Estamos intentando ir mejorando día a día en lo que es la calidad asistencial y generando un hospital para el futuro

La noticia de que en nuestra ciudad se realizó una cirugía cardíaca a un bebé prematuro de menos de un kilo de peso fue el disparador para charlar con el director del Hospital Regional Salto, el Dr. Juan Pablo Cesio, sobre este y otros temas que tienen que ver con la Salud Pública.
- ¿Cómo fue la experiencia de haber realizado una operación quirúrgica cardíaca a un bebé prematuro de menos de un kilo de peso?
- Esta experiencia la analizo desde la capacidad y el trabajo del equipo permanente del CTI de Niños del Hospital Salto que logran que un bebé prematuro y además de 850 gramos, porque así nació, pueda mantenerse con vida y llegar a esos 950 gramos que permitió hacer la intervención quirúrgica de un equipo adicional al nuestro porque acá no hay especialistas en eso.
- ¿Prematuro de cuánto?
- Creo que tenía 27 o 28 semanas de gestación y 29 días de vida. Entonces se suma eso al trabajo permanente previo para que el bebé esté vivo y en condiciones de ser operado, y después lo que continúa, porque los que realizaron la operación quirúrgica volvieron a su lugar, y quienes siguen con el post operatorio, los cuidados necesarios y además hacer que ese niño llegue a los dos kilos, que es más o menos cuando se le da el alta en el CTI, es todo una tarea diaria, permanente, hora a hora.
- ¿Los médicos que practicaron la operación no eran de Salto entonces?
- No, el equipo de cirugía cardíaca infantil en este caso fue del Sanatorio Americano, pero se hizo acá en Salto dentro del CTI.
- Cuando esta noticia circuló, lo primero que nos vino a la mente fue el IMAE para Salto.
- Claro, el tema está que para el IMAE, por ejemplo, esto que estoy destacando también es cierto. Es decir, tener un equipo de sostén que haga el diagnóstico del infarto que lo lleva al CTI y que prepara al paciente para que luego vengan los especialistas para destaparle la arteria tapada y después sigan sosteniendo los parámetros vitales, el acto en sí tiene que ir sumado a todo lo demás. Y eso es lo que creo que también hay que destacar, lo otro que siempre hemos mantenido para distintas patologías, lo importante es, en la medida de las posibilidades, que el que se mueva sea el sano y no el enfermo. En este caso, el sano es el cardiocirujano, un anestesista y dos personas que hicieron la parte de circulación y de instrumentación que vinieron a hacer la intervención.
- Cuando la ministra de Salud fundamentó la existencia del nuevo IMAE para el Hospital Militar en Montevideo era para capacitar y preparar a un cuerpo médico para un IMAE para Tacuarembó o Salto. ¿Ese nuevo IMAE ha cumplido esa función?
- No tengo conocimiento.
- ¿De Salto ha ido alguien?
- No.
- ¿Tampoco han sido convocados?
- No.
- En otro orden, usted se encuentra promediando su noveno año al frente de la dirección del Hospital Regional Salto, ¿cómo está hoy el hospital?
- Es un hospital que se construye todos los días sobre la base de los cimientos de su historia y todo lo que aquí se ha venido haciendo en los distintos años. Nosotros estamos intentando ir mejorando día a día lo que es la calidad asistencial y dentro de las posibilidades que estamos teniendo de ir generando un hospital que se vaya acompasando con los años que vienen y preparándolo para los próximos años. Eso va desde la posibilidad de que tengamos una seguridad en la energía eléctrica, y por tanto se haya hecho una inversión al principio de año de la colocación de dos ternas de cable subterráneo que conectan la Sub Estación de UTE que está por calle José Pedro Varela con el tablero central del hospital, porque obviamente que el hospital creció y creció también en el consumo entre otras cosas porque hemos podido colocar aire acondicionado en todas las piezas y en la mayoría de las policlínicas…
- Hubo quejas en el verano sobre que se apagaba el aire acondicionado en determinados horarios, ¿era por esto?
- Obviamente, porque no teníamos las ternas. El problema es que teníamos un cable subterráneo conectado a la Sub Estación con el tablero central que tenía más de 15 años. Esa terna de cable llevó a que en un determinado momento con el aumento del consumo interno hacía que saltara la Sub Estación, que no diera abasto y además el cable empezaba a tomar temperatura, entonces teníamos riesgo que en cualquier momento nos quedásemos sin el normal suministro de energía eléctrica para el hospital. Eso hizo que tuviéramos que optar por tener prendido el aire acondicionado solo en determinado horario porque si no el consumo podía hacer que nos quedáramos sin energía eléctrica, lo que generaría un caos. Afortunadamente se pudo hacer la instalación de dos ternas más, con lo que se ha hecho todo un reparto de la energía lo que hace que a pesar de que se aumente el consumo, no haya peligro de quedarnos sin energía eléctrica y nos permite prever el crecimiento que seguirá teniendo el hospital de futuro.
- ¿Para dónde piensa que debe crecer el hospital?
