Grupos empresariales dominan la mayoría de los medios y afectan la pluralidad y la diversidad de los contenidos

Desde Montevideo, por Wenceslao Landarín.

Organizado por la Fundación Friedich Ebert Stiftung en Uruguay (FESUR) y por la Facultad de Información y Comunicación de la Universidad de la República, se presentó el pasado 18 de agosto la publicación «Libertad de expresión y políticas de comunicación en la era Mujica». En la misma, expertos analizaron las políticas públicas de comunicación del segundo gobierno nacional del Frente Amplio y exjerarcas hicieron comentarios al respecto. En la sede de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), en el centro de Montevideo, en la manzana donde se ubica el famoso «Mercado de la Abundancia», Fabián Werner, Paula Baleato, Gabriel Kaplún y Martín Prats, expusieron verbalmente el contenido de sus artículos publicados y Edgardo Ortuño y Sergio de Cola efectuaron comentarios al respecto.
ERA DEL «PEPE»
La publicación, a la que tuvo acceso EL PUEBLO, muestra un trabajo que «releva y analiza las principales decisiones gubernamentales sobre televisión digital, medios comunitarios y concentración de medios, la relación de los medios con la niñez y la regulación de los servicios de comunicación audiovisual en el periodo comprendido entre 2010 y 2014». La publicación destaca que «la Administración de José Pepe Mujica será recordada por sus iniciativas políticas para lograr la democratización de los medios, la aprobación de nuevos marcos regulatorios para la TV digital y la reforma de la legislación sobre radio y TV, a través de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual».
¿DE QUIÉN SON LOS MEDIOS?
El primero en compartir el trabajo fue Fabián Werner, periodista con más de dos décadas de trabajo en medios, tanto nacionales como internacionales. Su tema fue el de la «propiedad de los medios de comunicación». Partió de las medidas que se aspiraba a realizar en la «era Mujica»: combate a la concentración como forma de defender el derecho a la libertad de expresión, trasparentando la propiedad de los medios, impulsando igualdad de oportunidades en el acceso y fomentando la diversidad y el pluralismo en los contenidos. Para Werner «los logros fueron modestos» y «no se logró que se aplicara la ley que impide la acumulación de medios». Así relata episodios y denuncias concretas, que involucran a «conglomerados mediáticos». Relató que, tanto en Montevideo como en el interior, «grupos empresariales dominan la mayoría de los medios electrónicos afectando la pluralidad y diversidad de contenidos».
EL LITORAL
En concreto en algunos departamentos del interior «son empresarios ajenos a la comunicación los que decidieron invertir en la compra de medios locales». Si se analizan algunos casos, agrega Werner, «se viola la legislación que impide la propiedad de más de tres autorizaciones a nivel nacional o de dos en la misma región». Se cita, entre varios ejemplos, «en el litoral del país al empresario Carlos Gelpi, que controla 10 emisoras de radio y canales de cable en Salto, Artigas, Tacuarembó y Soriano».
EDUCACIÓN PARA LOS MEDIOS
La licenciada en sociología Paula Baleato, especializada en políticas de infancia y adolescencia, destacó que hay temas que deben abordarse como prioritarios. Entre ellos encontramos «la educación para los medios de comunicación en el ámbito del sistema de enseñanza; el estímulo a la producción de contenidos de calidad; la programación nacional y regional; la regulación de la exhibición de imágenes e identificación de niños, niñas y adolescentes; establecimientos de franjas horarias y de edad; la regulación de la publicidad dirigida a niños; el trabajo infantil artístico y la promoción de la inclusión de nuevas tecnologías».
Gabriel Kaplún, profesor de la facultad de Información y Comunicación, refirió a la TV digital y Martín Prats, docente y presidente de CAinfo (Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública), a la radiodifusión comunitaria. Ambas compartieron experiencias y sugirieron temas de agenda en el futuro.
PUBLICACIÓN
Edgardo Ortuño (exsubsecretario del Ministerio de Industria, Energía y Minería) y Sergio de Cola (exdirector nacional de Telecomunicaciones) reflexionaron sobre el trabajo de investigación, pero fundamentalmente discreparon con algunas de los puntos expuestos. De alguna manera defendieron y explicaron sus acciones de gobierno desde el rol que ocuparon en la «era Mujica». La publicación, de acceso gratuito, fue coordinada por Gustavo Gómez, investigador, consultor y profesor universitario, exdirector de DINATEL (2010-2011).
Contiene cinco trabajos, el primero de los cuales fue elaborado por Edison Lanza, relator especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.