Frente Amplio criticó recolección de firmas, dijo que a menores hay que darles «educación y trabajo»

Dirigentes locales molestos por «falta de público» en acto del viernes

Los 40 años del primer acto público del Frente Amplio, ocurrido un 26 de marzo pero cuya celebración fue aplazada para el pasado viernes 1º de abril de noche en la Plaza Artigas por el mal tiempo, tuvo un margen de público que no conformó a sus principales dirigentes porque lo consideraron «escaso».

Esa fue la reflexión que hicieron algunos militantes críticos de la coalición de izquierdas, los que notan que en Salto se está dando una suerte de «desgaste» entre la fuerza política y el electorado.

Aunque otros de los que siempre buscan relativizar todo, dijeron a ese diario que para «no estar en campaña electoral, el público que había, era más que suficiente».

La noche del viernes era propicia para una actividad al aire libre, pero las banderas de Otorgués que flameaban hace un año, no eran las mismas en cantidad y esto molestó a los principales dirigentes del Frente Amplio, que advirtieron un desinterés de muchos de sus electores en los últimos comicios, hacia el presente de ese partido político y no lo dejaron pasar desde el escenario.

En esta situación confluyen varios factores, una dirigencia avejentada y sin ánimos de renovación y de abrir espacios de participación hacia una franja de militantes jóvenes y dinámicos en la sociedad, muchos de ellos profesionales y empresarios, que pretenden integrar los cuadros de dirección.

El peso de una fuerte ofensiva comunicacional de los partidos tradicionales, que promueven figuras jóvenes y con mayor dinamismo, que contrasta con la política de todo opositor por aquello que «el que hace», lo está «haciendo mal», y la imposibilidad de llegar a toda la población con un discurso que capte el interés de la gente, debido a que el Gobierno Nacional que fija la política económica y genera las reacciones de la población pertenece al Frente Amplio y muchas veces está más en sintonía con el jefe comunal salteño que es colorado, que con su propia fuerza política.

Sumando a  esto, la falta de comunicación con la población y de actividades políticas en los distintos barrios de Salto, después de una inesperada derrota electoral generó un distanciamiento que el Frente Amplio deberá  recomponer a partir de la salida de sus dirigentes a los distintos barrios para vivir de cerca los planteos de la población.

ARTISTAS, POLÍTICOS Y MILITANTES

Entre el público que se encontraba en la plaza Artigas el pasado viernes, unas 500 personas aproximadamente, se podían contar varios dirigentes del Frente Amplio, ediles y ex ediles, integrantes de organismos públicos, ex integrantes del Gobierno Departamental anterior, y varios artistas que comprometieron su voz para actuar en un escenario montado sobre la calle Uruguay, y con una bandera del Frente Amplio como telón de fondo.

Luego de la seguidilla de actuaciones, desde donde se llamó a «redoblar esfuerzos» para que haya «más militancia y compromiso» con la fuerza política, fue el turno de los oradores entre los que se contaba a uno de los máximos referentes del MPP, el mujiquista Ernesto Agazzi y el astorista, Carlos Baraibar, quienes coincidieron en el acto y se dirigieron al público frenteamplista en señal de unidad. El gran ausente de la noche fue el ex intendente Ramón Fonticiella, quien actualmente ostenta la dirección de Radio Tabaré, y no estuvo presente en la actividad político partidaria.

CRÍTICAS

Por su parte, el presidente de la Mesa Política Departamental del Frente Amplio, Nery Mutti, se refirió en duros términos al actual Gobierno Departamental, criticando a Coutinho y comparándolo con las políticas de represión emprendidas por el presidente de facto, Juan María Bordaberry, a quienes relacionó por el vínculo que mantiene el jefe comunal con Pedro Bordaberry, ante la campaña emprendida por éste de recolección de firmas para plebiscitar una reforma constitucional que permita bajar la edad de imputabilidad a 16 años. El dirigente del Frente Amplio se refirió a los menores objeto de esta campaña, como «nuestros gurises» y dijo que a los mismos «hay que ayudarlos con educación y trabajo».

Más allá de todo, la medida impulsada por Bordaberry obligará al Frente Amplio a salir a discutir públicamente sobre este asunto y generará un debate político sobre la situación de la minoridad.     

 

Tres por la presidencia local

La renovación sigue siendo una deuda pendiente del Frente Amplio (FA) a nivel local.  Según pudo saber EL PUEBLO hoy se propondrán ante la Mesa Política Departamental, tres nombres para suceder al emepepista Nery Mutti, en la presidencia del FA local.

Son Roque Barla (Partido Comunista, PCU), Eduardo Muguruza (senador suplente del MPP) y Sergio Arizcorreta del Partido Demócrata Cristiano, que secundó a Ramón Fonticiella durante el  gobierno que encabezó la izquierda en Salto, quien contaría con las mayores chances de acceder al cargo. En los últimos días se desarrollaron intensas negociaciones para alcanzar acuerdos. 

Tras la derrota electoral, el sector de Fonticiella no quiere perder espacios y envía un emisario a quedarse con la presidencia con el argumento de la “renovación”. Para eso se habría negociado un cargo de secretaría rentada con el PCU y Barla sería segundo  de Arizcorreta, quedando afuera el MPP, que en Salto tiene escasa representación electoral.