- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“Es mucho mejor dar que recibir”

Con la Pastora Ana Marcela Rivero de Minondo

La Pastora Ana Marcela Rivero Berni tiene 49 años y nació en la capital del país. Desde que contrajo matrimonio con el Pastor Robert Minondo, decidieron radicarse en nuestro departamento. Ambos están al frente de la Iglesia Misión Vida y de los Hogares Beraca, llevando adelante una importantísima obra que les permite recuperar muchos jóvenes de las adicciones y proponerles un rotundo cambio de vida.aldorso 001 [1]

¿Cómo se desarrolló su historia de vida?
-”A los 25 años, estaba de novia hacía siete años con un chico a punto de casarnos , teníamos la casa amueblada y nos faltaban algunos detalles cuando surgió una situación de que tenía que cobrar un dinero y que no habían nada de posibilidades de cobrarlo… recuerdo que mi madre que iba a la iglesia al verme preocupada, me dijo que oraría por mí y que cuando Jesus hiciera el milagro, yo tendría que acompañarla a la iglesia para dar gracias al Señor”.
Así fue que en esa misma semana se cobró ese dinero… lo más llamativo de esta anécdota es que no me alegré tanto del milagro en sí, sino de que cuando supuestamente hice la oración, dije Dios si vos existís, que pase lo que esperaba que pasara …
Entonces mi alegría fue poder creer que realmente Dios existía, le hablé y me había escuchado y aún más, me había contestado.
Fue así que cumplí con lo prometido y acompañe a mi madre a la iglesia para dar las gracias.
Resultó que no me casé con aquel chico, pero después de ese día, en donde tuve una experiencia real con Dios, sentí su presencia, supe que perdonó mis pecados…
desde ese día nunca deje de buscar a Jesús”.

¿Qué significado tiene para usted la Iglesia Misión Vida?
-”La iglesia Misión Vida tiene un significado precioso para mí ya que esa fue la primera y la única iglesia a la que he concurrido.
Allí fui escalando peldaños de la fe, que me llevaron a servir a Dios en muchas áreas, comencé con los niños, reuniones , tuve la bendición de inaugurar el primer programa de radio infantil Dulces sueños en la FM Gospel Zoe que existe hasta el día de hoy, realizamos programas en Enlace TBN (un canal cristiano) un programa también para niños que es el actual Chiquivida, en nuestro ministerio y también hace 19 años, Dios nos permitió ser parte del equipo que inauguramos los campamentos Beraca Kids”.

¿Qué rescate hace de esa experiencia?
-”Me gustó mucho trabajar con niños, para mí fue un regalo de Dios.
Allí en la iglesia me hice muchísimos amigos y uno de ellos muy especial, el cual terminó siendo mi novio, mi actual esposo Robert Minondo.
En nuestra iglesia en lo que más trabajamos es ayudando a los necesitados, obra que me enternece y nos anima en la fe, al ver cómo a través de la ayuda las personas son transformadas, comienzan a creer qué hay esperanza para su futuro y se vuelven emprendedores y valientes para hacer lo bueno…
Es así que se desarrolló el brazo social de la iglesia a través de los Hogares Beraca, comenzamos ayudando a algunos chicos que por distintas problemáticas no tenían en donde vivir, les hicimos lugar y les compramos cuchetas, con la ayuda de los fieles a la obra y cuando quisimos ver eran siete los jóvenes que teníamos viviendo en la iglesia, ellos vendían productos de limpieza con lo que se compraban lo que necesitaban, animándoles a que ellos podían trabajar y salir adelante.
Luego de un par de años el grupo comenzó a crecer y fue así que decidimos alquilar una Chacra…

¿Cómo se inicia ese nuevo proyecto?
“En la zona del Hipódromo, y abrimos el primer hogar de varones en la ciudad a los dos años abrimos el de damas ya que venían pidiendo ayuda, ellas mismas o familiares y tres años más tarde abrimos el hogar de madres.
Recuerdo que llego a una de nuestras reuniones una joven madre de mellizos que no tenían donde vivir , la llevamos a casa y ella era muy delgada pero la notamos con mucha panza y a las semanas termino contándonos que estaba embarazada y no se lo había dicho a nadie, la ayudamos y la acompañamos al doctor y a los meses nació un hermoso varoncito, siendo alegría para esa madre, junto a ella se sumaron otras madres con casos de violencia doméstica, situación de calle y otras circunstancias hasta abrir en 2010 el hogar de madres .
También pudimos establecer un hogar de madres en Paysandú y otro en Artigas, con gente que voluntariamente salieron desde Salto para seguir ayudando a personas en ambas ciudades”.

