Explosiva declaración de expolicía sobre cómo habría muerto Charly Ferreira

Explosiva declaración de expolicía sobre cómo habría muerto Charly Ferreira

Contundente
La declaración del expolicía Leopoldo Márquez al periodista Juan José Díaz (para su programa en Radio Arapey de lunes a viernes de 20 a 21 horas), a la que accedió EL PUEBLO es contundente. Señala la posible causa de muerte del joven Charly Ferreira quien el 22 de abril del 2007 apareció muerto en la Ruta 31. Durante varios años las autoridades dijeron que el joven fue sacado por la Policía de un baile y extrañamente no fue conducido a la seccional, sino que habría sido dejado en la casa. Pero al rato apareció en la carretera fallecido por hundimiento de cráneo. La familia siempre sostuvo que lo mataron. Ahora un expolicía que estuvo esa noche, da su versión de lo ocurrido e irá a la justicia.

El ahora exfuncionario dijo que la familia “merece saber la verdad”.
Explosiva declaración de policía que estuvo la noche que murió Charly Ferreira podría reabrir la causa

Tremendo, no hay otra manera de calificar la explosiva declaración realizada por el ahora expolicía, Leopoldo Raúl Márquez Cordero, que fue funcionario policial durante 21 años y resultó destituido en febrero del año 2017 y que estuvo presente en el procedimiento de detención del entonces joven Charly Ferreira, que apareció muerto el 22 de abril del 2007 en la zona de Tropezón en la ruta 31 posteriormente a ese procedimiento. Las declaraciones fueron realizadas por el exfuncionario al periodista Juan José Díaz y EL PUEBLO accedió al audio completo de su declaración, realizada hace pocas horas en el estudio del abogado del declarante y del padre del infortunado joven, el Dr. Walter Emmeneger. Las declaraciones de Márquez señalan a policías y a jerarcas como los cerebros de una operación para encubrir el caso en el que el joven terminó fallecido. Si bien durante años se dijo que el mismo había salido del baile en estado de ebriedad y que fue trasladado por la Policía, el mismo nunca fue a una seccional y apareció en la ruta con hundimiento de cráneo, aparentemente pisado por un automóvil. Pero el caso fue para atrás y para adelante muchas veces y nunca fue aclarado. Hasta que el expolicía, brindó la siguiente declaración. “Esa noche había dos bailes en la zona, uno en Tropezón y otro en barrio Albisu, algo que movilizó a mucha gente y que además no era habitual. Nosotros hacíamos presencia policial en la llegada de la gente y a la salida de los locales bailables, ese era un arreglo que había entre el encargado de la seccional sexta y el propietario de los bailes. Esa noche me tocó ir y nunca pensé que terminara en lo que terminó”, dijo. “Ese sábado estábamos estacionados en la vereda, el móvil estaba a cargo de… (nombra un sargento y a otros policías) en un momento determinado no había nadie en el baile y viene el dueño del local con el joven Charly Ferreira, y se lo entrega a un policía. El funcionario se lo dio al sargento. Fue algo rápido. El muchacho no atina a nada, solo quería dialogar. Y el otro policía (no dice quién) le pega un bastonazo en la nuca, sin motivo, porque no estaba desacatado”, señaló. “Y el sargento toma la decisión de llevarlo, sale con él ya golpeado. Pero si me pregunta en realidad qué pasó después, no sé, pero no sé por qué le pegaron ese bastonazo en la cabeza tan fuerte, tampoco sé por qué el dueño del baile salió con él prendido del pescuezo”. “Yo quedo en el baile y más o menos me doy cuenta de la situación porque cerca de las cuatro de la madrugada más o menos, hubo unas detenciones con líos habituales dentro del baile y cuando se llevaba al hospital a los detenidos para constatar lesiones, para lo cual nos ayudaron otros patrulleros, llovía y eran varios los detenidos recuerdo, cuando íbamos por el (estadio) Vispo Mari, el encargado de la seccional le dice al sargento, hay un fallecido en la ruta 31 tengo que ir al lugar. Y ahí es donde el sargento me mira por el espejo y cuando descendimos en el Hospital, me dice “negro, se me fue la mano”. Yo vi el bastonazo, él me dijo eso, y cuando llegamos a la comisaría estaba todo el comando de la jefatura y nos trajeron a todos hasta la seccional segunda”, expresó el policía. Márquez recuerda que la jueza penal que estaba a cargo del caso era la actual jueza de crimen organizado Beatriz Larrieu. Pero dijo que en ese momento “no declaré esto en el juzgado, no lo hice porque la planificación de lo que teníamos que decir fue armada por el oficial sumariante (al cual nombra), el hombre que a mi entender fue el cerebro de armar pieza por pieza, pero a su vez a mí, sabiendo que yo iba a hablar en algún momento, me abrió causas por todos lados hasta que logró mi destitución”. El exfuncionario policial dijo que ahora “está dispuesto a volver al juzgado y brindar declaraciones en caso de que sea necesario. Creo que el juez y el fiscal me van a entender si les mentí en ese momento, pero creo que ahora la familia de Charly necesitaba saber la verdad”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...