- Eso hay que ir determinándolo con un plan director en comunicación permanente con arquitectura. Hay proyectos, alguno ya con algún dibujo de poder hacer una estructura entre la parte más nueva del hospital que es la parte de Emergencia y esta parte (de administración y dirección) que es la más vieja, allí hay un viejo proyecto de hacer un edificio de tres plantas en donde permitiría una serie de ampliaciones de algunos servicios que están chicos e inclusive del área administrativa. En el mismo sentido de los cables subterráneos, el año pasado cambiamos todo el sistema de alimentación de agua de ese edificio, que tenía caños de hierro que iban además entre las planchadas y que estaba todo como quedan las coronarias, muy tapadas y teníamos problemas de suministro de agua en los servicios.
También hemos avanzado mucho en todo lo que tiene que ver con la historia clínica electrónica, somos de los hospitales públicos que más ha avanzado. Sobre fin de año pudimos tener los recursos para cablear todo el hospital con una red informática que nos permite triplicar los puestos de trabajo donde conectar una computadora con impresora en todo el hospital. Eso, que era una limitante para seguir creciendo con las historias clínicas electrónicas en los distintos servicios, ahora esa limitante ya no la tenemos. Esto apunta al futuro y a la seguridad del equipo médico y a la seguridad del paciente de que su historia clínica no se va a perder porque queda registrada. Y le hemos agregado en el semestre pasado la posibilidad de que en esa historia clínica electrónica, no solo estén los resultados del laboratorio sino también que estén las imágenes, que van quedando incorporadas a la historia clínica electrónica.
- Más allá de los avances, pareciera que el Hospital está siempre en el ojo de la tormenta, aparecen denuncias mediáticas como de una joven que habría sido violada y que en el hospital se negaron a atenderla, o de la señora que se cayó de su cama en el CTI y falleció, o de la mujer que habría fallecido en un baño del hospital producto aparentemente de una descarga eléctrica. ¿Qué está pasando?
- En lo personal, no me molestan las informaciones, tanto las buenas como las que puedan ser negativas. No tenemos injerencia en los medios de comunicación, y bueno, muchas veces los medios de comunicación consideran que ese tipo de noticias le importa a la gente y la exponen. Ahora, pensar que eso es una actitud en contra del hospital, no creo, el hospital es de todos. El hospital es un centro de referencia del departamento y la ciudad, y a la gente le importa que funcione bien…
- Y ante esas situaciones que se plantean, ¿qué hace el hospital para dar respuesta a las preguntas que surgen?
- En general, cuando existe la publicación de alguna determinada noticia, en la mayoría de las veces, por no decir en la totalidad, el equipo de dirección está enterado de que pudo haber pasado algo o de que algo pasó. Muchas veces cuando sale la noticia o cuando toma estado público, nosotros ya tenemos avanzadas investigaciones o pedido de informes de urgencia a los servicios involucrados y lo que se trata es de tener una conducta en donde se puedan investigar los hechos denunciados pero a su vez trabajar a través de lo que se llama el Comité de Seguridad del Paciente, que lo que busca no es la punición sino encontrar los posibles errores en el proceso asistencial a fin de mejorarlo para que no vuelva a pasar.
- ¿Y aparecen errores?
-  Muchas veces aparecen. En toda actividad humana aparecen errores.
- Siempre que surgen estas noticias se genera cierta alarma pública sobre el funcionamiento del hospital y que nunca se informe sobre las conclusiones a las que se arribó en sus investigaciones o si se informa es exclusivamente para deslindar su responsabilidad, no colabora con llevar tranquilidad a la población.
- Yo no soy jurista, pero allí entramos en una legislación nueva que hay sobre el habeas data, la protección de datos personales, de lo que tiene que ver con la confidencialidad de la asistencia y de la historia clínica. Entonces, muchas veces uno no puede salir a dar determinadas explicaciones porque al hacerlo está identificando a una persona o a un grupo de personas, y muchas veces, porque lo nuestro es asistencial, podemos llegar a divulgar cuestiones personales y estaríamos así violando la legislación que no nos permite salir a divulgar eso que entra dentro de la provisión de datos personales y la confidencialidad de la historia clínica que es secreto profesional. Distinto es si pasa algo en otra institución donde hay un siniestro donde en realidad no hay violación del secreto profesional porque pudo haber sido la estructura de un edificio. Entonces, es muy difícil a veces salir a dar explicaciones con demasiados detalles, entre otras cosas, porque vivimos en una comunidad en donde con pocos datos se identifican las personas.
- El suyo es un cargo de confianza político y nos encontramos en pleno proceso electoral, ¿cómo le gustaría que la gente recuerde su paso por esta dirección?
- Qué pregunta difícil… sería interesante que primero se me recuerde como una persona que trabajó y que estuvo todos los días acá dentro del hospital trabajando. Como una persona de diálogo tanto con los compañeros de trabajo del hospital como con los usuarios, que es fundamental. Y además, como una persona solidaria con una gestión solidaria, preocupado por la calidad, por la seguridad del paciente y preparando para los próximos años el avance de la medicina.

