Ferrando, el desaprovechado…

Solo se trata de recalar en la historia de MARTÍN FERRANDO. Los años labrados, desde aquel lejano tiempo cuando despuntó en el Baby Fútbol de Peñarol, hasta el cierre en el 2014 con Ferro Carril. Un total de 20 años en Primera División. Equipos a los que defendió y un tiempo inolvidable en Chile. Hoy Martín: 36 años de vida.
DE TIEMPO EN TIEMPO
1984 al 1992 Baby futbol en Peñarol,
1993 al 1997 Deportivo Artigas. rangers
A partir de 2005 Primera División.
1998 al 2001 Salto Uruguay,
2002 Nacional.
2003 Salto Fútbol Club.
2004 al 2006 Cerrito de Montevideo.
2007 Wanderers de Montevideo.
2007 Liverpool de Montevideo.
2008 Rangers de Talca en Chile.
2009 Cerro de Montevideo.
2009 al 2010 Santiago Morning de Chile
2011 Cobresal de Chile.
2012- Lesionado. No jugó.
2013 Salto Uruguay.
2014 Ferro Carril
***********
Pregunta: ¿cuántos técnicos pasaron por Martín Ferrando? ¿Cuántos jugadores con historia y trascendentes? ¿Cuántos árbitros de primera línea? ¿Cuántos partidos con aprendizajes incluidos?
Interrogante para sumar: ¿no es posible que alguna vez Ferrando, pueda volcar todas esas vivencias en aras del fútbol salteño?: de lo práctico a lo teórico. ¿Es tan compleja la misión de capitalizar a quienes han sabido de experiencias enriquecedoras y son parte nuestra en Salto?
Con juveniles, con mayores, con dirigentes, con cronistas deportivos: ¿no nos puede ensanchar el conocimiento a partir de sus enfoques? Y más allá de los clubes, la Liga Salteña de Fútbol… ¿por qué no?
La sensación-convicción es una: no aprovechamos la disponibilidad.
¿Qué nos prohíbe aprovechar lo que tenemos? Martín no es el único que ha retornado al pago después de jugar en equipos del profesionalismo. A excepción de Nacional con Sergio «Pitufo» Olivera en divisiones juveniles y ahora en el fútbol femenino, normalmente renegamos de situaciones en esa dirección.
Los dos registros gráficos a manera de historias en el tiempo: con Wanderers de Montevideo primero y el Rangers de Chile después. Las tenazas de Martín Ferrando que fueron y volvieron. Y alguna vez, entonces, habría que elevar la mira, para admitir que la vida es una permanente fuente de enseñanzas a cada paso. Y el fútbol definitivamente, también.

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-







El tiempo


  • Otras Noticias...