Gobierno posterga baja de combustibles pese a que el crudo está 28% por debajo de paramétrica

El rally bajista que comenzaron a
mostrar los precios internacionales del petróleo desde setiembre hasta ahora, producto de un aumento de la oferta de los principales países productores, acompañado de una caída de la cotización del dólar en igual período (1,2%), determinó que en octubre fuera más conveniente importar combustibles refinados en el exterior que los precios que hoy pagan los uruguayos por el crudo procesado por ANCAP.
Si bien ayer la paramétrica del costo del barril en pesos para el ente petrolero arroja un abaratamiento del crudo del 28% respecto a su punto de equilibro, fuentes del ente volvieron a ratificar a El Observador que la decisión sobre ajustar las tarifas se procesará en los primeros días de enero. El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, y el director Nacional de Energía, Ramón Méndez, se pronunciaron en la misma línea en sus últimas declaraciones públicas.
De acuerdo al informe sobre Precios de Paridad de Importación (PPI) que elabora la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea), en octubre, adquirir en el exterior un litro de nafta Súper 95 tenía un costo de $ 41,36 –incluyendo el margen de intermediación–, frente a un valor de esa misma gasolina en un surtidor de Uruguay de $ 41,8.
Para que la importación fuera más conveniente que el proceso de refinado en Uruguay hay que remontarse a enero de este año, cuando el valor de la nafta Súper fuera de frontera cotizaba a $ 40,19. Hay que tener en cuenta que en ese mes, el valor del dólar en Uruguay estaba bastante por debajo de la cotización actual (a $ 22,21).
La determinación de los precios de paridad de importación corresponde al ejercicio teórico de calcular el precio en el mercado local de productos terminados de similar calidad a la de los producidos por ANCAP, en la  hipótesis de que los mismos se importaran. Para esta simulación, la Ursea toma como referencia los valores de los combustibles de la Costa del Golfo de Estados Unidos. El último informe de PPI de la Ursea revela que también es negocio importar el gasoil a un valor de $ 33,38, frente a los $ 39,9 que hoy fija ANCAP para la venta el público. En la otra vereda, en el caso de la nafta Premium 97, aún conviene el refinado en la planta de La Teja, con un precio de $ 43,4 en comparación con los $ 44,24 que implicaría adquirirla en el exterior.
Brecha mayor
La definición que tomó ayer la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de no recortar la producción de crudo, trajo –como era previsible– un nuevo descenso en los valores del commodity. Ayer el crudo alcanzó su menor nivel en cuatro años con el Brent por debajo de los US$ 72 el barril. Además, en Uruguay el dólar interbancario volvió a perder terreno frente el peso uruguayo (ver pieza vinculada).
Así, el costo de la paramétrica en pesos para ANCAP se ubicaba ayer en $ 1.713 por barril, este valor se encuentra 28,4% por debajo del costo de la referencia de ANCAP, con un dólar a $ 21,75 y un Brent a $ 110 ($ 2.395,5).
Las autoridades del Poder Ejecutivo han argumentado en más de una oportunidad que ANCAP aún no está recibiendo los beneficios de este descenso del crudo ,ya que cuenta con stocks de petróleo adquiridos a valores superiores a los que muestra el mercado internacional hoy. De todas formas, el promedio del último trimestre (setiembre-noviembre) ya muestra un escenario favorable para ajustar a la baja las tarifas de los combustibles.
Por otro lado, el Ejecutivo pretende aguardar hasta enero porque en ese mes se debería ajustar el Imesi sobre los combustibles –con excepción del gasoil, aunque su precio también se incrementa para acompañar la relación de precios con las naftas–.
Anualmente el Ministerio de Economía corrige los precios de los combustibles en base a la variación que registra el Imesi por el Índice de Precios al Consumidor (IPC). En base a ese ajuste, dado la encuesta que realiza el Banco Central (BCU) –la mediana de los expertos locales esperan una inflación de 8,55% para 2014–,  el precio de la gasolina Súper debería aumentar 3,4% (de $ 41,8 a $ 43,2) en enero.
OPEP sin cambios
Los países productores de la OPEP acordaron ayer mantener su meta de producción oficial de 30 millones de barriles de petróleo por día (bpd), dijo el cartel de 12 miembros en un comunicado al final de su reunión semestral en Viena. La Organización de Países Exportadores de Petróleo expresó su inquietud por la escala de la producción en naciones que están fuera del grupo. La reunión del cártel se produjo en medio de una caída de los precios del crudo de más del 30% en cinco meses.
“Tras expresar su preocupación por el rápido declive de los precios del petróleo en los últimos meses, la conferencia consideró que la estabilidad de los precios -en niveles que no afecten el crecimiento de la economía global pero que al mismo tiempo permitan a los productores recibir ingresos razonables e invertir para cumplir con la demanda futura- es vital para el bienestar económico mundial”, advierte el comunicado de la OPEP.
En se sentido, sostiene que con “la intención de restaurar el equilibrio del mercado, la conferencia decidió mantener el nivel de producción en 30 millones de barriles de petróleo por día (bpd), tal como se acordó en diciembre del 2011”. Por otro lado, la OPEP destacó que aunque se prevé que la demanda mundial del petróleo aumente durante el 2015, “esto

El rally bajista que comenzaron a mostrar los precios internacionales del petróleo desde setiembre hasta ahora, producto de un aumento de la oferta de los principales países productores, acompañado de una caída de la cotización del dólar en igual período (1,2%), determinó que en octubre fuera más conveniente importar combustibles refinados en el exterior que los precios que hoy pagan los uruguayos por el crudo procesado por ANCAP.

