Ferro Carril vs. Gladiador: el tiempo que se agota

22.00’: por sí o por sí.

Frente a Nacional, lo de Ferro Carril fue aplastante. En rendimiento táctico y producción ejecutiva. Un reloj sin fallas, el equipo de Ramón Rivas. La consecuencia del 4 a 0 sobre Nacional, para quedarse transitoriamente con la punta. Ferro reflejó de hecho, la vigencia de su chance. No pocos sostienen y agudizan la especulación: es el gran candidato.

Pero lo cierto es que los albinegros deben ganar la liguilla, para tentar un partido adicional ante Nacional. Por eso, el tiempo se agota. Tiene que ganar. Un empate es gol en contra.

Con Gladiador, la duda está abierta de par en par. Sobre todo, por la merma que ha reportado en las últimas fechas. Cayendo frente a Salto Uruguay en la primera fecha de la liguilla, al fin de cuentas, prolongación de esa realidad. A Gladiador, más que nunca el tiempo se le agota. Si esta noche llegase a perder con Ferro, lo hipoteca todo. Si Salto Uruguay derrota a Nacional a primera hora, Gladiador está obligado a vencer. Un empate en ese caso, lo elimina de la ilusión campeona y llegará a la última fecha de manos vacías. Por lo tanto lo que se juega Gladiador, es a todas luces demasiado.

ESO QUE TIENE FERRO…

Arribó a la liguilla, entero. En todos los planos. Lo anímico. Lo futbolístico. Barrió con Nacional, en tarde vital de Vera y todos. Ferro Carril tiene a favor, el peso de su identidad inocultable. Una máquina albinegra sin descarrilar. Por eso, en el juego de hoy a segunda hora, tiene el amparo de su chance superior.

Sobre todo, por la inestabilidad de Gladiador y porque de algunos partidos a esta parte no ha encontrado el mejor formato ofensivo. Pero es noche para que Gladiador haga aflorar lo más generoso de su actitud de entrega. No hay que darlo por vencido. Después de todo, Gladiador no está vencido. La tabla y los números le dan vida. Pero debe ganar.