Ex alumnos de la Escuela nº 19 destacan vivencias y recuerdos de un tiempo que nunca olvidarán

Muchos ex-alumnos asistieron a la fiesta del centenario de la Escuela nº 19. En esta ocasión nuestra entrevistada es una de las tantas compatriotas que hoy no reside en nuestra localidad. Laboralmente le está yendo muy bien en la ciudad brasileña de Quaraí, junto a su esposo (brasileño).
Nos referimos a Nancy Silveira, alguien que dejó sus raíces en esta Colonia que tanto quiere y se enorgullece de serlo, viviendo con intensidad este momento del centenario de su escuela. Nos contó sus vivencias, con mucha emoción y nostalgia, todo lo que ha sido el haber asistido a la escuela 19.
TODO LO QUE TENGO
«Es todo lo que tengo, la educación, las vivencias, recuerdos lindísimos, no me olvidaré nunca, fue ahí donde aprendí a dar mis primeros pasos.
Tuve maestros que hicieron parte de mi formación como persona. Cargo conmigo eso porque creo que el pasado de uno tiene influencia.
Tengo el mayor orgullo de decir en cualquier lugar que llego que fui a la escuela 19. No tanto como alumna sino que fue parte de mi casa. Nací aquí adentro y recuerdo que mientras estuve acá participé de un sinfín de actividades».
¿Cuáles fueron
esas actividades?
«Formé parte de comisiones de jóvenes y de comisiones de fomento. Mi viejo, de donde me esté mirando, nos enseñó a querer. Por varios años él fue presidente de la comisión fomento. Pero lo más grandioso es que fue amigo de todos los maestros». Siempre digo que hay que darles la oportunidad a los jóvenes. «En aquellos momentos que estábamos atravesando, las cosas eran más difíciles, no había tanta conexión. Hoy le das una oportunidad a un joven de acá y tiene perspectiva de vida mucho más fáciles.
Es muy lindo ver esto. Sabes que me llenó de emoción, porque la amistad es la misma y hace 20 años que me fui. Los sentimientos que  vos cultivabas allá, quedan, son raíces que se van afirmando. Creo que la emoción de ver a ex alumnos y amigos es la mayor. Hice lo posible y lo imposible por venir, tenía que estar, contarle a mi hija de dónde salí y a dónde se llega a veces, y  la emoción de poder conquistar las cosas, con voluntad, y con lo que estudié acá, y aplicarlo. En cualquier lugar que llego, no tengo vergüenza de decir que la educación que tengo es porque me la dieron muchos maestros».
¿Cuál fue tu
maestra predilecta?
«La que me marcó mucho fue Lilián Zabala. Cursaba 6º Año. Fue una persona que me mostró un mundo diferente allá. Tuve también una profesora de UTU, Nancy Benítez, seis años hice UTU aquí, dentro de estas aulas. Ella me llevó a Salto para ir al liceo, me mostró que había otras oportunidades, y hasta hoy es una persona que conservo como amiga. Hoy tiene nietos, son personas que quedan para el resto de tu vida».
¿Qué saludo le podés dejar a esta gente tuya que
querés de corazón?
«A los jóvenes les digo que aprovechen cada oportunidad que se les brinda. Hay tantas cosas para conquistar, que aprovechen la oportunidad. La educación es todo, no hay nada, no hay dinero, no hay nada como la educación. Es la base, es todo. Te diré que tengo amigos que viven en Estados Unidos, otros que viven en Porto Alegre, que son de acá. Cuando sé alguna noticia les estoy pasando.
Todos los días hay algo para saber de acá. Esos lazos son los que mantienen vivos los recuerdos. A veces intentamos acordarnos de un montón de cosas, y hay cosas que marcaron, y yo tengo todo de acá».

Pueblo Lavalleja  (por Yamandú Leal)

Muchos ex-alumnos asistieron a la fiesta del centenario de la Escuela nº 19. En esta ocasión nuestra entrevistada es una de las tantas compatriotas que hoy no reside en nuestra localidad. Laboralmente le está yendo muy bien en la ciudad brasileña de Quaraí, junto a su esposo (brasileño).

Nos referimos a Nancy Silveira, alguien que dejó sus raíces en esta Colonia que tanto quiere y se enorgullece de serlo, viviendo con intensidad este momento del centenario de su escuela. Nos contó sus vivencias, con mucha emoción y nostalgia, todo lo que ha sido el haber asistido a la escuela 19.

TODO LO QUE TENGO

«Es todo lo que tengo, la educación, las vivencias, recuerdos lindísimos, no me olvidaré nunca, fue ahí donde aprendí a dar mis primeros pasos.

Tuve maestros que hicieron parte de mi formación como persona. Cargo conmigo eso porque creo que el pasado de uno tiene influencia.

Tengo el mayor orgullo de decir en cualquier lugar que llego que fui a la escuela 19. No tanto como alumna sino que fue parte de mi casa. Nací aquí adentro y recuerdo que mientras estuve acá participé de un sinfín de actividades».

¿Cuáles fueron

esas actividades?

«Formé parte de comisiones de jóvenes y de comisiones de fomento. Mi viejo, de donde me esté mirando, nos enseñó a querer. Por varios años él fue presidente de la comisión fomento. Pero lo más grandioso es que fue amigo de todos los maestros». Siempre digo que hay que darles la oportunidad a los jóvenes. «En aquellos momentos que estábamos atravesando, las cosas eran más difíciles, no había tanta conexión. Hoy le das una oportunidad a un joven de acá y tiene perspectiva de vida mucho más fáciles.

Es muy lindo ver esto. Sabes que me llenó de emoción, porque la amistad es la misma y hace 20 años que me fui. Los sentimientos que  vos cultivabas allá, quedan, son raíces que se van afirmando. Creo que la emoción de ver a ex alumnos y amigos es la mayor. Hice lo posible y lo imposible por venir, tenía que estar, contarle a mi hija de dónde salí y a dónde se llega a veces, y  la emoción de poder conquistar las cosas, con voluntad, y con lo que estudié acá, y aplicarlo. En cualquier lugar que llego, no tengo vergüenza de decir que la educación que tengo es porque me la dieron muchos maestros».

¿Cuál fue tu

maestra predilecta?

«La que me marcó mucho fue Lilián Zabala. Cursaba 6º Año. Fue una persona que me mostró un mundo diferente allá. Tuve también una profesora de UTU, Nancy Benítez, seis años hice UTU aquí, dentro de estas aulas. Ella me llevó a Salto para ir al liceo, me mostró que había otras oportunidades, y hasta hoy es una persona que conservo como amiga. Hoy tiene nietos, son personas que quedan para el resto de tu vida».

¿Qué saludo le podés dejar a esta gente tuya que

querés de corazón?

«A los jóvenes les digo que aprovechen cada oportunidad que se les brinda. Hay tantas cosas para conquistar, que aprovechen la oportunidad. La educación es todo, no hay nada, no hay dinero, no hay nada como la educación. Es la base, es todo. Te diré que tengo amigos que viven en Estados Unidos, otros que viven en Porto Alegre, que son de acá. Cuando sé alguna noticia les estoy pasando.

Todos los días hay algo para saber de acá. Esos lazos son los que mantienen vivos los recuerdos. A veces intentamos acordarnos de un montón de cosas, y hay cosas que marcaron, y yo tengo todo de acá».