La noticia de que en nuestra ciudad se realizó una cirugía cardíaca a un bebé prematuro de menos de un kilo de peso fue el disparador para charlar con el director del Hospital Regional Salto, el Dr. Juan Pablo Cesio, sobre este y otros temas que tienen que ver con la Salud Pública.

- ¿Cómo fue la experiencia de haber realizado una operación quirúrgica cardíaca a un bebé prematuro de menos de un kilo de peso?

– Esta experiencia la analizo desde la capacidad y el trabajo del equipo permanente del CTI de Niños del Hospital Salto que logran que un bebé prematuro y además de 850 gramos, porque así nació, pueda mantenerse con vida y llegar a esos 950 gramos que permitió hacer la intervención quirúrgica de un equipo adicional al nuestro porque acá no hay especialistas en eso.

- ¿Prematuro de cuánto?

– Creo que tenía 27 o 28 semanas de gestación y 29 días de vida. Entonces se suma eso al trabajo permanente previo para que el bebé esté vivo y en condiciones de ser operado, y después lo que continúa, porque los que realizaron la operación quirúrgica volvieron a su lugar, y quienes siguen con el post operatorio, los cuidados necesarios y además hacer que ese niño llegue a los dos kilos, que es más o menos cuando se le da el alta en el CTI, es todo una tarea diaria, permanente, hora a hora.

- ¿Los médicos que practicaron la operación no eran de Salto entonces?

– No, el equipo de cirugía cardíaca infantil en este caso fue del Sanatorio Americano, pero se hizo acá en Salto dentro del CTI.

- Cuando esta noticia circuló, lo primero que nos vino a la mente fue el IMAE para Salto.

– Claro, el tema está que para el IMAE, por ejemplo, esto que estoy destacando también es cierto. Es decir, tener un equipo de sostén

Perfil de Juan Pablo Cesio: Casado, tiene 3 hijos (María Eugenia, Paula y Agustín). Es del signo de Cáncer.  ¿Una asignatura pendiente?  Viajar con mi familia.  ¿Una comida?  La carne.  ¿Un libro?  El viejo y el mar, El Principito y Cien años de soledad. ¿Una película?  El padrino y El Señor de los Anillos.  ¿Un hobby?  No tengo uno definido.  ¿Qué le gusta de la gente?  La sencillez y la solidaridad.  ¿Qué no le gusta de la gente?  La mentira.

