Gobierno argentino quiere «transparencia» en la negociación con los fondos por la deuda

Buenos Aires, 15 ene (EFE).- El Gobierno argentino quiere «transparencia» en la negociación con los fondos de inversión que demandaron al país en tribunales estadounidenses por bonos impagos desde 2001, dijeron hoy a fuentes ministeriales.
El Ejecutivo de Mauricio Macri comunicó al mediador designado por la justicia estadounidense, Daniel Pollack, que «cualquier oferta de negociación que presente la República Argentina va a ser de carácter público para ratificar la transparencia del procedimiento», dijeron a Efe las fuentes del Ministerio de Hacienda y Finanzas.
Las fuentes evitaron confirmar si los fondos especulativos exigieron confidencialidad en las conversaciones, tal y como publicaron hoy medios locales, lo que implicaría silenciar los detalles de la negociación hasta que se alcance un acuerdo.
El secretario de Finanzas, Luis Caputo, representó este miércoles a Argentina en la primera reunión con los fondos especulativos y anunció que formularán una propuesta en el plazo de dos semanas. Los fondos especulativos demandaron a Argentina en Nueva York por bonos impagos desde 2001 que no entraron en las reestructuraciones de deuda planteadas por los gobiernos kirnchneristas en 2005 y 2010, las cuales fueron aceptadas por el 93 % de los acreedores.
El juez neoyorquino Thomas Griesa dictó un fallo favorable a los litigantes, que fue avalado por la Corte Suprema de EE.UU. y está en firme desde mediados de 2014.
Según dijo esta semana el ministro argentino de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat-Gay, el total de la deuda encuadrada en el juicio era de 2.943 millones de dólares, correspondientes al cese de pagos de 2001, pero con los últimos fallos del juez neoyorquino ha pasado a ser 9.882 millones de dólares.
Debido a la negativa del Gobierno de Cristina Fernández a cumplir el fallo por considerarlo injusto y una intromisión en la soberanía, Griesa mantiene congelados los pagos de Argentina a los acreedores que sí aceptaron las reestructuraciones de deuda, a la espera de que el país regularice su situación con los fondos demandantes.
Por ese motivo Argentina entró en «suspensión de pagos selectiva», lo que es actualmente la principal traba del país para acceder a los mercados internacionales de crédito.