Ferro Carril 0 Gladiador 0 La fulera noche

El remate libre del «Loli» Quiroga en los 38′ del segundo tiempo. Esa pelota que pudo ser gol.. ¿Y qué más en el segundo tiempo? La porfiada blandura ofensiva de los dos.
El ausentismo de vínculos para crear. Porque fue noche de creación ausente.
Ese fue el punto clave.
¿Cómo puede ser un equipo eficaz, si la creación no tiene perspectiva de ser, estar o proponer?
Porque además no hubo propuesta sobre la base de la continuidad. Ferro Carril fue mandamás en los primeros 20. Un frentazo de Bentín que se desvió y en los 40′ la chance a cuenta de Denis Ferreira abriendo demasiado el pie, para desviar después.
Por lo menos, un Ferro para rescatar, frente al Gladiador de la distorsión permanente, al que le costó levantar vuelo. Sobre la media hora le encontró la vuelta al trámite, distanció a los cultores de Ferro de mitad de cancha para arriba y por más de una secuencia amenazó Otorgues. Carlos Da Silva desvió en un contragolpe y el «Lolo» de Mora ganó en el área de enfrente y la pelota fue a manos de Jony Fleitas.
LA CUESTIÓN FULERA
Sucede que la noche los fue obligando. Pésimo resultado ese empate que se fue gestando a partir de la impotencia. Ninguna variante esclareció nada y en más de un caso costó entender la decisión desde el mando técnico.
Cuando se fue Denis Ferreira, Ferro se quedó sin delanteros netos. El «Loli» Quiroga apeló a la técnica que no le falta y el ensayo de más de una situación.
Pero todo repetido, amordazado. Para colmo de males en Ferro, renunciando a la eficacia en pelotas quietas. Primero Carlos Vera, después Confalonieri. Pelotas rebotadas, explotando en las barreras, como para prolongar ese 0 a 0 de la amarga decepción.
¿Cabía otro desenlace en medio de la impotencia que gobernó? No cabía.
Cuando Marcelo Izaguirre marcó el final, el rostro de cada jugador de Ferro Carril y Gladiador, fue una síntesis perfecta. La noche se volvía pesadilla. había que depender de un empate en el segundo partido. El sueño de campeón pareció herido. Hasta que el 1 a 1 de Universitario y Ceibal devolvió el alma al cuerpo. Una manera de volver a nacer, después de esos 90′ de tanta fulería acumulada.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

ASÍ PASÓ

Campo de juego: Parque Ernesto Dickinson.
Partido válido por la tercera fecha de la liguilla.
Campeonato Salteño. Divisional «A».
Árbitro central: Marcelo Izaguirre (MUY BIEN).
Asistentes: Ricardo González-Carlos Gómez.
FERRO CARRIL (0)- Jony Fleitas; Enzo Sebastián Albano, Juan Viera, Juan Coelho, Franco Matías Bentín (Franco Souza); Agustín Panza (Jorgerluis Vera), Junior Rodríguez, Nahuel Machado, Guillermo Confalonieri; Denis Ferreira (Agustín Aguilera), Carlos Alberto Vera.
Director Técnico: Ramón Romero.
GLADIADOR (0)- Jorge Fleitas; Juan de los Santos, Mauricio Trinidad, Elbio José Conti, Ramón De Mora; Carlos da Silva , Brahian Da Silva, Héber Eduardo Martínez; Brian Bermúdez; Juan Pablo Otorgues, MIlton Tabárez (Danilo Urruti).
Director Técnico: Rony Guzmán Costa.
GOLES: no hubo.
Expulsado: 44′ Franco Souza (F.C).
EL MEJOR DE LA CANCHA: Nahuel Machado.
EL MEJOR DE GLADIADOR: Elbio Conti.