Esa vigente grieta en el fútbol: ¿el tormento que quita gente?

Universitario, Ferro Carril, Ceibal, Gladiador y Nacional

«Contra el poder económico de Universitario y Ferro Carril no se puede. Por eso los dos son los que de arranque nomás, tienen el cartel de favorito. No es fácil sacárselo. Eso es real».
***********
Es casi una exposición de parte de más de un técnico de aquellos equipos, que suelen estár por debajo de Ferro Carril y Universitario. Pero además, cuando se habla de grieta en el fútbol salteño, se incluyen igualmente a Nacional, Ceibal y Gladiador, mientras que Salto Uruguay fue resignando vuelo, a tal punto que desde el año 2000 no es Campeón Salteño.
Por lo tanto desde la llaneza de la lógica, cada inicio de temporada blanquea el horizonte y no suma más de cuatro o cinco postulantes de un total de doce.
Desde el 2007 al 2012 por ejemplo, fue un mano a mano entre Nacional y Ferro Carril, con la excepción de Gladiador que afronta la pelea y se queda con la corona en el 2011. Fue la última vez de un Gladiador reinando. Son ocho los años en que Gladiador no alcanza la gloria doméstica. En el 2013 el turno de Ceibal, hasta que llegaría la hora hegemónica de Universitario, con cuatro consagraciones.
A excepción de Ferro Carril titulado en el 2017 con Richard Usuca en el mando técnico, la realidad de Universitario y sus sistemáticos pronunciamientos para ser primero, profundiza la certeza: la mayoría muerde el polvo de la postergación. La estadística desploma cualquier otro tipo de argumentación que no sea la apuntada: es la vigente grieta.

EL DINERO A LOS
TUMBOS
La temporada pasada resultó casi traumática en el aspecto financiero. A tal punto que la propia liguilla prolongó ese estado de cosas que se acunó en más de 22 fechas jugadas.
Pese a la asistencia de equipos históricamente taquilleros, terminaron expuestos a la desolación: la Liga se llevó más plata que ellos.
Lo cierto es que en todo el año, la razón económica a los tumbos. Aunque fue por momentos un campeonato regido por el equilibrio, la lógica se despachó en los tramos definitivos y uno de los dos para resolver: o era Ferro Carril o era Universitario. Y fue la «U».
En tanto no faltan, quienes patentan la duda: esa grieta de la que tanto se habla y que significa la postergación de la mayoría, ¿no es definitivamente el gran tormento que hace que no pocos aficionados hayan optado el domingo, por la familia y no por la pelota en la cancha?
Es como asistir a una sala cinematográfica y saber de antemano cual es el final de la película. Más o menos eso. Más o menos así. ¿O no?

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-