“Es una luz para practicar, no para disputar partidos”

Con RAMÓN WALTER RIVAS, el Director Técnico de la selección y de Universitario, no han faltado análisis específicos, porque es de los que tiene en claro, el imperativo de la jerarquización en todos los planos. Lo propuso y lo logró con la selección, como antes en Ferro Carril y ahora en Universitario. Más allá de sus equipos jugando y ganando, Rivas es de los que ha apostado al mejoramiento del entorno, potenciando el nivel de sus jugadores, acreditarles la más encendida base a varios niveles. “Que el jugador solo piense en jugar”, es de las claves argumentales de Ramón, quien se apega a una convicción en esa materia, pero también es parte del acento cuando de jugar en horario nocturno se trata. Tiene su punto de mira a mano. Y lo expone.
“Seamos sinceros y digamos las cosas como son. En la mayoría de los casos, las canchas tienen una luz para practicar, no para disputar partidos oficiales. Y claro que el espectáculo se afea y no pasa a transformarse en un espectáculo disfrutable”.
Al DT no le faltan razones y además, con un aspecto no menor: en algunos escenarios cuesta determinar el autor de un gol, a partir de áreas en penumbra o semipenumbra. Las canchas habilitadas para jugar en la noche, son el Parque Ernesto Dickinson, Parque Rufino Araújo, Parque Luis T. Merazzi y Parque Humberto Forti. El hecho es que se podrá catalogar a la red lumínica del Dickinson como la más saliente, la más digna, aún cuando ni remotamente es buena. Tan solo aceptable. Nada más que eso.