Exportadores de ganado en pie analizan irse del Uruguay: los costos, precios, fletes y permisos traban ventas

Algunas empresas exportadoras de ganado en pie estudian retirarse del mercado, de no existir un cambio en la política de otorgamiento de permisos de este tipo, informó el presidente de la Unión de Exportadores de Ganado en Pie, Alejandro Dutra.
La posibilidad de que algunas empresas se retiren del mercado, se debe a que el negocio está perdiendo rentabilidad localmente, dado que hay otros mercados más competitivos desde donde vender animales vivos, pero sobre todo porque las transacciones de este tipo son muy dificultosas de concretar debido a las trabas gubernamentales.
«No sólo se dan pocos permisos con relación a los solicitados -hay alrededor de un centenar pedidos-, sino que los que se otorgan se dan sin la previsibilidad necesaria como para poder llevar a cabo los negocios con el tiempo y las características que se necesitan», aseguró Dutra.
El operador explicó que en ocasiones ocurre que una empresa solicita un permiso, la autorización demora un tiempo prolongado en otorgarse -si es que se da- y cuando se aprueba, los valores son otros y la rentabilidad del negocio ya no es la misma.
El presidente de la gremial de exportadores de ganado en pie sostuvo que se pediría una nueva entrevista con el ministro de Ganadería (MGAP) Tabaré Aguerre, para tratar el tema, aunque las solicitadas anteriormente no fueron concedidas.
Mercados como Brasil son mucho más atractivos para estas operaciones, sostuvo Dutra, ya que el ganado está a precios más bajos, pero sobre todo, porque las trabas para concretar los negocios son sensiblemente menores a las existentes en Uruguay.
«La situación es tal que hoy exportar animales en pie desde países europeos como Alemania, Francia y España hacia Medio Oriente es más viable que desde Uruguay. Esto se debe a que además de no existir los problemas burocráticos que hay acá, el flete hacia las naciones compradoras es más económico», destacó Dutra.
«Es imposible decirle a los productores que dejen entero un animal (condición para ser exportado en pie hacia algunos destinos de Medio Oriente) cuando hay más de 90 permisos solicitados y no otorgados», agregó.
Según el presidente de la gremial, «si estás en los últimos lugares en esa lista de permisos, no podés hablar con los productores, ni con Turquía, ni con nadie cuándo vas a poder exportar», explicó.
Por su parte, el director de Sanidad Animal del Ministerio del MGAP, Federico Fernández, informó a El País que desde esa secretaría de Estado no se está en fase de otorgamiento de nuevos permisos, ya que se cree que primero debe cumplirse con los que ya fueron otorgados a las empresas.
El ministro Aguerre ha sostenido en reiteradas ocasiones que los recursos humanos que posee tiene como prioridad cuidar el status sanitario de Uruguay por sobre las operaciones de este tipo.
Desde las empresas exportadoras han refutado este argumento indicando que de existir un plan que brinde las condiciones necesarias, están dispuestos a hacer frente a los gastos económicos necesarios.
Semanas atrás se otorgaron cinco nuevos permisos de este tipo, que totalizaban unos 50.000 animales, pero solo dos de las empresas hicieron uso de los mismos y se encuentran en el proceso para concretar los negocios.
Estas empresas están pudiendo realizar los negocios ya que poseen barcos propios, dado que el medio de transporte, tanto por sus costos, como por su escasa disponibilidad, es una de las partes más importante y dificultosa de las transacciones.
Un factor que juega en contra y fue reconocido por todas las partes, es que Turquía, el único mercado que paga precios que dan la rentabilidad necesaria para este tipo de negocios, no está -por el momento- dando autorizaciones para importar ganado.
Como paliativo se está avanzando gubernamentalmente para poder abrir el mercado de Arabia Saudita, país desde donde se recibió una misión hace unos 10 días.
Entre los productores preocupa mucho que el otorgamiento de permisos y las posteriores operaciones de este tipo no tengan la fluidez que se espera y necesita, afirmó a El País el presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) Rubén Echeverría. «Esperamos que en breve se liberen solicitudes, ya que en primavera vamos a tener una muy buena producción de terneros y hay que preverlo desde ahora», afirmó.
