Exprisionero de Guantánamo que hizo huelga de hambre por su liberación se quedará en el país

La abogada de Abu Wa`el Dhiab habló con El Observador y dijo que el refugiado espera poder traer a su familia y trabajar en una casa de comidas.

Abu Wa`el Dhiab, uno de los seis liberados de Guantánamo que se encuentra en Uruguay, espera poder rehacer su vida en el país. Según dijo su abogada, Cori Crider, a El Observador Dhiab pretende trabajar en una casa de comidas y que su esposa y sus tres hijos puedan instalarse también en Uruguay. “De todos modos, él no sabe bien qué hacer con su vida exactamente. Una persona que está en Guantánamo no piensa que va a poder ser libre en algún momento”, sostuvo Crider.

La abogada es directora de la ONG inglesa Reprieve, que trabaja en temas relacionados a derechos humanos y que ha tomado el caso de varios detenidos en Guantánamo, en especial los que han hecho huelgas de hambre y han sido obligados por los militares estadounidenses a alimentarse por medio de sondas y otros métodos invasivos.

La lucha por la huelga de hambre

En febrero de 2013 Dhiab comenzó una huelga de hambre pero lo obligaban a comer a través de una sonda que le colocaban en la nariz. Por ese motivo la organización Reprieve inició un juicio en el que solicitaba que no le colocaran más esa sonda, que lo lastimaba y que se liberaran unos videos en los que se veía cómo era obligado a comer.

El 15 de julio de este año, la esposa de Dhiab escribió una carta que fue publicada por el sitio web Huffington Post. “La semana pasada abogados de la administración Obama archivaron una serie de documentos sobre mi esposo –incluyendo videos en los que se muestra cómo es obligado a alimentarse en Guantánamo”, explicaba la mujer en la misiva.

“No creo que pueda soportar ver esos videos. Me impacta sin embargo el hecho de que los ciudadanos de Estados Unidos seguramente nunca tendrán la oportunidad de ver lo que está pasando”.

Umm Wa’el, ese es el nombre de la esposa y madre de los cuatro hijos del sirio detenido en Guantánamo, manifiesta su asombro no solo por el hecho de que los abogados del gobierno de EEUU hayan intentado esconder estos documentos, sino porque en ellos evitaron cualquier tipo de referencia a quién es su esposo y por qué había comenzado una huelga de hambre. “Quiero contarles quién es”, dice la mujer en su carta pública.

La mujer explica que 2014 fue uno de los peores años para la familia, que debió sobrevivir sin su padre. Habían vuelto a vivir en Siria pero la guerra civil que azota a ese país los obligó a huir hacia Líbano y luego a buscar refugio en Turquía.

Umm intentó reunirse con su familia en Jordania, pero cuando llegó a la frontera no se le permitió entrar en el país y fue sometida a interrogatorios porque su esposo estaba detenido en Guantánamo.

(EL OBSERVADOR)

a abogada de Abu Wa`el Dhiab habló con El Observador y dijo que el refugiado espera poder traer a su familia y trabajar en una casa de comidas.
Abu Wa`el Dhiab, uno de los seis liberados de Guantánamo que se encuentra en Uruguay, espera poder rehacer su vida en el país. Según dijo su abogada, Cori Crider, a El Observador Dhiab pretende trabajar en una casa de comidas y que su esposa y sus tres hijos puedan instalarse también en Uruguay. “De todos modos, él no sabe bien qué hacer con su vida exactamente. Una persona que está en Guantánamo no piensa que va a poder ser libre en algún momento”, sostuvo Crider.
La abogada es directora de la ONG inglesa Reprieve, que trabaja en temas relacionados a derechos humanos y que ha tomado el caso de varios detenidos en Guantánamo, en especial los que han hecho huelgas de hambre y han sido obligados por los militares estadounidenses a alimentarse por medio de sondas y otros métodos invasivos.
La lucha por la
huelga de hambre
En febrero de 2013 Dhiab comenzó una huelga de hambre pero lo obligaban a comer a través de una sonda que le colocaban en la nariz. Por ese motivo la organización Reprieve inició un juicio en el que solicitaba que no le colocaran más esa sonda, que lo lastimaba y que se liberaran unos videos en los que se veía cómo era obligado a comer.
El 15 de julio de este año, la esposa de Dhiab escribió una carta que fue publicada por el sitio web Huffington Post. “La semana pasada abogados de la administración Obama archivaron una serie de documentos sobre mi esposo –incluyendo videos en los que se muestra cómo es obligado a alimentarse en Guantánamo”, explicaba la mujer en la misiva.
“No creo que pueda soportar ver esos videos. Me impacta sin embargo el hecho de que los ciudadanos de Estados Unidos seguramente nunca tendrán la oportunidad de ver lo que está pasando”.
Umm Wa’el, ese es el nombre de la esposa y madre de los cuatro hijos del sirio detenido en Guantánamo, manifiesta su asombro no solo por el hecho de que los abogados del gobierno de EEUU hayan intentado esconder estos documentos, sino porque en ellos evitaron cualquier tipo de referencia a quién es su esposo y por qué había comenzado una huelga de hambre. “Quiero contarles quién es”, dice la mujer en su carta pública.
La mujer explica que 2014 fue uno de los peores años para la familia, que debió sobrevivir sin su padre. Habían vuelto a vivir en Siria pero la guerra civil que azota a ese país los obligó a huir hacia Líbano y luego a buscar refugio en Turquía.
Umm intentó reunirse con su familia en Jordania, pero cuando llegó a la frontera no se le permitió entrar en el país y fue sometida a interrogatorios porque su esposo estaba detenido en Guantánamo.
(EL OBSERVADOR)