“Es preferible que los chicos estén en un centro educativo a que estén en la calle”

“La familia ha dado un paso atrás”.
Hace unos días estuvo en nuestra ciudad la Mag. Isabel Achard, docente de la Universidad Católica (Ucudal), en cuya sede presentó la carrera para Salto, Diploma de Especialización en Gestión Educativa, que se comenzará a impartir el año que viene. Para ello, brindó una charla sobre “Cómo mejorar la Educación a través de la Gestión Educativa”, a modo de presentación.
- Cuando se habla de mejorar la educación, ¿es porque se parte de un diagnóstico negativo o porque se entiende que está bien pero se puede mejorar?
– Si miramos el concierto mundial, en este momento no hay país que no se esté planteando transformaciones en la educación, incluso Finlandia, que todos dicen lo bien que está. ¿Por qué? Porque Finlandia si bien tiene en este isabel achard (1)momento parámetros muy buenos en cuanto a resultados de aprendizaje, también se está planteando el desafío de incorporar con más fuerza el tema de los valores en la educación. Todos los países hoy se están replanteando el tema educativo en esta línea de mejoras continuas.
Esto no quiere decir que en nuestro país no tengamos algunos temas más candentes y algunas situaciones que sentimos que realmente hay que abordar para pensar en mejorar. Nuestras evaluaciones no son óptimas, eso está en la voz de todos, no solo de los que participamos de la educación.
¿Por dónde pasan las mejoras?
No hay una definición única de educación de calidad. La calidad de la educación tiene mucho que ver con cada cultura, con cada país y con cada centro educativo. Entonces, no podemos pensar que hay una misma calidad de educación en un centro rural que en un centro de aluviones en Montevideo o de contexto desfavorable, no porque haya centros de calidad y centros de no calidad, sino porque la calidad de lo que se ofrece como propuesta educativa tiene necesariamente un pie en la contextualización. ¿Qué necesitan los estudiantes en cada uno de esos medios para poder decir que nuestros egresados han incorporado una educación de calidad?
- ¿Hay que medir de forma distinta a las desigualdades? Es decir, no es lo mismo alguien que nació en la ciudad que en el medio rural…
– Quizás las necesidades sean distintas. A ver, como persona, todos tenemos los mismos derechos, y la educación es un derecho. Eso supone no solo un tema de accesibilidad, porque a veces cuando uno enfatiza mucho parece, bueno, abrir las puertas y que sea una enseñanza masiva. Pero el tema no es que entren, el tema es que egresen. Por tanto, la transformación educativa se da cuando uno retiene al alumnado, y logra que ese alumnado se desarrolle a pleno.
- ¿Qué quiere decir “a pleno”?
– Dependiendo de los contextos tendremos necesidades distintas, y esto es un principio de igualdad y de equidad. Las personas somos distintas y tenemos necesidades distintas. Incluso entre nosotros dos que podemos estar en un mismo nivel socio-educativo, tú tienes tus intereses, yo tengo los míos, entonces damos a los dos lo mismo y eso en realidad no garantiza un desarrollo pleno de ambos.
Hoy se habla mucho de competencia, incluso después de la teoría de Howard Gardner sobre las inteligencias múltiples, nos damos cuenta que todos tenemos aspectos a desarrollar. ¿Todos los centros potencian todos esos aspectos? Por ejemplo, en nuestro país ha habido una transformación bien interesante a partir de la incorporación de la orientación artística a nivel de Secundaria. Antes quien era muy creativo, bueno, podía serlo después en su casa o concurriendo a algún taller creativo de cerámica o lo que fuera. Hoy esa creatividad está canalizada a través de una propuesta curricular que explota al máximo las características de esos estudiantes, de hecho ha sido una explosión porque tiene una matrícula muy importante.
- Usted mencionó que el éxito de una gestión educativa pasa porque el estudiante egrese, pero estamos en un país donde la deserción y la repetición es alta. ¿Cómo se logra retener al estudiante? ¿Cómo se lo motiva para que se mantenga dentro del sistema educativo formal y cumpla con ese objetivo de egresar?
– Bueno, justo ahí comenzamos a hablar de temas de gestión, donde se pasa por diferentes énfasis. Uno tiene que ver con la propuesta didáctico-pedagógica, que es a lo que hacíamos referencia inicialmente. Es decir, cómo se enseña y cómo se aprende. Poner bajo la lupa esa dinámica, que cuando yo me formé se hablaba incluso del Proceso de Enseñanza-Aprendizaje como algo tan fusionado que era una sola cosa. Hoy ya todas las investigaciones nos permiten distinguir un proceso de enseñanza y un proceso de aprendizaje. El de enseñanza recae más en el docente y en el centro educativo, y el de aprendizaje más en el estudiante y también en las condiciones de su contexto y estimulación. Entonces, por ahí tenemos un gran núcleo central que tiene que ver con la propuesta.