Fuente: Diario El País
Algunas empresas exportadoras de ganado en pie estudian retirarse del mercado, de no existir un cambio en la política de otorgamiento de permisos de este tipo, informó el presidente de la Unión de Exportadores de Ganado en Pie, Alejandro Dutra.
La posibilidad de que algunas empresas se retiren del mercado, se debe a que el negocio está perdiendo rentabilidad localmente, dado que hay otros mercados más competitivos desde donde vender animales vivos, pero sobre todo porque las transacciones de este tipo son muy dificultosas de concretar debido a las trabas gubernamentales.
«No sólo se dan pocos permisos con relación a los solicitados -hay alrededor de un centenar pedidos-, sino que los que se otorgan se dan sin la previsibilidad necesaria como para poder llevar a cabo los negocios con el tiempo y las características que se necesitan», aseguró Dutra.
El operador explicó que en ocasiones ocurre que una empresa solicita un permiso, la autorización demora un tiempo prolongado en otorgarse -si es que se da- y cuando se aprueba, los valores son otros y la rentabilidad del negocio ya no es la misma.
El presidente de la gremial de exportadores de ganado en pie sostuvo que se pediría una nueva entrevista con el ministro de Ganadería (MGAP) Tabaré Aguerre, para tratar el tema, aunque las solicitadas anteriormente no fueron concedidas.
Mercados como Brasil son mucho más atractivos para estas operaciones, sostuvo Dutra, ya que el ganado está a precios más bajos, pero sobre todo, porque las trabas para concretar los negocios son sensiblemente menores a las existentes en Uruguay.
«La situación es tal que hoy exportar animales en pie desde países europeos como Alemania, Francia y España hacia Medio Oriente es más viable que desde Uruguay. Esto se debe a que además de no existir los problemas burocráticos que hay acá, el flete hacia las naciones compradoras es más económico», destacó Dutra.
«Es imposible decirle a los productores que dejen entero un animal (condición para ser exportado en pie hacia algunos destinos de Medio Oriente) cuando hay más de 90 permisos solicitados y no otorgados», agregó.
Según el presidente de la gremial, «si estás en los últimos lugares en esa lista de permisos, no podés hablar con los productores, ni con Turquía, ni con nadie cuándo vas a poder exportar», explicó.
Por su parte, el director de Sanidad Animal del Ministerio del MGAP, Federico Fernández, informó a El País que desde esa secretaría de Estado no se está en fase de otorgamiento de nuevos permisos, ya que se cree que primero debe cumplirse con los que ya fueron otorgados a las empresas.
El ministro Aguerre ha sostenido en reiteradas ocasiones que los recursos humanos que posee tiene como prioridad cuidar el status sanitario de Uruguay por sobre las operaciones de este tipo.
Desde las empresas exportadoras han refutado este argumento indicando que de existir un plan que brinde las condiciones necesarias, están dispuestos a hacer frente a los gastos económicos necesarios.
Semanas atrás se otorgaron cinco nuevos permisos de este tipo, que totalizaban unos 50.000 animales, pero solo dos de las empresas hicieron uso de los mismos y se encuentran en el proceso para concretar los negocios.
Estas empresas están pudiendo realizar los negocios ya que poseen barcos propios, dado que el medio de transporte, tanto por sus costos, como por su escasa disponibilidad, es una de las partes más importante y dificultosa de las transacciones.
Un factor que juega en contra y fue reconocido por todas las partes, es que Turquía, el único mercado que paga precios que dan la rentabilidad necesaria para este tipo de negocios, no está -por el momento- dando autorizaciones para importar ganado.
Como paliativo se está avanzando gubernamentalmente para poder abrir el mercado de Arabia Saudita, país desde donde se recibió una misión hace unos 10 días.
Entre los productores preocupa mucho que el otorgamiento de permisos y las posteriores operaciones de este tipo no tengan la fluidez que se espera y necesita, afirmó a El País el presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) Rubén Echeverría. «Esperamos que en breve se liberen solicitudes, ya que en primavera vamos a tener una muy buena producción de terneros y hay que preverlo desde ahora», afirmó.
Fuente: Diario El País