Si bien ayer la paramétrica del costo del barril en pesos para el ente petrolero arroja un abaratamiento del crudo del 28% respecto a su punto de equilibro, fuentes del ente volvieron a ratificar a El Observador que la decisión sobre ajustar las tarifas se procesará en los primeros días de enero. El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, y el director Nacional de Energía, Ramón Méndez, se pronunciaron en la misma línea en sus últimas declaraciones públicas.

De acuerdo al informe sobre Precios de Paridad de Importación (PPI) que elabora la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea), en octubre, adquirir en el exterior un litro de nafta Súper 95 tenía un costo de $ 41,36 –incluyendo el margen de intermediación–, frente a un valor de esa misma gasolina en un surtidor de Uruguay de $ 41,8.

Para que la importación fuera más conveniente que el proceso de refinado en Uruguay hay que remontarse a enero de este año, cuando el valor de la nafta Súper fuera de frontera cotizaba a $ 40,19. Hay que tener en cuenta que en ese mes, el valor del dólar en Uruguay estaba bastante por debajo de la cotización actual (a $ 22,21).

La determinación de los precios de paridad de importación corresponde al ejercicio teórico de calcular el precio en el mercado local de productos terminados de similar calidad a la de los producidos por ANCAP, en la  hipótesis de que los mismos se importaran. Para esta simulación, la Ursea toma como referencia los valores de los combustibles de la Costa del Golfo de Estados Unidos. El último informe de PPI de la Ursea revela que también es negocio importar el gasoil a un valor de $ 33,38, frente a los $ 39,9 que hoy fija ANCAP para la venta el público. En la otra vereda, en el caso de la nafta Premium 97, aún conviene el refinado en la planta de La Teja, con un precio de $ 43,4 en comparación con los $ 44,24 que implicaría adquirirla en el exterior.

Brecha mayor

La definición que tomó ayer la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de no recortar la producción de crudo, trajo –como era previsible– un nuevo descenso en los valores del commodity. Ayer el crudo alcanzó su menor nivel en cuatro años con el Brent por debajo de los US$ 72 el barril. Además, en Uruguay el dólar interbancario volvió a perder terreno frente el peso uruguayo (ver pieza vinculada).

Así, el costo de la paramétrica en pesos para ANCAP se ubicaba ayer en $ 1.713 por barril, este valor se encuentra 28,4% por debajo del costo de la referencia de ANCAP, con un dólar a $ 21,75 y un Brent a $ 110 ($ 2.395,5).

Las autoridades del Poder Ejecutivo han argumentado en más de una oportunidad que ANCAP aún no está recibiendo los beneficios de este descenso del crudo ,ya que cuenta con stocks de petróleo adquiridos a valores superiores a los que muestra el mercado internacional hoy. De todas formas, el promedio del último trimestre (setiembre-noviembre) ya muestra un escenario favorable para ajustar a la baja las tarifas de los combustibles.

Por otro lado, el Ejecutivo pretende aguardar hasta enero porque en ese mes se debería ajustar el Imesi sobre los combustibles –con excepción del gasoil, aunque su precio también se incrementa para acompañar la relación de precios con las naftas–.

Anualmente el Ministerio de Economía corrige los precios de los combustibles en base a la variación que registra el Imesi por el Índice de Precios al Consumidor (IPC). En base a ese ajuste, dado la encuesta que realiza el Banco Central (BCU) –la mediana de los expertos locales esperan una inflación de 8,55% para 2014–,  el precio de la gasolina Súper debería aumentar 3,4% (de $ 41,8 a $ 43,2) en enero.

OPEP sin cambios

Los países productores de la OPEP acordaron ayer mantener su meta de producción oficial de 30 millones de barriles de petróleo por día (bpd), dijo el cartel de 12 miembros en un comunicado al final de su reunión semestral en Viena. La Organización de Países Exportadores de Petróleo expresó su inquietud por la escala de la producción en naciones que están fuera del grupo. La reunión del cártel se produjo en medio de una caída de los precios del crudo de más del 30% en cinco meses.

“Tras expresar su preocupación por el rápido declive de los precios del petróleo en los últimos meses, la conferencia consideró que la estabilidad de los precios -en niveles que no afecten el crecimiento de la economía global pero que al mismo tiempo permitan a los productores recibir ingresos razonables e invertir para cumplir con la demanda futura- es vital para el bienestar económico mundial”, advierte el comunicado de la OPEP.

En se sentido, sostiene que con “la intención de restaurar el equilibrio del mercado, la conferencia decidió mantener el nivel de producción en 30 millones de barriles de petróleo por día (bpd), tal como se acordó en diciembre del 2011”. Por otro lado, la OPEP destacó que aunque se prevé que la demanda mundial del petróleo aumente durante el 2015, “esto