“Ex libris Mario Levrero” esparce la biblioteca del uruguayo entre lectores desde la casa de uno de sus hijos

Montevideo, 29 may (EFE).- Durante este fin de semana los amantes del escritor Mario Levrero (1940-2004) pudieron adquirir alguno de los libros que pertenecieron al autor uruguayo en un evento denominado “Ex libris Mario Levrero”, realizado en la casa de uno de sus hijos. Jorge Varlotta, más conocido por su pseudónimo como escritor "EX LIBRIS" MARIO LEVRERO" ESPARCE LA BIBLIOTECA DEL URUGUAYO ENTRE SUS LECTORES“Mario Levrero”, es un de los escritores uruguayos más reconocidos en los últimos tiempos, sus catorce novelas y numerosos cuentos van desde ambientes kafkianos de un “realismo descolocado entre el sueño y la vigilia”, hasta varias novelas autobiográficas, pasando por el género policial, su favorito como lector. Así lo explicó a Efe uno de sus hijos, quien abrió las puertas de su casa para recibir a cientos de desconocidos “levrerianos”, que se repartieron la mayoría de los 1400 libros que integran la biblioteca del autor. “Queríamos generar un motivo de encuentro, de sentir que hay una comunidad entorno a él”, explicó su hijo. “Levrero no hubiera donado su cuerpo a la ciencia, sino que lo hubiera repartido en un gran festín entre todos los lectores y amigos para que cada uno se lleve un fragmento”, bromeó el joven mientras estampa el sello con un dibujo del autor que certifica el origen en cada uno de los libros. Convocado a través de las redes sociales, más de 400 personas han comprado ya alguno de los libros: “tesoros” que conformarán “pequeños altares” en las casa de cada uno de estos lectores. “El valor que tiene cada una de estas alegrías, es infinito comparado con la conservación en un solo lugar, preferimos la dispersión”, puntualizó el hijo del escritor sobre este particular remate literario. Y es que esta venta de libros no viene a ser más que una etapa de la práctica habitual de Levrero, un devorador de novela policiales, que canjeaba varios ejemplares de este género cada semana en algunas librerías montevideanas, según recordó su hijo. “Levrero leía una (novela policial) por día, de la misma forma que ahora uno consume series y ve un capítulo diario”, explicó. “Los libros circulaban mucho, no había ningún fetiche con el libro objeto, sí una voracidad por leer impresionante”, relató el heredero. La decisión de repartir los libros constituyó todo un debate interno de la familia. De hecho, tardaron más de un año en decidirse y organizar la venta. “Mi madre es la albaceas de su obra y llevamos 12 años ocupándonos de las reediciones de todos los libros y de llevar adelante el orden de todos los archivos originales, las cartas, los dibujos”, indicó su hijo, quien, además, afirmó que sus herederos no veían esta biblioteca como objeto de estudio hasta que hicieron pública la decisión y varios investigadores les demandaron explicaciones.”Fue controvertido venderlos, cuando se enteraron, los investigadores pusieron el grito en el cielo”, explicó. El intercambio entra la familia y la academia se dio a través de las redes sociales y gracias al mismo nacieron las “brigadas Levrero”, un grupo de estudiantes de letras que se encerró durante varios días a revisar cada ejemplar y fotografiar cada anotación, subrayado o marca, antes de poner los libros a la venta.”Cada uno puede llevarse un pedazo de esta biblioteca, que seguirá existiendo pero en manos de muchos”, acotó su hijo. “Anotamos el nombre y contacto de cada uno de los compradores para que si un día un investigador lo necesita pueda consultar cada objeto”, puntualizó.Su hijo resumió la esencia de este evento en una frase de Ray Bradbury en Fahrenheit 451: “los libros eran sólo un receptáculo en el que guardábamos aquello que temíamos olvidar, no hay nada mágico en ellos de ningún modo, la magia reside solamente en aquello que los libros dicen”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...