre científico).
Lo que comúnmente le llamamos congestión.
Muchas veces también la neumonía puede ir acompañado de broncoespasmo, de bronquitis.
¿En que parte del pulmón comienza la infección?
En diferentes partes del órgano.
Así como también, puede afectar un solo pulmón.
Normalmente, en mayor porcentaje afecta uno, pero se puede dar la situación de que afecte a los dos.
Incluso puede empezar con el problema en un pulmón y luego pasa al otro.
Normalmente, son procesos basales (en la base del pulmón), pero puede aparecer en la parte media o superior, además.
Puede derivar en una bronconeumonía, o puede comenzar con una neumonía.
¿Es siempre el niño tratado a tiempo?
Sí, pero de no ser tomada la situación a tiempo, puede tomar todo el pulmón afectado, o pasar de un pulmón al otro.
La mayoría de las veces cuando se la ubica por los síntomas, se localiza, se actúa rápido.
Y no todas las neumonías afectan todo el pulmón. Ni quiere decir que porque tenga una neumonía, estén los dos pulmones afectados.
Pero por lo general, cuando se da a conocer la enfermedad es en un sector que se puede perfectamente controlar.
¿Cómo se manifiesta en un bebé de 0 a dos años?
De varias maneras.
Porque puede incluso haber nacido con neumopatía, que en esos casos, se llama neumonía connatal.
Puede ser que se manifieste
*por fiebre alta de golpe
*decaimiento
*rechazo al alimento
*cambio de carácter
*puede tener tos
*cuadro respiratorio
Siempre manifiesto, que no existe un principio de congestión. Es congestión, o de lo contrario, no lo es.
Y lo mismo pasa con el asma.
¿Qué medidas toma el facultativo frente al cuadro del niño?
En primer lugar, cuando dudamos de qué es lo que está el niño presentando, gracias a Dios que tenemos los Rayos X, que son bien efectivos y se pueden usar en cualquier momento.
No como antes, que era mucho más difícil, diagnosticarlo.
En el caso de una congestión, lo único que lo deja seguro de un diagnóstico a un médico, es una placa.
Si está con signos de “alarma”, una radiografía de tórax.
Este estudio facilita mucho, porque en tres minutos ya nos informa.
¿Qué se aprecia en la radiografía?
En caso de broncoespasmo, no se puede identificar, generalmente.
Lo que se puede apreciar es en caso de que sea congestión. Podemos ver dentro del pulmón que aparece oscuro, como una imagen un poco más clara, mas radio lúcido, que significa que está presente la congestión.
Y también se puede ver si es una patología viral, llamadas condensantes, o no.
¿Son enfermedades contagiantes?
Si es broncoespasmo, asma, no existe el contagio.
En caso de que sea una neumonía, sí existe la posibilidad de contagio.
Porque el broncoespasmo es un proceso reactivo frente a un alérgeno (alergia). No necesariamente tiene que haber una bacteria para que se produzca, y ello no transmite.
Pero en caso de neumonía, puede ser producto de una infección. Ya sea viral o bacteriana.
O sea que en caso de que tenga por ejemplo niños en la casa o alguna persona que en su organismo se manifiesten defensas bajas, tome las precauciones que corresponden, cuando hay niños de la misma edad.
No es que lo haya que aislar, pero tratar de no hacerlos dormir juntos, por ejemplo.
Hay que tener determinados cuidados. Por ejemplo en la escuela, sin ánimo de crear pánico, si la mamá lo ve con tos, con o sin secreciones o algo más que le llame la atención, que no lo mande, por las dudas, para que si llegara a tener congestión, no contagie a algún otro niño.
¿Puede al año, volver a repetirle en caso de congestión?
No. Escucho muchas veces decir, que como tuvo ese año, al año siguiente le puede volver a repetir, o a quedar predispuesto/a. No es así.
Es solamente un dicho popular.
Se puede curar perfectamente y nunca más volver a adquirirla.
¿Cómo es un tratamiento?
Según el informe clínico del niño.
Viene de frente a una placa y observando al niño, de su aspecto general, podemos realizar una evaluación.
Su frecuencia respiratoria, cuánto satura de oxígeno.
Cuánto tiene de fiebre, si tolera la alimentación. Si ha tiene aporte de líquido, si vomita.
Es muy importante el aporte que tenga: más que la importancia de lo que ingiera, el líquido que logra beber.
Porque más allá de que el organismo lo necesite, por todo lo que ese niño pierde con la fiebre, la tos, el vómito, etc.
Y luego hay que evaluar la psiquis del niño, cómo está su estado anímico, si esta adormilado.
Por ello, hay niños que se le deja con un tratamiento en la casa, pero con un seguimiento y concurrimos a verlo cada tantas horas, para seguir su evaluación.
Como también, están los otros que necesariamente tienen que quedar internados, porque hace dias que vienen con ese proceso.
Además otra cosa a tener en cuenta es su edad.
Un recién nacido o con muy poquitos días, son derivados a una internación directa.
¿Cuidados a tener en cuenta?
En el caso del asma, todos los niños de más de dos años y adolescentes que la padezcan, el deporte es un complemento del tratamiento de la enfermedad. Debe poder practicar el deporte que más le guste, respetando algunas reglas, salvo aquellos que sufren una molestia grave.
Es necesario adaptar la intensidad del esfuerzo, al grado de gravedad del asma y elegir un deporte que provoque pocas molestias respiratorias.
Algunos campeones olímpicos son asmáticos.
Consejos a seguir para el deporte si existe el asma:
*En lo posible, realizar actividades en el deporte, que exijan menos de cinco minutos de esfuerzos continuos.
*Evitar la ingesta abundante de alimentos, antes del deporte.
*Evitar la práctica deportiva si se encuentra con falta de aire, sibilancias, tos seca, o infección respiratoria.
*Realizar un precalentamiento prolongado.
*Desobstruir la fosa nasal, previamente al ejercicio.
*Enfriamiento físico gradual, al finalizar la actividad.
*Tener siempre en el bolsillo un bronco dilatador, para inhalar en caso de molestia respiratoria y no esperar para utilizarlo.
¿Qué deporte elegir?
La natación es un deporte muy recomendado que permite una reducción respiratoria y desarrolla la musculatura torácica.
Hay que ser prudente en el tiempo frío y seco. Y en la primavera en caso de pico de polen, para aquellos que son alérgicos al mismo.
En caso de neumonía o congestión:
Tendrá el niño, guiado por la mamá, que respetar las indicaciones del médico, ya que se realizará un tratamiento con antibióticos, como sucede en algunos casos con problemas de enfermedades respiratorias”.
Mary Olivera