Fueron procesados los 3 compradores de las motos robadas y dos menores fueron alojados en el INAU

Finalmente fueron procesados los compradores de las motos robadas que fueron incautadas por la policía entre los días jueves y viernes de la semana pasada, por la banda del asentamiento Barbieri II, de la que fueron inculpados dos menores de edad, los que pagarán ahora con una sanción en el INAU. Al tiempo que los otros tres mayores que fueron detenidos, la Justicia optó por dejarlos en libertad al no tener pruebas que los incriminaran.
Los procedimientos se llevaron a cabo en forma extensa en las últimas 72 horas y se llevaron a cabo en forma intensa por la policía que logró la incautación de varios birrodados y partes de motos que estaban escondidas en distintas fincas precarias del asentamiento mencionado, los que estaban prontos para su venta.
Tras la captura de los supuestos integrantes de la banda que se dedicaba al robo de estos vehículos, la Policía también pudo dar con los compradores. Ayer en el juzgado la justicia dictó el veredicto de la investigación primaria.
VARIAS MOTOS
La policía había dado con un enterradero de motos que eran robadas desde distintos estacionamientos en el centro de la ciudad, que estaba ubicado en el asentamiento Barbieri II.
Allí la Dirección de Investigaciones estableció un puesto de vigilancia, y cuando consideraron que estaban dadas las condiciones para ejecutar el procedimiento, llevaron a cabo una serie de allanamientos entre el jueves y el viernes que terminaron con la incautación de ocho motocicletas, y una serie de partes de motos que también habían sido robadas y desarmadas para vender sus partes.
Por esta razón, detuvieron a ocho personas, de las cuales tres de ellas eran compradores de las motos y los otros cinco, entre los cuales había dos menores de edad, serían los responsables de los robos.
Sin embargo, tras dos días de investigación, la justicia determinó el procesamiento sin prisión de tres personas, por haber comprado las motos robadas, a quienes les tipificaron un delito de receptación.
Al tiempo que la jueza penal actuante ordenó que de los cinco sospechosos, solamente los dos menores de edad resultaran procesados. Uno de ellos con la medida obligatoria de asistir al proyecto Miguel Magone en convenio con INAU, y el otro, responsabilizado de tres delitos de hurto, fue internado en el Hogar Rural de Varones del INAU, ubicado en el barrio Artigas.
LOS BUSCAN
La policía busca a los dos autores de un copamiento ocurrido el pasado viernes por la noche, en las inmediaciones del bagashoping. El hecho se registró pasadas las diez de la noche, cuando dos sujetos ingresaron a una finca en la que vive una anciana sola.
Allí los malvivientes derribaron a la fuerza una puerta que da hacia el fondo del lugar, ingresaron a la misma y mientras uno de ellos sujetaba a la mujer que vive allí y le tapaba la boca para que no gritara y advirtiera a los vecinos de que estaba en problemas.
Tras esto, le revisaron la casa y le sustrajeron 500 pesos uruguayos, luego se retiraron y se fugaron presuntamente hacia el sur. La Policía buscaba a dos sujetos jóvenes, que vestían jeans y buzos, uno de ellos con rayas horizontales.
Pero hasta ayer no había tenido noticias de los individuos, de quienes sospecha su paradero.

Finalmente fueron procesados los compradores de las motos robadas que fueron incautadas por la policía entre los días jueves y viernes de la semana pasada, por la banda del asentamiento Barbieri II, de la que fueron inculpados dos menores de edad, los que pagarán ahora con una sanción en el INAU. Al tiempo que los otros tres mayores que fueron detenidos, la Justicia optó por dejarlos en libertad al no tener pruebas que los incriminaran.

Los procedimientos se llevaron a cabo en forma extensa en las últimas 72 horas y se llevaron a cabo en forma intensa por la policía que logró la incautación de varios birrodados y partes de motos que estaban escondidas en distintas fincas precarias del asentamiento mencionado, los que estaban prontos para su venta.

Tras la captura de los supuestos integrantes de la banda que se dedicaba al robo de estos vehículos, la Policía también pudo dar con los compradores. Ayer en el juzgado la justicia dictó el veredicto de la investigación primaria.

VARIAS MOTOS

La policía había dado con un enterradero de motos que eran robadas desde distintos estacionamientos en el centro de la ciudad, que estaba ubicado en el asentamiento Barbieri II.

Allí la Dirección de Investigaciones estableció un puesto de vigilancia, y cuando consideraron que estaban dadas las condiciones para ejecutar el procedimiento, llevaron a cabo una serie de allanamientos entre el jueves y el viernes que terminaron con la incautación de ocho motocicletas, y una serie de partes de motos que también habían sido robadas y desarmadas para vender sus partes.

Por esta razón, detuvieron a ocho personas, de las cuales tres de ellas eran compradores de las motos y los otros cinco, entre los cuales había dos menores de edad, serían los responsables de los robos.

Sin embargo, tras dos días de investigación, la justicia determinó el procesamiento sin prisión de tres personas, por haber comprado las motos robadas, a quienes les tipificaron un delito de receptación.

Al tiempo que la jueza penal actuante ordenó que de los cinco sospechosos, solamente los dos menores de edad resultaran procesados. Uno de ellos con la medida obligatoria de asistir al proyecto Miguel Magone en convenio con INAU, y el otro, responsabilizado de tres delitos de hurto, fue internado en el Hogar Rural de Varones del INAU, ubicado en el barrio Artigas.

LOS BUSCAN

La policía busca a los dos autores de un copamiento ocurrido el pasado viernes por la noche, en las inmediaciones del bagashoping. El hecho se registró pasadas las diez de la noche, cuando dos sujetos ingresaron a una finca en la que vive una anciana sola.

Allí los malvivientes derribaron a la fuerza una puerta que da hacia el fondo del lugar, ingresaron a la misma y mientras uno de ellos sujetaba a la mujer que vive allí y le tapaba la boca para que no gritara y advirtiera a los vecinos de que estaba en problemas.

Tras esto, le revisaron la casa y le sustrajeron 500 pesos uruguayos, luego se retiraron y se fugaron presuntamente hacia el sur. La Policía buscaba a dos sujetos jóvenes, que vestían jeans y buzos, uno de ellos con rayas horizontales.

Pero hasta ayer no había tenido noticias de los individuos, de quienes sospecha su paradero.