Perfil de Juan Pablo Cesio: Casado, tiene 3 hijos (María Eugenia, Paula y Agustín). Es del signo de Cáncer. ¿Una asignatura pendiente? Viajar con mi familia. ¿Una comida? La carne. ¿Un libro? El viejo y el mar, El Principito y Cien años de soledad. ¿Una película? El padrino y El Señor de los Anillos. ¿Un hobby? No tengo uno definido. ¿Qué le gusta de la gente? La sencillez y la solidaridad. ¿Qué no le gusta de la gente? La mentira.

que haga el diagnóstico del infarto que lo lleva al CTI y que prepara al paciente para que luego vengan los especialistas para destaparle la arteria tapada y después sigan sosteniendo los parámetros vitales, el acto en sí tiene que ir sumado a todo lo demás. Y eso es lo que creo que también hay que destacar, lo otro que siempre hemos mantenido para distintas patologías, lo importante es, en la medida de las posibilidades, que el que se mueva sea el sano y no el enfermo. En este caso, el sano es el cardiocirujano, un anestesista y dos personas que hicieron la parte de circulación y de instrumentación que vinieron a hacer la intervención.

- Cuando la ministra de Salud fundamentó la existencia del nuevo IMAE para el Hospital Militar en Montevideo era para capacitar y preparar a un cuerpo médico para un IMAE para Tacuarembó o Salto. ¿Ese nuevo IMAE ha cumplido esa función?

– No tengo conocimiento.

- ¿De Salto ha ido alguien?

– No.

- ¿Tampoco han sido convocados?

– No.

- En otro orden, usted se encuentra promediando su noveno año al frente de la dirección del Hospital Regional Salto, ¿cómo está hoy el hospital?

– Es un hospital que se construye todos los días sobre la base de los cimientos de su historia y todo lo que aquí se ha venido haciendo en los distintos años. Nosotros estamos intentando ir mejorando día a día lo que es la calidad asistencial y dentro de las posibilidades que estamos teniendo de ir generando un hospital que se vaya acompasando con los años que vienen y preparándolo para los próximos años. Eso va desde la posibilidad de que tengamos una seguridad en la energía eléctrica, y por tanto se haya hecho una inversión al principio de año de la colocación de dos ternas de cable subterráneo que conectan la Sub Estación de UTE que está por calle José Pedro Varela con el tablero central del hospital, porque obviamente que el hospital creció y creció también en el consumo entre otras cosas porque hemos podido colocar aire acondicionado en todas las piezas y en la mayoría de las policlínicas…

- Hubo quejas en el verano sobre que se apagaba el aire acondicionado en determinados horarios, ¿era por esto?

– Obviamente, porque no teníamos las ternas. El problema es que teníamos un cable subterráneo conectado a la Sub Estación con el tablero central que tenía más de 15 años. Esa terna de cable llevó a que en un determinado momento con el aumento del consumo interno hacía que saltara la Sub Estación, que no diera abasto y además el cable empezaba a tomar temperatura, entonces teníamos riesgo que en cualquier momento nos quedásemos sin el normal suministro de energía eléctrica para el hospital. Eso hizo que tuviéramos que optar por tener prendido el aire acondicionado solo en determinado horario porque si no el consumo podía hacer que nos quedáramos sin energía eléctrica, lo que generaría un caos. Afortunadamente se pudo hacer la instalación de dos ternas más, con lo que se ha hecho todo un reparto de la energía lo que hace que a pesar de que se aumente el consumo, no haya peligro de quedarnos sin energía eléctrica y nos permite prever el crecimiento que seguirá teniendo el hospital de futuro.

- ¿Para dónde piensa que debe crecer el hospital?

– Eso hay que ir determinándolo con un plan director en comunicación permanente con arquitectura. Hay proyectos, alguno ya con algún dibujo de poder hacer una estructura entre la parte más nueva del hospital que es la parte de Emergencia y esta parte (de administración y dirección) que es la más vieja, allí hay un viejo proyecto de hacer un edificio de tres plantas en donde permitiría una serie de ampliaciones de algunos servicios que están chicos e inclusive del área administrativa. En el mismo sentido de los cables subterráneos, el año pasado cambiamos todo el sistema de alimentación de agua de ese edificio, que tenía caños de hierro que iban además entre las planchadas y que estaba todo como quedan las coronarias, muy tapadas y teníamos problemas de suministro de agua en los servicios.

