Existe una ley para controlar la tenencia y porte de armas, pero el problema pasa por las que no están registradas

La tenencia y porte de armas sin la autorización correspondiente por parte de las autoridades nacionales, es un delito. Aunque en ese aspecto, la pregunta surge. En estas épocas donde campea el temor por la situación de inseguridad que vive el país, y sobre todo Salto a la luz de los últimos episodios de violencia ¿cuántos están cometiendo este delito? ¿Cuántos tienen un arma en su casa sin haberla declarado?

Hugo Lemos

Hugo Lemos

Seguramente mucha gente cuenta con un arma de fuego en su poder con el fin de sentirse seguros y argumentan la defensa propia, muchas veces sin saber que con esa actitud se están poniendo en riesgo ellos y también exponen a su entorno, algo que debe ser debatido por la sociedad que por estas horas, con el problema creciente de la delincuencia, le pide protección a gritos al Estado.
Pero existe una ley que regula todo el tema referido a la tenencia y porte de armas.
Se trata de la ley 19.247, la que establece desde su primer artículo que está prohibida la tenencia y porte de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales relacionados “que no hayan sido debidamente autorizados por el Ministerio del Interior, por el Ministerio de Defensa Nacional o por ambos”, según corresponda.
Y señala que será el Poder Ejecutivo el que establecerá qué requisitos deberán cumplir para autorizar a la gente a la tenencia y porte de armas de fuego, así como también a contar con municiones, explosivos y otros materiales relacionados.
Además la ley prevé que en caso de que haya incumplimientos en los procedimientos estipulados por la normativa de marras, las armas de fuego, las municiones, los explosivos y otros materiales relacionados que no hayan sido debidamente autorizados, “serán incautados sin perjuicio de la aplicación de las normas administrativas y penales correspondientes”.
Asimismo las armas cuyos titulares sean procesados por delitos cometidos con violencia, serán incautadas. En cuanto a las ventas de armas, hay un capítulo que regula específicamente este tema, con requisitos, datos registrales, autorizaciones legales con pruebas que deben pasar por los Ministerios de Interior y Defensa.
En tanto que el artículo 7º, habilita la destrucción de las armas de fuego, cuando una vez transcurridos seis meses de haber sido recibidas las armas de fuego, los accesorios, las municiones o los explosivos y otros materiales relacionados que hayan sido incautados, decomisados o entregados voluntariamente, los mismos serán destruidos.
Este control de armas debería hacerse más seguido, porque las armas que están inscriptas y reglamentadas no son el problema, sino las que están por fuera del sistema de registro, las cuales caen por lo general en manos de delincuentes.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...