Entre evoluciones que asoman y alarmas que también suenan

Nacional y Ferro Carril 9, Salto Uruguay 8, Universitario 8, Ceibal y Chaná 6, Gladiador 5, Tigre 4, Progreso 3, River Plate y Salto Nuevo 2 y Saladero 1.
Esta tabla de posiciones al cabo de la cuarta fecha de la primera rueda. Como para tener en cuenta la suma de quienes este mediodía complementan la quinta en la «A». Los cuatro equipos en medio de situaciones opuestas. Unos con más puntos. Otros con menos. Y aunque son las primeras fechas, algo más que una señal. Sobre todo, a la cuenta de aquellos que van padeciendo limitaciones reales de mitad de cancha para arriba. ¿Qué fórmula para que llegue el gol, si quienes definen no son parte de la cita? Los dos partidos de este domingo, una manera de ir aclarando. Si se puede.
CON SALTO NUEVO-CHANÁ
La evolución del equipo de Jorge Noboa. Pasó a sumarse al lote de los que aspiran. Por lo menos por ahora, los números van apuntando en esa dirección. 6 en la tabla y de última, batiendo a Salto Uruguay, con los goles de Marcelo Soria y Leodán Gómez. Salto Nuevo, vuelve a padecer la ausencia de José Cabrera, tras la segunda expulsión. Va teniendo el gol justo, pero no el que Federico Suárez pretende. Chaná puede establecer la diferencia, por la cuota mayor a ese nivel.
Son tres puntos especiales. Para Chaná, el fin de no desprenderse del lote que aspira. A la cuenta de Salto Nuevo, para no resignar posiciones y evitar toparse con el fantasma del fondo.
CON SALADERO-GLADIADOR
La irregularidad de Gladiador. De última, la goleada que le propinó Ceibal en su propia trinchera. Dichos de la historia: jugando de local, a Gladiador le cuesta más de la cuenta. No es juego de palabra, es la realidad que asiste. La constante de distorsiones colectivas y el objetivo de cicatrizar la herida lo más rápido que se pueda. Con Saladero, la verdad es una: no tiene peso ofensivo. Naufraga en los metros finales de la decisión. En 360 minutos, ningún registro de goles, pauta la duda que el equipo revela. En su cancha y con su gente, la incertidumbre golpea, pero después de todo, la ilusión se abre su propia senda. Descubrir un Saladero más creíble. Y en lo posible ganador. Figura último en la tabla. Van sonando las sirenas de alerta.