Gobierno preocupado por inflación le pide al PIT CNT que no tire de la piola durante ronda de negociación salarial

La inflación está en un nivel que preocupa, pero no es de ahora sino de antes. El gobierno la sujeta como puede para que la misma no alcance el 10 por ciento, pero el último año llegó al 9,8 y anduvo raspando los dos dígitos. En tanto, los sueldos en promedio crecieron a un ritmo del 4 % anual y en el mejor de los casos llegaron al 12 %, sobre todo en el sector público.
El hecho es que en realidad teniendo en cuenta el índice de inflación y la recuperación salarial que ocurre cada año, nadie está ganando más, sino que en el mejor de los casos empata, pero en las generales se está perdiendo algunos porcentajes respecto al aumento del costo de vida.
Según la información que maneja el Ministerio de Economía y que fue publicado por informes económicos en los diarios El País y El Observador, y en el informe interanual del Banco Central del Uruguay, al que se puede acceder por la web (www.bcu.gub.uy) la inflación prevista para los próximos 18 meses es entre 3 y 7 %, pero para los próximos 24 meses será del 7,84% promedio, lo que significa que respecto a la inflación actual que supera el 9 % anual, los costos se van a incrementar al menos 7 % más de lo que ya valen en el próximo año y medio.
Por eso, según la información constatada para esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, ayer se reunió el ministro de Economía, Danilo Astori con el PIT CNT para manifestarle su preocupación por la presión inflacionaria, ante el advenimiento de una nueva ronda de los Consejos de Salario, donde las distintas gremiales de trabajadores afiliadas a la central única, comenzarán a reclamar los aumentos salariales respectivos y quienes manejan la economía del país, no quieren que las cosas se vayan de las manos y entonces pretenden evitar la conflictividad por reclamos que no puedan ser contemplados, para mantener el equilibrio fiscal en el Estado y evitar complejidades económicas en el sector privado.
Como buen patrón que muestra sus peores caras cuando el trabajador pide un aumento de sueldo, Tabaré Vázquez se reunió con el presidente de la Suprema Corte de Justicia días pasados y le dijo que “no tenía dinero para enfrentar todos juntos los reclamos salariales” que ese Poder del estado viene peleando desde hace tiempo.
Eso determinó que el máximo jerarca de la corporación de justicia, saliera a la prensa a decir que vio al presidente preocupado por la economía del país, aunque la respuesta no se hizo esperar y el propio Vázquez desmintió el hecho.
El Producto Bruto Interno del país creció a un importante ritmo en los últimos años, y pasó de una cifra de 12 mil millones de dólares a 51 mil millones en 13 años, con un promedio del 3,3 % de crecimiento anual. Los activos de reserva del Banco Central superan los 18 mil millones de dólares, lo que implica que la economía del país tiene respaldo ante una eventual crisis.  Lo que pretende ahora el gobierno es negociar con los sindicatos una conflictividad baja respecto a los reclamos salariales que se avecinan. Sin embargo, el PIT CNT toma en cuenta que la inflación superó el 9 % el año pasado y que los incrementos salariales fueron sensiblemente inferiores a ese guarismo, por lo cual entienden que en vez de recuperación salarial, lo que está ocurriendo es que se le da a los trabajadores una recuperación similar al aumento del costo de vida, aunque en cierta medida limitando el poder de compra al mismo potencial de un año a otro.
Por otro lado, el gobierno prevé que el precio del dólar no supere los 27 pesos a fin del 2015, lo que no llevaría a que la inflación sea muy alta y a que los costos de vida en cierta medida se mantengan dentro de lo que está previsto. El déficit fiscal del 2014 fue del 3,5 % y ese desfasaje podría quedarse con el crecimiento que apenas llegó al 4% el año pasado, lo que implicó un problema, ya que en definitiva el crecimiento del país no llegó al 1%.
Por lo tanto, se avecinan tiempos en los que la economía debe ser tratada con cautela y los sindicatos deberán mantener la cultura del equilibrio donde el costo de vida no debe ser mayor al proyectado, pero para eso, los salarios no deben crecer por encima de las posibilidades y los precios deben mantenerse para que los bolsillos flacos no sufran un impacto que determinen un reclamo más brusco que el que ya se espera.