Hay otro ingrediente muy importante que es el nivel de organización institucional. El centro educativo que se gestiona lo hace desde determinadas premisas, como la distribución de los horarios, la cantidad de estudiantes por grupo, la formación de los docentes, el trabajo colaborativo. Todos esos son ingredientes hacen lo que se ha dado en llamar el efecto establecimiento. Y de hecho tenemos dentro de las cifras nacionales instituciones que tienen buenos rendimientos y otras que no lo tienen. O sea, no podemos hablar de la educación como un fenómeno uniforme. Hay liderazgos de parte de los directivos en los centros de estudios que generan ese efecto establecimiento que hace la diferencia también en sus egresados.
- ¿Usted refiere tanto a educación pública como a la privada?
– Sí, sí. Esto trasciende el tipo de gestión. Parto de la base que la educación siempre es pública, puede ser de gestión privada o pública, pero indistintamente de cuál sea la gestión en cuanto a la economía, tenemos exitosas escuelas públicas y privadas, y deficitarias escuelas públicas y privadas, atraviesa todo.
¿Por qué mencionamos al inicio lo de la crisis a nivel educativo?
Porque a nivel social se ha depositado en la escuela la exclusividad de la educación de las nuevas generaciones. Hay otros protagonistas como la familia, que han dado un paso atrás. Es decir, se abren todos y dejan a la escuela en primer lugar y al docente como responsable de las nuevas generaciones.
- Siempre se ha dicho que la familia es responsable en la educación de valores. La familia, ¿se replegó en su obligación de enseñar valores?
– No se puede educar sin valores. O sea, más allá que esté hoy en el tapete el tema de los valores, siempre se ha educado en valores. Lo que pasa es que hoy uno siente que los valores entran en crisis, y ante esto, hay que buscarlos más, incrementarlos, hacerlos notar. Es una realidad que las familias han perdido protagonismo en la educación de sus hijos, es una realidad que muchos padres están desorientados en cómo formarlos. El encuadre con el cual los padres se criaron, se ha desdibujado. Los padres quedan a veces mal parados en el territorio, no saben bien para dónde tienen que agarrar. Entonces, piden y exigen también a las escuelas que se hagan cargo de esa parte, que es la formación de sus hijos.
Partimos de la base que antes a la escuela se llegaba a los 6 años. En la actualidad, los centros de educación inicial parten de los 15 días, y la extensión horaria es más importante que antes. Por tanto, toda la socialización primaria de los niños, que era comer, aprender el control de esfínteres, lo más básico de compartir hasta los juguetes con otros niños, en el barrio, en la familia con los primos, se transforma ahora en contenido escolarizante, o sea, contenido que transmite el centro educativo. Si el niño tiene un año y está 8 horas por día en el centro educativo, es la maestra quien le enseña a comer, a caminar, es la maestra o las auxiliares que están con él todo el tiempo. Si vamos multiplicando esto en el correr del tiempo, evidentemente el tiempo que pasan los niños y adolescentes actuales en los centros educativos es muy superior al que pasaban antiguamente con su familia, en el barrio, situaciones también de inseguridad en que las familias estén más tranquilas, es decir, es preferible que los chicos estén en un centro educativo a que estén en la calle…
- ¿Eso no atenta contra el concepto mismo de familia? En la descripción que realiza pareciera ausente en su relación con el niño.
– La familia sigue existiendo, lo mismo que la escuela. Las instituciones sociales tienden a perdurar. El tema ineludible es que se ha modificado el modelo de familia. La semana pasada tuve una reunión con directores y precisamente me planteaban que todos ellos tienen en este momento chicos con familias con otra funcionalidad y con otra estructura. La estructura de la familia tradicional, que era incluso una familia ampliada en el núcleo básico de los padres y de los hijos, pero además siempre había algún tío, un abuelo, algún mayor que siempre andaba en la vuelta, eso ya no es una realidad.
Hoy lo que tenemos son muchas familias monoparentales, familias ensambladas, lo que dio origen a esa pareja que se volvió a casar entonces tienen medios hermanos del padre y medios hermanos de la madre. También encontramos familias con padres del mismo sexo. Esto no quiere decir que la familia esté desapareciendo sino que son nuevas estructuras de familia.
- Le preguntaba sobre el tema de la familia porque se nota que hoy los padres están en primera fila para exigir responsabilidades a los docentes y al sistema educativo sobre la formación de sus hijos, sin asumir sus propias obligaciones.
– Sí. En este juego de dinámica social en permanente transformación, sin duda ha habido corrimientos de la estructura familiar, lo que decía cuando mencioné que dieron un paso atrás en cuanto a la responsabilidad que se tiene sobre sus hijos.
Hoy está en tela de juicio también el tema de la autoridad, no solo la del docente está en juicio, también la autoridad paterna. Antes la autoridad era algo instituido, por tener determinado rol uno era la autoridad, y con eso alcanzaba para decir, “te lo digo yo y con eso basta”. Los nuevos aportes desde el mundo de la psicología nos han dado que hoy la autoridad se gana, se conquista desde la coherencia, entonces es mucho más difícil ganarla. El solo hecho de ser docente y entrar en un grupo no alcanza con que tenga el cargo, entro al salón y ser la docente a cargo del curso me lo tengo que ir ganando.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...