Expocannabis uruguayo busca ser punto de encuentro para la industria regional

Montevideo, 10 dic (EFE).- La tercera edición de Expocannabis, que este año centró su contenido en las aplicaciones del cáñamo en la industria textil, arrancó hoy en Montevideo, con la intención de convertirse en un referente para «toda la industria latinoamericana», dijeron a Efe sus organizadores.
«La intención es seguir creciendo de la mano de la industria, que Expocannabis realmente se estabilice como un punto de encuentro para toda la industria latinoamericana, no solo del Uruguay», dijo a Efe Mercedes Ponce de León, miembro del equipo organizador del evento que se realiza en el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU). La idea de la celebración del evento, que termina el próximo lunes 13 de diciembre, es «abrir el abanico de posibilidades» para que el país aproveche al máximo su reglamentación permisiva con el uso de la marihuana terapéutica y recreativa. Desde el año 2013 y bajo el mandato del expresidente José Mujica (2010-2015), Uruguay se convirtió en el primer país del mundo que reguló la producción y compraventa de marihuana con una ley que prevé su uso recreativo, medicinal y científico. Así, Expocannabis se enmarca como un foro para que el país pueda «disfrutar y aprovechar al máximo esta reglamentación que tiene», según Ponce. El evento busca facilitar el acceso a la información sobre el cannabis a través de charlas educativas, conferencias, talleres y un consultorio de orientación en cannabis medicinal, además de una propuesta artística y gastronómica. Los más de 70 estands en los que participan toda la industria local y parte de la extranjera, conviven con una muestra museográfica sobre los usos industriales del cannabis, protagonista de esta última edición, que se centra en las aplicaciones del cáñamo en la industria textil, en la industria del bioplástico, del biocombustible o del papel.
En este sentido, el consultor y producto de cáñamo y ponente en una de las charlas del evento Frabrizio Giamberini explicó a Efe que Uruguay ya produce cáñamo con autorización gubernamental a escala nacional con la intención de expandirse al mercado exterior.
El cáñamo industrial, si bien es la misma planta que genera el cannabis, es una variedad completamente distinta del cannabis psicoactivo, que es el que se utiliza para el uso recreativo.
«El cáñamo tiene diversidad de aplicaciones, dependiendo del producto agrícola que estemos buscando. Con el cáñamo podemos generar granos para la industria alimentaria, (…) su aceite es rico en ácidos grasos poliinsaturados (…) es un excelente súper alimento», dijo.
Asimismo comentó los aplicaciones industriales del tallo de la planta, del que se deriva la fibra técnica de «propiedades fisicoquímicas excelente» y que además tiene «mucha celulosa» que permite hacer «papeles especiales» o «bioplásticos».
Uruguay se encuentra actualmente en un proceso de normalización de la reglamentación y de implementación de leyes permisivas con la marihuana en las que por el momento el cultivo y disfrute de la planta en el ámbito privado está permitido.
La tercera vía de acceso, que se planea que sea la compra a través de las farmacias, está siendo ultimada y «hay aprobado un decreto de cáñamo industrial que ha permitido otorgar más de cinco licencias a empresas que están haciendo un cultivo de cáñamo experimental en el país, además de un decreto de cannabis medicinal en marcha», explicó Ponce.
«Es un experimento, es una ley que no es muy fácil, es un desafío muy grande que se planteó el Uruguay», reflexionó la organizadora.
Por su parte, el chileno Pascual Espinosa, participante del evento como representante de «Piecemaker Gear» en Suramérica, tienda que elabora pipas de silicona para fumar la marihuana, dijo a Efe que la percepción que exportan los uruguayos al exterior es que «fue un paso adelante muy fuerte sin que mucha gente estuviera preparada».