«Es un nuevo fracaso para la historia de Colombia», afirma Mujica sobre vuelta a las armas de las FARC

Montevideo, 29 ago (EFE).- El expresidente de Uruguay José Mujica (2010-2015) afirmó este jueves en una entrevista exclusiva con Efe que la vuelta a las armas de varios líderes disidentes de las FARC es «un nuevo fracaso para la historia de Colombia». Mujica, que integró en condición de «notable» junto al expresidente del Gobierno español Felipe González (1982-1996), la comisión que impulsó el acuerdo de paz de Colombia, subrayó que lamenta «profundamente» que este proceso se haya frustrado.
El exjefe negociador de paz, Luciano Marín Arango «Iván Márquez», afirmó, al anunciar su regreso a las armas, que tanto él como otros disidentes sienten que el acuerdo de paz ha sido traicionado por el Gobierno colombiano y esgrime el asesinato de «más de 500 líderes» sociales y de al menos 150 exguerrilleros, «en medio de la indiferencia y la indolencia de un Estado» como argumento.
En una jornada como esta, Efe intentó localizar al exmandatario en su chacra (finca rural) y finalmente lo logró en una visita a una planta industrial cárnica en el norte de Montevideo, donde concedió la entrevista.
Mujica, quien fuera guerrillero en la década de los 60, consideró que el actual Gobierno que encabeza Iván Duque en Colombia tuvo bastante que ver con la resolución de Márquez.
«Sí, el cambio de presidente trajo un cambio notorio de actitud en el gobierno», subrayó.
«Teníamos temor cuando cambió el gobierno (en Colombia), nosotros estábamos en una comisión de verificación junto a Felipe González, teníamos la responsabilidad cada tanto tiempo de verificar cómo marchaba el proceso y cuando cambió el gobierno nos quedamos sin asunto», lamentó.
En este sentido, Mujica destacó el papel que había jugado el exmandatario colombiano Juan Manuel Santos (2010-2018) porque actuaba «de buena fe» para poder conseguir la paz en su país.
«Por eso siento profundamente este fracaso, yo acompañé en todo lo que pude al anterior presidente pero hubo una fuerte resistencia interna, expresada por algunas corrientes políticas de peso, que nunca conciliaron con la inevitable generosidad que tenía que tener un proceso de paz que no se puede razonar con términos de justicia contable», reflexionó.
Para Mujica, en este conflicto hay intereses en juego que «menosprecian el papel que tiene la paz» y no miden el precio que ha pagado Colombia «por la guerra tan larga» de 50 años.