Germán Coutinho está más cerca del presidente de lo que los frenteamplistas salteños quisieran y no pueden contra eso

Más allá de los cuestionamientos que pueda seguir recibiendo como gotas de agua que caen de una canilla rota, por parte del Frente Amplio de Salto, el intendente Germán Coutinho, está más cerca del Gobierno Nacional de lo que los frenteamplistas locales quisieran.
Es que el jefe comunal salteño ha sabido cosechar una “buena relación de amistad” con un José Mujica que en el ocaso de su actuación política, quiere tener paz para gobernar y tejer entendimientos a diestra y siniestra, como único camino al desarrollo de un país que desde siempre, ha estado tremendamente dividido al menos en 19 pareceres diferentes.14 3 13 082
Mujica, que el martes 2 de abril volverá a Salto para inaugurar la zafra de la cosecha del arroz, en un establecimiento rural de la zona de Zanja Honda, mantuvo desde siempre una muy buena relación con el intendente de Salto, así como con todos los jefes comunales del interior del país, debido a su impronta campechana y abierta al diálogo que no deja dudas de que ha sido uno de los presidentes más dialoguistas que ha tenido el Uruguay post dictadura.
Mientras esas relaciones se han tejido sin parches y han crecido en el entendimiento personal, no sucede lo mismo a nivel de las esferas del gobierno, ya que desde la Presidencia de la República, el gobierno departamental de Salto ha sufrido las reticencias del juego político que han llevado adelante los laderos del presidente, muchas veces sin que éste sepa todo lo que ocurre, como para hacerle sentir a los intendentes, que más allá de la buena relación, hay alguien que manda, por más que en el Congreso de Intendentes sean la primera minoría.
Al tiempo que desde Salto, el trato con Montevideo ha sido abierto hasta que las barreras se hicieron sentir y en ese marco, la actual administración ha marcado distancia y ha comenzado a gestar su propio camino con una serie de inauguración de obras, tendiendo a hacer saber que para cumplir con su cometido como gobierno, pueden llegar a prescindir de lo que el Gobierno nacional quiera marcarle como rumbo.
Aunque esto opere en contra de los intereses del Frente de Amplio de Salto, que trabaja para desprestigiar el trabajo de la comuna y cada vez que el presidente o uno de sus ministros anuncia una visita a nuestro departamento, intentan generar un aislamiento político con la finalidad de que la figura de la autoridad nacional, llámese Mujica o uno de sus ministros, no sea vea “contaminada” con la presencia del intendente, que es del Partido Colorado y se proyecta como líder del sector mayoritario del coloradismo, Vamos Uruguay, a nivel país.
“Hay intendente pa’ rato”, había dicho Mujica en Paso de las Piedras, cuando el año pasado vino a inaugurar la luz eléctrica y al ver su diálogo entusiasta con Germán Coutinho, fue consultado por los medios nacionales sobre su visión del actual jerarca comunal salteño.
El tema, fue que lo hizo en plena campaña electoral interna del Frente Amplio, cuando cinco candidatos pugnaron en Salto por quedarse con la presidencia de la coalición de izquierdas y marcar el perfil de la fuerza política a nivel local, que aún se rearma después de la impensada derrota en el 2010.
En este caso, la victoria fue para Catalina Correa, la delfín del futuro candidato a intendente del Frente Amplio en 2015 y nuevo líder de esa coalición de fuerzas a nivel local, Andrés Lima, quien al tiempo de asumir y tras una sola reunión con el intendente sobre temas relacionados con el tránsito, rompió los platos cuando comenzaron las críticas por la serie de accidentes que se registraron en nuestra ciudad en los últimos meses del 2012.
Desde entonces, las acusaciones y las críticas del Frente Amplio de Salto a Germán Coutinho han crecido en forma desmedida. Desde cualquier estadística o dato que salga desde la Casa de Gobierno de Salto, hasta el precio del boleto, principal política social realizada por la actual administración y que ahora, solamente algunos frenteamplistas se animaron a cuestionar, diciendo incluso que el precio del servicio de ómnibus debía subir a más del doble.
Pero la última polémica que quiso generar el Frente Amplio de Salto para batallar el creciente apoyo popular del actual intendente, fue el origen del dinero para las obras que estaba inaugurando la Intendencia en los últimos tiempos. El Frente dijo que la plata la ponía el gobierno nacional y la Intendencia desmentía con los datos oficiales desde su administración. Tal lo ocurrido con la inauguración de la piscina del barrio Saladero.
A todo esto, el presidente de la República, lejos de las rencillas entre los dirigentes de su partido, puso un paño de agua fría al asunto cuando vino a Salto el pasado 15 de marzo y dijo que “toda la plata salía de la gente” y que “los gobiernos no fabrican plata”, pareciéndole “al santo botón” la discusión emprendida desde el Frente Amplio para mitigar el crecimiento de quien, con varios puntos en desventaja, le arrebató el gobierno departamental a una fuerza que entró con ganas y creyó saberlo todo, lo que operó como la fórmula instantánea de su derrota.
Mientras el tire y afloje por el aprecio de la gente a la gestión de unos y otros continúa, el intendente de Salto sigue caminando con los dos pies hacia adelante, mientras que el Frente busca la zancadilla y es advertido por su propia gente de que así no conseguirá voltear a una figura que crece en apoyo popular y que tampoco esa es la manera de lograr revertir los resultados que hoy le juegan en contra.
En tanto, cada vez que viene el presidente o que haya una reunión donde ambas figuras coincidan, el relacionamiento va a ser fluido, amigable y un paso más allá del políticamente correcto, mucho más del que le gusta a los frenteamplistas, porque con ese tono, es el propio Mujica, el que termina ayudando al crecimiento popular de un Germán Coutinho cuyo valor político, viene en alza.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...