También hemos avanzado mucho en todo lo que tiene que ver con la historia clínica electrónica, somos de los hospitales públicos que más ha avanzado. Sobre fin de año pudimos tener los recursos para cablear todo el hospital con una red informática que nos permite triplicar los puestos de trabajo donde conectar una computadora con impresora en todo el hospital. Eso, que era una limitante para seguir creciendo con las historias clínicas electrónicas en los distintos servicios, ahora esa limitante ya no la tenemos. Esto apunta al futuro y a la seguridad del equipo médico y a la seguridad del paciente de que su historia clínica no se va a perder porque queda registrada. Y le hemos agregado en el semestre pasado la posibilidad de que en esa historia clínica electrónica, no solo estén los resultados del laboratorio sino también que estén las imágenes, que van quedando incorporadas a la historia clínica electrónica.

- Más allá de los avances, pareciera que el Hospital está siempre en el ojo de la tormenta, aparecen denuncias mediáticas como de una joven que habría sido violada y que en el hospital se negaron a atenderla, o de la señora que se cayó de su cama en el CTI y falleció, o de la mujer que habría fallecido en un baño del hospital producto aparentemente de una descarga eléctrica. ¿Qué está pasando?

– En lo personal, no me molestan las informaciones, tanto las buenas como las que puedan ser negativas. No tenemos injerencia en los medios de comunicación, y bueno, muchas veces los medios de comunicación consideran que ese tipo de noticias le importa a la gente y la exponen. Ahora, pensar que eso es una actitud en contra del hospital, no creo, el hospital es de todos. El hospital es un centro de referencia del departamento y la ciudad, y a la gente le importa que funcione bien…

- Y ante esas situaciones que se plantean, ¿qué hace el hospital para dar respuesta a las preguntas que surgen?

– En general, cuando existe la publicación de alguna determinada noticia, en la mayoría de las veces, por no decir en la totalidad, el equipo de dirección está enterado de que pudo haber pasado algo o de que algo pasó. Muchas veces cuando sale la noticia o cuando toma estado público, nosotros ya tenemos avanzadas investigaciones o pedido de informes de urgencia a los servicios involucrados y lo que se trata es de tener una conducta en donde se puedan investigar los hechos denunciados pero a su vez trabajar a través de lo que se llama el Comité de Seguridad del Paciente, que lo que busca no es la punición sino encontrar los posibles errores en el proceso asistencial a fin de mejorarlo para que no vuelva a pasar.

- ¿Y aparecen errores?

–  Muchas veces aparecen. En toda actividad humana aparecen errores.

- Siempre que surgen estas noticias se genera cierta alarma pública sobre el funcionamiento del hospital y que nunca se informe sobre las conclusiones a las que se arribó en sus investigaciones o si se informa es exclusivamente para deslindar su responsabilidad, no colabora con llevar tranquilidad a la población.

– Yo no soy jurista, pero allí entramos en una legislación nueva que hay sobre el habeas data, la protección de datos personales, de lo que tiene que ver con la confidencialidad de la asistencia y de la historia clínica. Entonces, muchas veces uno no puede salir a dar determinadas explicaciones porque al hacerlo está identificando a una persona o a un grupo de personas, y muchas veces, porque lo nuestro es asistencial, podemos llegar a divulgar cuestiones personales y estaríamos así violando la legislación que no nos permite salir a divulgar eso que entra dentro de la provisión de datos personales y la confidencialidad de la historia clínica que es secreto profesional. Distinto es si pasa algo en otra institución donde hay un siniestro donde en realidad no hay violación del secreto profesional porque pudo haber sido la estructura de un edificio. Entonces, es muy difícil a veces salir a dar explicaciones con demasiados detalles, entre otras cosas, porque vivimos en una comunidad en donde con pocos datos se identifican las personas.

- El suyo es un cargo de confianza político y nos encontramos en pleno proceso electoral, ¿cómo le gustaría que la gente recuerde su paso por esta dirección?

– Qué pregunta difícil… sería interesante que primero se me recuerde como una persona que trabajó y que estuvo todos los días acá dentro del hospital trabajando. Como una persona de diálogo tanto con los compañeros de trabajo del hospital como con los usuarios, que es fundamental. Y además, como una persona solidaria con una gestión solidaria, preocupado por la calidad, por la seguridad del paciente y preparando para los próximos años el avance de la medicina.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...