Fotografía digital en redes sociales centra muestra en festival de Paraguay

Asunción, 5 sep (EFE).- La fotografía digital, captada con teléfonos celulares y creada para que circule en redes sociales, centra la exposición «Fotografía 3.0», que se inaugurará este martes en el Centro Cultural de España Juan de Salazar, en el marco del festival de fotografía El Ojo Salvaje, que se celebra en Paraguay.
La muestra reflexiona acerca de la revolución tecnológica que ha hecho posible que millones de personas tengan acceso a la fotografía a través de sus teléfonos, y de la difusión a gran escala de estas imágenes a través de internet.
»Nos encontramos con que por primera vez en el mundo hay millones de fotógrafos activos diariamente, pero casi analfabetos en lo que hace al aprovechamiento de la riqueza del lenguaje, ya que lo más importante siempre será qué hay para decir y cómo se dice», expuso el curador de la muestra, el fotógrafo argentino Jorge Sáenz, según la página web del Juan de Salazar.
La exposición reúne las obras de miembros del colectivo Everyday Latinamerica, un proyecto que vincula a fotógrafos de Brasil, Argentina, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Perú, Haití, Guatemala, Paraguay, Bolivia, Chile o México, que retratan escenas cotidianas de países latinoamericanos a través de sus teléfonos móviles, y después las comparten en un perfil de Instagram.
Por su parte, el colectivo Urubú de fotógrafos paraguayos presenta «La noche larga», mientras que otros cinco autores residentes en Asunción expondrán breves series de imágenes, bajo el título de «Individuales mínimas».
En paralelo, el Centro Cultural de España presentará la exposición «Documentalismo y tránsito», que reúne las obras de reconocidos fotógrafos españoles como Gervasio Sánchez o Marina del Mar, y propone una reflexión sobre el viaje y la necesidad de documentar el desplazamiento a través de imágenes.
»El viaje, unido en muchas ocasiones a la aventura, hace que el fotógrafo busque con tesón sus fuentes de inspiración en territorios lejanos, encontrándose de lleno con culturas desconocidas, paisajes e individuos extraños, que generarán un nuevo interés: el de registrar estos nuevos modos de vida», según el curador de la exposición, el español José María Díaz-Maroto.
Además del centro cultural español, las obras del festival El Ojo Salvaje se podrán ver en espacios como el Museo del Barro, donde el fotógrafo argentino Gabriel Orge proyectará imágenes de desaparecidos en su obra «Apareciendo», así como la galería Monocromo, en el centro de Asunción, donde se expondrá la obra «Officinalis», de Gabriela Muzzio.
El festival también saltará a la calle con la feria del Fotociclo, un proyecto que retrata los diferentes barrios de Asunción, y se extenderá a espacios como el museo del Hospital de Clínicas de la capital.
El evento se completará con conferencias y talleres gratuitos sobre fotografía, dictados en su mayoría por autores extranjeros.
El festival El Ojo Salvaje se inició el pasado 25 de agosto con las exposiciones «Fui testigo», del fotógrafo uruguayo Aurelio González, y «Esto ha sido», del chileno Luis Weinstein, ambas sobre las dictaduras militares instauradas en ambos países en 1973.