Eugenio Schneider, Frigorífico Casablanca: hay un problema serio con la colocación de carne en el exterior

“No estamos para nada a salvo de la crisis…”

El presidente del directorio del frigorífico Casablanca, Eugenio Schneider, en diálogo con “Actualidad Agropecuaria”, dijo que en realidad en estos momentos los negocios marchan “por inercia”, porque si uno mira los números de faena o de ventas, está todo normal, pero en realidad hay un problema serio con la colocación en el exterior”.

Explicó que esto se debe a que  los precios que se venían manejando ya no se consiguen “pero realmente no se consiguen y mercados tan importantes como la Comunidad Europea y Rusia y también Chile, mercado al que le vendemos mucho congelado, hoy no quieren ni hablar de negocios. Están esperando que no podamos más. El Uruguay en estos momentos tiene un stock de carne en cajas muy grande y todos estamos esperando que alguien se interese por esas carnes, ahora vienen las fiestas y los europeos paran unos días o salen de vacaciones y los precios de esa carne a la larga van a bajar.

“VAMOS A TENER QUE

ASUMIR UNA PÉRDIDA”

Por lo tanto agregó Schneider “vamos a tener que asumir una pérdida no inmensa, pero una pérdida porque mucho de ese stock que se hizo con novillos caros se va a perder”.

Eso ocurre a veces para un lado y a veces para el otro. Pero en estos momentos todos los depósitos que hay en el país están con mucha carne.

Las faenas no son muy altas pero las ventas vienen difíciles desde hace un mes más o menos, con motivo de todo el tema financiero de Europa y demás y nadie quiere hacer nada. Está todo quietito. Como será que hemos vuelto a exportar a los Estados Unidos para poder aliviar por lo menos algo financieramente. Hemos tenido que pedir la cuota que ya habíamos entregado, porque el precio no nos servía.

Explicando los detalles del negocio con los Estados Unidos, explicó que “dentro de la cuota el arancel es del 26 por ciento, pero fuera de esta cuota son muchos más altos”.

O sea la diferencia es importante, pero como digo – añadió Schneider – este año no se va a cubrir la cuota del país. El cupo del país son 20 mil toneladas,  a nosotros nos toca determinada parte de eso, y casi todas las plantas hemos devuelto con tiempo lo que nos tocaba de la cuota.

Con esta pequeña crisis, no quiero llamarle grande, porque cuando sea grande nos vamos dar cuenta todos y no valdrá la pena hablar de ella.

SE VA A NOTAR EN

LA NARANJA Y

OTROS RUBROS

Lo que pasa es que ahora todo el mundo está pensando que estamos a salvo de la situación y mi opinión personal es que no estamos para nada a salvo.

Se van a empezar a notar problemas con la naranja, con los productos forestales, ni que hablar con los cueros, que no valen nada.

En algunos casos ya ni los levantan de los frigoríficos, porque también hay una cantidad de cueros y hay empresas que nos dicen que en toda su historia no han tenido tanta calidad de cueros los que no tienen en estos momentos.

LA CRISIS PRINCIPAL

ES DE CONFIANZA

También es un rubro, que se vende para muebles, para tapizado de autos de  lujos, pero son mercados que también están muy sentidos por el tema “crisis”, real, pero sobre todo “crisis de confianza”, porque la confianza es un dato más de la economía y si no hay confianza la gente no se anima a hacer negocios y se limita a ir reponiendo, de a poquito.

Esa es la situación en Europa. Hace menos de un mes que estuve en Alemania y allá se nota que el ciudadano común no está asustado, pero está asustado por Europa y sabe que si a Europa le va mal también a Alemania le va a ir mal.

Con la carne ovina – manifestó Schneider –se había ido muy afuera de los precios y obviamente se convirtió en un producto de mucho lujo, lo cual hace que disminuya la demanda. De todas maneras los precios siguen siendo muy buenos y tampoco hay tanta oferta, de manera que eso se va a nivelar en algún momento.