Fueron cinco los delincuentes armados que asaltaron el supermercado El Trébol y que actuaron con suma violencia

Fueron cinco los delincuentes armados que asaltaron el supermercado El Trébol y que actuaron con suma violencia

Se llevaron 50 mil pesos de las cajas y 10 mil pesos de un cliente al que hirieron a golpes

Hoy es un día más”, dijo una de las empleadas del supermercado El Trébol ubicado en la esquina de las avenidas Enrique Amorim (ex Paraguay) y Líber Seregni (Viera) que el lunes 14, faltando pocos minutos para las 22 horas, fue blanco de un violento asalto por parte de un grupo de delincuentes que conmocionó a todos los que allí estaban, aumentando el estado de alerta social en el que vive la comunidad desde que este tipo de episodios comenzaron a hacerse reiterativos.
Salto está atravesando un momento de mucha violencia, porque un grupo de sujetos está dedicado a generar este tipo de situaciones que provocan pánico, estado de paranoia colectiva, temor generalizado y la Policía hasta ahora no ha definido una estrategia que permita detenerlos una vez que cometen el delito.
Los asaltos no duran más de un minuto, ya tienen estudiado el tiempo que deben permanecer en un lugar antes de que venga la Policía. Así operaron en Agencia Central, en la barraca La Esquina, en el Super Oeste, así lo hicieron descaradamente metiéndose con los clientes en la Pizzería 2000 y repitieron el hecho el lunes en El Trébol, por solo mencionar algunos de los lugares donde han ocurrido este tipo de episodios, ya que tristemente a esta lista se suman muchos otros lugares.
Aunque irónicamente la empleada del supermercado que accedió a contarle a EL PUEBLO cómo vivieron el hecho dijo por ayer que “era un día más”, en realidad se refería a que estaban trabajando como si nada hubiera pasado y en ese aspecto, nadie fue a hablar con ellos para motivarlos o tratar de contenerlos.
Sí lo hicieron los empleadores y propietarios del lugar, que la noche del asalto se apersonaron y estuvieron conversando con sus funcionarios para luego llevarlos en un coche a todos hasta sus casas sin permitirles que se fueran por sí mismos, ante el estado de shock en el que se encontraban.
Pero hasta ellos no concurrió personal estatal alguno para brindarle contención por ser víctimas del delito, ni tampoco delegados sindicales que se preocuparan por la situación. “Aunque después los ves hablando en todos lados, pero acá no vino nadie”, dijo la joven mujer que desde el lunes hasta ayer, le temblaban las piernas por lo vivido.
UN LUNES CUALQUIERA
Pintaba ser un lunes más. El comercio ya estaba cerrando, aunque en su interior había todavía siete personas trabajando. Además de un número mayor de clientes, de los cuales por lo menos unas cinco personas estaban haciendo fila en la caja que fue asaltada.
Enfrente hay una pizzería que es de los mismos dueños del local y allí se estaban celebrando dos cumpleaños, uno de ellos era de niños, por lo cual había varios pequeños corriendo por la vereda de enfrente sin advertir el terrible momento que estaban pasando a pocos metros.
“Eran cinco personas, no sabemos de dónde vinieron, no nos enteramos ni por dónde entraron ni tampoco por dónde se fueron, solamente que llegaron de repente. Uno se quedó afuera apuntando al verdulero, porque afuera tenemos una verdulería y los otros cuatro entraron muy armados, gritando groserías y amenazando a la gente”, contó Nilda encargada del lugar y que ese día, el del asalto, estaba trabajando como lo hace habitualmente.
“Primero robaron la caja que está por la avenida Líber Seregni, entraron y se llevaron lo que había allí. Y de inmediato se fueron hasta la otra caja, la que está sobre la avenida Enrique Amorim y le patearon la cabeza a un cliente y también le pegaron un culatazo. Lo dejaron sangrando y herido, además le robaron la billetera en la que tenía 10.000 pesos”, dijo la joven trabajadora.
“Tiraban todo lo que estaba a su paso y empujaron a una señora que se cayó al suelo y no se podía levantar de los nervios y de la angustia que estaba pasando. No efectuaron disparos pero faltó poco para que lo hicieran. La verdad no sé cómo describir ese momento, fue muy duro, muy tenso, y es algo muy doloroso porque nosotras hoy estamos acá dando la cara y trabajando, pero es muy bravo pasar por eso”, señaló la trabajadora a EL PUEBLO.
Al supermercado le robaron aproximadamente unos 50 mil pesos en efectivo que era lo que había en las cajas. Los delincuentes arrancaron una de las cajas registradoras porque no pudieron abrirla. “La muchacha que estaba en la caja y que es la que se ve en el vídeo que anduvo circulando se puso tan nerviosa que no le salió la clave para abrir la caja, estaba tan mal que no se acordaba en ese momento y no podía abrirla, entonces ellos la arrancaron y tiraron todo lo que estaba en la mesa, los monitores incluso que se rompieron todo”, aclaró.
“Fue terrible, porque la gente que estaba adentro del local comenzó a correr, corrían a los gritos por todos lados y estaban asustados, el militar que está enfrente dice que ni se enteró, que no se dio cuenta, igual ellos no pueden actuar, y cuando se fueron, que nosotros ni cuenta nos dimos cuando se fueron de los nervios que teníamos, los de la pizzería de enfrente vinieron enseguida porque se habían dado cuenta que algo estaba pasando”, comentó la funcionaria.
Sostuvo que no supieron “para dónde tomaron después que salieron de acá, no los vimos más, no sabemos por dónde llegaron ni por dónde se fueron, la verdad fue un momento muy feo, luego vinieron nuestros patrones y estuvieron con nosotros y nos llevaron a casa a cada uno, no nos dejaron solos ni a pie”.
Ayer los funcionarios se encontraban trabajando y atendiendo a la gente como si tal cosa, “hoy es un día más, que le vamos a hacer”, dijo Nilda mientras atendía a un cliente.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...