¿Qué respuesta solidaria han tenido desde la sociedad salteña?
-“La respuesta de la sociedad salteña a la hora de colaborar ha sido siempre muy buena.
Generalmente les contámos de la obra y de los desafíos o proyectos que realizamos durante el año, además del diario apoyo que recibimos con aquellas personas que consumen nuestros productos, realizados ya sea en la panadería, taller de costura, taller de serigrafía o en el proyecto de carpintería”.

¿Qué testimonios de vida le vienen a la mente para compartir?
-”Hay muchos testimonios de los chicos que quedan marcados en mi corazón… uno se encariña tanto con ellos, y sabemos que su pasaje por los distintos Hogares Beraca es transitorio, pero en la gran mayoría queda una linda relación, un lindo recuerdo, de historias.
Porque llegan a casa en un estado en donde es difícil aguantarlos, vienen drogados, sucios con un mal genio, muy malhumorados, mintiendo y muchos de ellos/as llevando una vida de robarle hasta a su propia familia, así que cada persona que ingresa es un poco difícil de tratar, pero el amor de Dios hace que a los pocos días sus semblantes cambien y sus actitudes también.
Recuerdo a una joven que llego con su hijo y con un ojo negro, porque había peleado con su pareja con quien se drogaban y luego de esa situación decidió irse de su casa y buscar una salida, se encontró en la calle con una joven de Beraca que vendía pasteles y la trajo a casa, dentro de un sin fin de episodios logró salir adelante, dejó las drogas, se encaminó y hasta el día de hoy su hijo es el mejor amigo de mi hijo y aún ella es como una hija para nosotros a quien queremos mucho”.

¿Qué le ha significado llevar adelante una vida cristiana?
-”El llevar una vida cristiana me ha enseñado a ser menos egoísta… aprendí que compartir aunque sea poco lo que uno tenga es lo mejor que nos puede pasar. Aprendí a conmoverme por la gente, a saber que siempre hay algo que podemos dar desde una palabra de aliento, un abrazo afectuoso… me gusta mucho abrazar a la gente.
Me parece un gesto de aprobación, de aceptación que hace tanto bien.
Antes de conocer a Jesús me preocupaba más lo que podía recibir… pero como dice la Biblia es mejor dar que recibir”.

¿Cómo se perfilaron las actividades éste año?
-”Fueron muy intensas, dentro de todo lo diario y lo que normalmente hacemos.
Se sumaron tres actividades en tres meses consecutivos en Salto, Paysandú y Artigas con una campaña evangelística titulada Dios está vivo, al ser responsables en los dichos departamentos tanto de la obra social y de Mision Vida, la tarea fue ardua por lo que llegaban al rededor de 50 jóvenes a apoyar dicha campaña sumándose a la gente nuestra y debíamos hospedar, alimentar y estar en la movida de los recitales y programas preparados en las tres ciudades.
Gracias a Dios todo salió muy lindo y bien coordinado, llegando a obtener los logros esperados.
Está campaña en nuestra ciudad se desarrolló en el mes de julio y los recitales fueron en Plaza Artigas.
En Paysandú en agosto y en Artigas en septiembre.
Ahora ya estamos trabajando para el campamento juvenil a realizarse en la última semana de enero de 2018 en la capital, donde iremos con jóvenes de aquí de Salto y también de Paysandu y Artigas, allí se reunirán casi 2000 chicos del Uruguay y de otros países, festejando el cumpleaños número 20 del campa Beraca, así que muy entusiasmados para ir”.

¿Cuál es la riqueza mayor de vuestro trabajo?
-”Nos gusta mucho poder alentar a los jóvenes que son el presente de nuestro país, necesitamos forjar en ellos el estímulo de que sepan que pueden lograr mucho , si se lo proponen, hemos recibido chicos que estuvieron viviendo en la calle, comiendo de la basura y una vez que descubren cuánto vale su vida y cuanto potencial tienen para desarrollar.
Al momento de estar recuperados no se van de casa, sino que se quedan voluntariamente para seguir ayudando a otros, teniendo así una actitud de liderazgo. .
Ese es el premio de lo que hacemos con la ayuda de Dios, ver sus vidas transformadas por el obrar del Señor es lo más maravilloso”.

Una reflexión para la vida….
-“Como reflexión para la vida… a veces pensamos que los logros personales es lo mejor que podemos tener.
Un título, el buen testimonio de vida, etcétera, pero esa es solo una cara de la moneda; la otra cara es lo que puedo hacer por otros, que mi mayor logro no sea solamente ver cuánto me puedo desarrollar y crecer en lo que hago, sino en cuanto puedo ayudar a que otros se desarrollen y crezcan. Entonces podremos hacer que haya más bondades que maldades… dice una persona que amo mucho si todos hacemos un poco, entre todos haremos mucho. Dios les bendiga grandemente. Feliz 2018 de la mano de Jesús”.