Francisco Sanabria fue trasladado a la cárcel de Lavalleja y Nelson Calvette al recinto de Colonia

A la cárcel por varias estafas con Cambio Nelson.

Tres de los procesamientos fueron con prisión y otro sin ella. Las actuaciones pasan a Crimen Organizado en busca de lavado de activos. Los privados de libertad fueron trasladados a diferentes cárceles del país.
El Ministerio del Interior dispuso en la mañana de este domingo un nuevo lugar de reclusión de los tres procesados en la noche del sábado por el juez penal Marcelo Souto, de Maldonado, por el caso de Cambio Nelson.
En una primera instancia el magistrado había solicitado a Interior la reclusión de los procesados fuera del departamento de Maldonado, en Cárcel Central y bajo medidas de seguridad para preservar su vida.
Los procesados fueron enviados a Montevideo una vez que se elaboró el prontuario correspondiente en la Policía Científica de Maldonado.
Desde allí fueron trasladados en móviles de la Policía a Cárcel Central ubicada en San José y Yí en la capital de la República. Sin embargo, a primera hora de la mañana y cuando los reclusos apenas trataban de instalarse, llegó la orden de enviarlos a otros puntos del territorio nacional.
El exdirigente colorado y cambista, Francisco Sanabria Barrios, fue trasladado a primera a la cárcel de Campanero, ubicada en el departamento de Lavalleja.
El gerente de la firma, Nelson Calvette, fue a parar a la cárcel de “Piedras de los Indios” en el departamento de Colonia, mientras que la contadora Soledad Ubilla fue alojada en la cárcel de mujeres, según trascendió.
Esto provocó sorpresa e indignación en algunos de los abogados que viajaron desde Maldonado para entrevistar a sus clientes y preocuparse por el tipo de alojamiento.
Desde estos puntos los tres serán trasladados a la sede del juzgado del crimen organizado de primer turno a cargo de la doctora Beatriz Larrieu. Lo mismo hacia Maldonado donde serán enjuiciados por los ilícitos por los cuales fueron procesados.
El juez Marcelo Souto procesó con prisión, a última hora de ayer a Sanabria, Calvette, y Ubilla, y sin prisión a la contadora externa de la empresa, Beatriz Silva.
En tanto, dispuso remitir a Crimen Organizado, las actuaciones llevadas a cabo debido a la existencia de indicios de que se produjeron delitos que exceden su jurisdicción. Operadores judiciales dijeron que se presume el lavado de activos.
El fiscal Rodrigo Morosoli también solicitó prisión para el contador Humberto Capote por la presunta comisión de “un delito continuado de apropiación indebida en calidad de coautor”. Pero el juez Souto lo dejó en libertad “emplazado y con cierre de fronteras”, según explicó a El País el propio magistrado, que agregó que antes de tomar una decisión pidió “una serie de pericias”.
Morosoli solicitó el procesamiento y prisión de Sanabria por la presunta comisión de “reiterados delitos de libramiento de cheques sin provisión de fondos en calidad de autor, en régimen de reiteración real con un delito continuado de apropiación indebida en calidad de autor y con un delito continuado de falsificación ideológica por un particular, en calidad de coautor”.