Gastón Silva es el padrino

En Camino del Éxodo 2695 se encuentra el Poli Deportivo celeste que forma parte del proyecto de escuelas que nuclean a chicos que están dando los primeros pasos en eso de aprender a jugar fútbol.
La fría tarde del martes no fue obstáculo para que a la hora establecida, se dieron cita los chicos que están a cargo del “Profe”. Gary Silva y colaboradores. Pero afuera varios padres esperando a sus hijos y otros deportistas que muy poco y nada tenían que ver con la escuela, que se habían noticiado que a determinada hora iba a estar allí GASTÓN SILVA el salteño ex Defensor Sporting y ahora jugador de la selección mayor y del Torino de Italia.
Gastón llegó puntualmente, saludó a varios de los presentes y luego hizo un aparte con EL PUEBLO para hablar de este presente.
¿De vacaciones?
“Sí, aprovechando para visitar a mi familia y ahora voy a charlar con los chicos de esta Escuela de la que me han honrado designándome padrino de la misma”
¿Las cosas por Italia cómo van?
“Bien, tengo contrato vigente con el Torino y nos tenemos que reintegrar a los entrenamientos a fin de este mes”
¿Estuvistes en el sudamericano de Santiago de Chile?
“Sí, pude ir integrando el plantel “celeste”.
¿Ni un minuto en la cancha?
“No, ni un minuto”.
¿No tenemos gol o jugamos a defendernos”.
“En parte las dos cosas. Pero hay que entender que esta selección está en pleno recambio de jugadores. Hay gente nueva que tiene condiciones y va a llegar, pero le falta trajinar. Por ejemplo, yo no me puedo parecer a Diego (Lugano) que tiene sobre sus espaldas “mil” batallas con la selección”.
¿Coincidís que con Luis Suárez todo hubiera sido distinto?
“Totalmente, Luis lleva el gol en cada jugada”.
¿El problema personal de Luis (Cavani) contribuyó a complicar las cosas con Chile?
“Sí y ellos supieron sacar provecho de esa situación”.
-La última, ¿Tu viejo (el “Yara” Silva) sigue jugando al fútbol?
“Si, se sigue divirtiendo con los “gurises” de la Sub 35 y por ahí la Sub 45 de los domingos a la mañana”
AHORA CON LOS CHICOS
Luego del saludo final pasó a saludar a los chicos de la escuela celeste que lo esperaban en el centro de la cancha. Habló, respondió preguntas, varias fotos con los niños, firmó autógrafos y luego se animó a jugar un “picadito” con los más chiquitos.
UN CRACK
Había pasado casi una hora desde que arribó a la cancha, el sol se estaba escondiendo y Gastón seguía jugando con los más chiquitos como si fuera uno más. Como punto final y luego de hablar con Gary Silva, prometió volver y traer algún compañero de la selección cuando sus obligaciones se lo permitan.