Finalizó el Certamen de Murga Joven

“Chante y Cope” fue la ganadora

7Foto: Maestro Cristian Trindade, jurado del certamen.

Después de dos rondas realizadas las noches del 19 y el 26 de noviembre, el certamen de Murga Joven que cada año es impulsado desde la Oficina de la Juventud de la Intendencia, llegó a la final el pasado domingo 28, resultando ganadora la murga “Chante y Cope”, agrupación que ensaya en el Club Progreso.

Cinco fueron las murgas participantes: “Chante y Cope”, de la Zona Este, “De tal palo, tal astilla” del Cerro, “Flor soberana”, de Ceibal, “La redoblona” murga proveniente de los barrios Uruguay y Artigas, y “Tuya y mía”, agrupación que seguramente estará participando del concurso oficial de murgas de ASAC. Una de las noches también participó como invitada, aunque no concursó, “La mimosita”, murga del IPRU de barrio Saladero.

Para conocer más detalles sobre este espectáculo que en las tres noches convocó a un impresionante número de público en el Club Atlético Chaná, EL PUEBLO dialogó con uno de los integrantes del Jurado, el Maestro y Profesor de Música Cristian Trindade.

“Tienen la frescura, espontaneidad y talento que le falta a muchas Murgas que compiten en las Ligas Mayores…”

“He sido testigo directo, como jurado y como espectador, de tres noches inolvidables; llenas de alegría, entusiasmo, compañerismo y muestras de trabajo colectivo. Quizás muchos puedan decir que algunas murgas técnicamente tienen varias falencias, y sí, pero es Murga Joven, y el espíritu aquí es otro. Quizás no son excelentes todas en el aspecto técnico, pero tienen la frescura, espontaneidad y talento que le falta a muchas Murgas que compiten en las Ligas Mayores. Todas ofrecieron espectáculos diversos, ninguna se pareció a la otra ni mostró influencias marcadas de las que son afiliadas a ASAC (Asociación Salteña de Agrupaciones de Carnaval). En todas se pudo ver esfuerzo, trabajo y dedicación, cuestiones que muchas veces están determinadas y/o subordinadas a lo material; aquí, aunque les parezca mentira, todo es honorario. Todo está hecho con sacrificio, responsabilidad y amor por el género que a tantos encanta y que a  otros no les mueve un pelo. Son éstos, colegas algunos, los que muchas veces, sin conocer nada del género, lanzan críticas infundadas y sueltan dictámenes terminantes sobre algo que no entienden…”. Así se expresaba Trindade a modo de reflexión general sobre el evento.

¿De quién está a cargo la organización del certamen?

Es organizado entre varias partes. Los chiquilines tienen mucho que ver en esto. Tienen el apoyo fuerte de la Oficina de la Juventud desde hace cuatro o cinco años si no me equivoco, y además tienen el apoyo de ASAC.

¿Qué rubro concretamente jurabas?

El jurado estaba integrado por cuatro personas, yo juraba musicalidad, es decir batería y coro.

¿Los otros rubros y jurados?

Estaba Zully Vallarino en puesta en escena, Angelina Torres en vestuario y maquillaje, y Martha Peralta en textos.

¿Qué edades deben tener los integrantes de una “murga joven”?

Es muy variado. Hay algunos muy chiquitos, de ocho o diez años, hasta otros de veintiocho o treinta años. Cada murga tiene un promedio diferente pero más o menos está entre diecinueve y veinte años.

Si una de estas agrupaciones quisiera participar en el Concurso Oficial del Carnaval de mayores, ¿puede hacerlo o hay algún impedimento por la edad?

En realidad tengo entendido que no hay impedimento. Lo que tiene que hacer es afiliarse a ASAC, y en el caso de ser menores de edad por supuesto tienen que tener permiso de los padres, y creo que tiene que haber una persona mayor responsable del grupo, pero no son muchas las trabas que hay para ingresar al concurso. Ya ha habido casos de murgas que lo han hecho, como por ejemplo “Regalada pa’ la foto”. Y ahora “Tuya y mía” se perfila para participar este año.

