Entraron a los tiros y le robaron a los clientes de la Pizzería 2000

Entraron a los tiros y le robaron a los clientes de la Pizzería 2000

PURA VIOLENCIA

La Policía no había podido dar hasta anoche con los autores del violento asalto armado ocurrido el fin de semana en la Pizzería 2000. Los delincuentes ingresaron dando un disparo al techo y le robaron a los clientes. Amenazaron a los empleados del lugar y luego se dieron a la fuga. Llegaron varios patrulleros al lugar y uno salió atrás de ellos pero los perdieron en el camino. La violencia con la que actúan los asaltantes tiene nerviosos y paranoicos a los trabajadores que sin recibir contención alguna del Estado ni comunicación con el
PIT -CNT por lo vivido, siguen cumpliendo su labor.

“Paranoicos y nerviosos”, así trabajaban ayer en la Pizzería 2000, asaltada el sábado por delincuentes.

“Están dispuestos a todo, es tremendo esto. Yo estoy paranoico ya, veo a uno de casco y me pongo nervioso”, dijo a casi 24 horas de lo ocurrido un empleado de la reconocida Pizzería 2000, ubicada en la esquina de Blandengues y 19 de Abril, que en la medianoche del sábado fue copada por dos violentos delincuentes que ingresaron a los tiros con armas de fuego.
Fueron dos los disparos que efectuaron hacia el techo. “Hoy (por ayer domingo) vinieron varias veces los de la Policía porque los dos tiros están incrustados en el techo y están sacando muestras, pero es tremendo lo que pasó. Nunca me imaginé que algo así podía ocurrir, siempre hay mucha gente acá, hay un sereno afuera, hay gente por todos lados, no sé, no salimos del shock todavía porque lo que vivimos fue algo muy feo”, dijo el joven trabajador.
Los mismos no están recibiendo más que preguntas de parte de los investigadores para saber cómo ocurrió todo, cuando entraron al lugar, qué decían y cuánto se llevaron. No recibieron contención de ningún tipo, ni tampoco respaldo alguno del Estado que no ofrece respuestas a las víctimas del delito como una atención psicológica por ejemplo. Nada, ayer, seguían trabajando.
“Dicen que los vieron pasar dos o tres veces por el lugar, eran cuatro tipos en dos motos, las mismas eran oscuras y no tenían matrícula, pasaron varias veces mirando para acá. De buenas a primeras entraron dos de ellos y los otros los esperaron afuera en las motos. Cuando entraron efectuaron un disparo al techo, todos quedaron duros, quietos, no entendían nada, los pobres mozos quedaron parados frente a frente con ellos y los clientes se asustaron”, expresaron fuentes del lugar a este diario.
El empleado estaba del otro lado de la caja, se fue al depósito, el sereno que estaba afuera llamó a la Policía y la llamada cayó en el 911 en Montevideo, el tiempo que demoraron en pasarle la comunicación a Salto fue el que emplearon los delincuentes para cometer el asalto.
“Amenazaron a todos los clientes, exigían carteras, celulares, dinero, todo, a una compañera que es moza la apuntaron con el arma, a un cliente también, fue un momento tremendo. La verdad, no es deseable y uno acostumbrado a verlo por la prensa, ya no se salva nadie, estos tipos entran dispuestos a todo. La verdad, estamos regalados, estemos donde estemos, la gente está indefensa y no se puede más”, comentaron a EL PUEBLO.
Después de cometer el asalto se fueron no sin antes efectuar otro disparo intimidatorio, se subieron a las motos y huyeron por avenida Blandengues al sur. Según la Policía una de las motos tomó Rivera a contramano y la otra siguió por la misma arteria. Los empleados dijeron que la Policía llegó al minuto que los delincuentes huyeron del lugar, pero no pudieron encontrarlos.
“Un patrullero salió atrás de ellos, pero no lograron dar con los tipos, se perdieron, se fugaron, una barbaridad. Creo que de la caja no se llevaron nada, pero a los clientes les robaron, habría unas 40 personas en total. Lamentable, no sé cómo describir el momento que pasamos”, expresaron fuentes del lugar.
“Cuando se fueron los delincuentes nadie decía nada, estábamos todos quietos, era como que nos habían paralizado.
Enseguida la gente se levantó y se fueron todos, les pedimos disculpas”, dijo el empleado quien confirmó que a nadie se le cobró un peso de nada “y qué le vas a cobrar a la gente, al contrario tenés que pedirles disculpas, yo qué sé. Fue algo que nunca pensamos que nos podía ocurrir”, señaló el trabajador. Según pudo saber EL PUEBLO ninguno de los trabajadores del lugar recibieron contacto alguno del PIT CNT ni de autoridad alguna. Anoche, seguían trabajando, pese al miedo y a una sensación de desprotección que nunca antes habían tenido.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...