Guardacostas argentinos persiguen durante horas a un pesquero furtivo chino

Buenos Aires, 2 mar (EFE).- Un buque de la Prefectura Naval Argentina, la fuerza de guardacostas, persiguió durante tres horas a un pesquero ilegal chino al que descubrió en aguas nacionales, y al que llegó a disparar en varias ocasiones como advertencia, aunque finalmente logró escapar hacia juridicción internacional.

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del sábado, según informó el cuerpo en un comunicado, en el que relató que, en su huida, el barco chino hizo maniobras «peligrosas» tratando de chocar con el guardacostas.
El operativo comenzó cuando la tripulación del patrullero GC-24 Mantilla descubrió al buque Hua Xiang 801, de bandera china, a 199 millas náuticas (unos 358 kilómetros) del golfo de San Jorge, en la Patagonia (sur), por lo que se encontraba alrededor de 1.000 metros dentro de la zona económica exclusiva de Argentina.
El barco chino no emitía información de localización satelital, su posición no coincidía con la flota pesquera argentina monitoreada por la Prefectura en el área, por lo que los guardacostas se aproximaron y constataron que tenía sus redes desplegadas y las luces de faena encendidas; entonces activaron el protocolo contra la pesca ilegal.
Los agentes se comunicaron en repetidas ocasiones en español y en inglés y emitieron señales sonoras, pero el pesquero, sin ofrecer ninguna respuesta, comenzó a navegar hacia aguas internacionales, al tiempo que apagó todas las luces y liberó el ancla y sus equipos de pesca.
«En ese momento, se emprendió una cinematográfica persecución: en la huida, el pesquero chino realizó peligrosas maniobras intentando colisionar contra el guardacostas y atentando contra la vida de la tripulación del Mantilla», aseguró la Prefectura.
Los guardacostas realizaron maniobras evasivas para evitar el choque y continuaron intentando comunicarse por radio, y ante la falta de respuesta, efecturaon disparos de advertencia hacia la proa del pesquero para frenar su archa.
No obstante, el buque chino no se detuvo, por lo que se hicieron más disparos intimidatorios hacia el pesquero, por encima de su línea de flotación.
Después de tres horas de persecución y por la posición y trayectoria del pesquero, el patrullero interrumpió el operativo y regresó a su zona de patrullaje.
La Prefectura avanzó que pedirá a la Justicia su captura internacional, como ya hizo en febrero con otro pesquero furtivo chino, cuya empresa armadora se vio obligada a pagar a Argentina el coste de su persecución y una multa de 7 millones de pesos (más de 170.000 dólares).
En 2016, Argentina hundió a otro buque chino al que se descubrió pescando ilegalmente, y que también hizo maniobras para tratar de colisionar con los guardacostas y huir.

EFE