El comentario de Trindade sobre cada murga

Cristian Trindade escribió, sobre cada murga, un texto que expresa la impresión que le causó y algunas sugerencias. Es su intención volver a encontrarse en breve con los integrantes de las murgas y entregarles personalmente estas impresiones que a  continuación transcribimos:

“Chante y Cope”: Fiel a sus antecedentes no muy lejanos en el tiempo, cuando “regalados pa la foto salieron en Carnaval”, estos gurises forman parte de una barra de la Zona Este, que con ideas nuevas y transgresoras hace varios años nos vienen regalando un montón de energía, alegría y por sobre todas las cosas, buenos espectáculos. Da gusto verlos disfrutar en el escenario y contagiar esa alegría de manera totalmente desprejuiciada y sin ataduras. Escapando a todo tipo de modelos predeterminados, a los cuales algunos,  muchas veces, quieren comparar. Conociéndolos y siendo consciente de su potencial creativo, les sugiero que redoblen esfuerzos, multipliquen las ganas y trabajen en forma más disciplinada. El trabajo bien hecho y con tiempo, será su mejor aliado a la hora de alcanzar los logros que pretenden.

“De tal palo, tal astilla”: No es fácil trabajar en grupo. El crear un espectáculo multidisciplinario como la murga requiere de mucho tiempo, esfuerzo y por sobre todas las cosas tolerancia y respeto a las diversas opiniones. Más cuando es murga joven y de crecer, aprender y compartir se trata. Se notó que hubo trabajo y buenas intenciones, faltó, a mi parecer, confianza y empuje colectivo. Ideas nuevas y creativas no faltaron, les sugiero que apelen a la constancia y el esmero para lograr mejores objetivos.

“Flor soberana”: Da gusto ver a murgueros de alma como los hermanos Machado (Daniel y Carlitos), ayudar y acompañar a sus hijos, amigos de sus hijos y hasta hijos de amigos que están en otras murgas en este tipo de emprendimientos. Esta es la única manera de que la fuente no se seque jamás y el género sobreviva y perdure en el tiempo. Esta murguita del Ceibal tiene encanto, hace reír y disfrutar no sólo a su hinchada sino que a todo aquel que preste su voluntad para ello. Deberán ser un poco más disciplinados a la hora de trabajar las partes vocales y hacerlo con tiempo. Chispa, desenfado y talento no faltará, malas palabras deberán evitar. Ja…salió hasta con rima. “La redoblona”: Escuchar y ver a un niño, tocar los ritmos más clásicos murgueros, con un criterio magistral,  en un redoblante que pesa casi lo mismo que él, es maravilloso. Salute chiquilín! Presenciar el disfrute colectivo, el canto abierto y desenfrenado que te despeina (a pesar de los desajustes de afinación) reconforta! Debe sonreír y sentirse orgullosa la gente del Barrio Uruguay y Barrio Artigas al tener esta gurisada como embajadora del canto murguero. Se nota que les gusta y lo sienten de verdad. Felicitaciones y adelante!

“Tuya y mía”: Qué se puede agregar a lo que ya se ha dicho y ha generado esta murga a partir de sus impecables actuaciones. Con razón ya se perfilan y se “afilan” para participar en ligas mayores; argumentos le sobran, talento y trabajo se notan. Un muy buen plantel de cantores y actores, dirigidos por un fuera de serie y arreglados por un fenómeno, que desborda humildad y generosidad al ayudar a varios de los conjuntos participantes de este encuentro. Salute Pichón!!!

“Son la savia nueva que mantendrá vivo el fenómeno del canto murguero en Salto”

A modo de reflexión final, el entrevistado expresó: “La pasión que se pudo ver en la cara de algunos murguistas, la de sus familiares y amigos que los acompañaron y llenaron la platea del Club Chaná las tres noches del concurso, fue digna de un movimiento que más allá de ser apoyado por la Intendencia de Salto y promovido por ASAC, es impulsado y sobrevive por estos chiquilines. Con orígenes socio-económicos y culturales muy diversos, provenientes de diferentes Zonas y Barrios de la Ciudad como Barrio Uruguay, Barrio Artigas, Progreso, Cerro, Ceibal, Saladero, estos gurises son la savia nueva, que mantendrá vivo al fenómeno del canto murguero en Salto, por muchos años más”.