La inflación está en un nivel que preocupa, pero no es de ahora sino de antes. El gobierno la sujeta como puede para que la misma no alcance el 10 por ciento, pero el último año llegó al 9,8 y anduvo raspando los dos dígitos. En tanto, los sueldos en promedio crecieron a un ritmo del 4 % anual y en el mejor de los casos llegaron al 12 %, sobre todo en el sector público.

El hecho es que en realidad teniendo en cuenta el índice de inflación y la recuperación salarial que ocurre cada año, nadie está ganando más, sino que en el mejor de los casos empata, pero en las generales se está perdiendo algunos porcentajes respecto al aumento del costo de vida.

Según la información que maneja el Ministerio de Economía y que fue publicado por informes económicos en los diarios El País y El Observador, y en el informe interanual del Banco Central del Uruguay, al que se puede acceder por la web (www.bcu.gub.uy) la inflación prevista para los próximos 18 meses es entre 3 y 7 %, pero para los próximos 24 meses será del 7,84% promedio, lo que significa que respecto a la inflación actual que supera el 9 % anual, los costos se van a incrementar al menos 7 % más de lo que ya valen en el próximo año y medio.

Por eso, según la información constatada para esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, ayer se reunió el ministro de Economía, Danilo Astori con el PIT CNT para manifestarle su preocupación por la presión inflacionaria, ante el advenimiento de una nueva ronda de los Consejos de Salario, donde las distintas gremiales de trabajadores afiliadas a la central única, comenzarán a reclamar los aumentos salariales respectivos y quienes manejan la economía del país, no quieren que las cosas se vayan de las manos y entonces pretenden evitar la conflictividad por reclamos que no puedan ser contemplados, para mantener el equilibrio fiscal en el Estado y evitar complejidades económicas en el sector privado.

Como buen patrón que muestra sus peores caras cuando el trabajador pide un aumento de sueldo, Tabaré Vázquez se reunió con el presidente de la Suprema Corte de Justicia días pasados y le dijo que “no tenía dinero para enfrentar todos juntos los reclamos salariales” que ese Poder del estado viene peleando desde hace tiempo.

Eso determinó que el máximo jerarca de la corporación de justicia, saliera a la prensa a decir que vio al presidente preocupado por la economía del país, aunque la respuesta no se hizo esperar y el propio Vázquez desmintió el hecho.

El Producto Bruto Interno del país creció a un importante ritmo en los últimos años, y pasó de una cifra de 12 mil millones de dólares a 51 mil millones en 13 años, con un promedio del 3,3 % de crecimiento anual. Los activos de reserva del Banco Central superan los 18 mil millones de dólares, lo que implica que la economía del país tiene respaldo ante una eventual crisis.  Lo que pretende ahora el gobierno es negociar con los sindicatos una conflictividad baja respecto a los reclamos salariales que se avecinan. Sin embargo, el PIT CNT toma en cuenta que la inflación superó el 9 % el año pasado y que los incrementos salariales fueron sensiblemente inferiores a ese guarismo, por lo cual entienden que en vez de recuperación salarial, lo que está ocurriendo es que se le da a los trabajadores una recuperación similar al aumento del costo de vida, aunque en cierta medida limitando el poder de compra al mismo potencial de un año a otro.

Por otro lado, el gobierno prevé que el precio del dólar no supere los 27 pesos a fin del 2015, lo que no llevaría a que la inflación sea muy alta y a que los costos de vida en cierta medida se mantengan dentro de lo que está previsto. El déficit fiscal del 2014 fue del 3,5 % y ese desfasaje podría quedarse con el crecimiento que apenas llegó al 4% el año pasado, lo que implicó un problema, ya que en definitiva el crecimiento del país no llegó al 1%.

Por lo tanto, se avecinan tiempos en los que la economía debe ser tratada con cautela y los sindicatos deberán mantener la cultura del equilibrio donde el costo de vida no debe ser mayor al proyectado, pero para eso, los salarios no deben crecer por encima de las posibilidades y los precios deben mantenerse para que los bolsillos flacos no sufran un impacto que determinen un reclamo más brusco que el que ya se espera.

LOS NÚMEROS

9,8% inflación del 2014

7,84% inflación proyectada 2016

27 pesos dólar a finales del 2015

3,3% crecimiento anual del país

3,5% déficit fiscal al 2014







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...